EU: A la mesa, los alimentos de clones

lunes, 8 de enero de 2007
San Diego, 8 de enero (apro) - Con cautela y sin mucho ruido, la Agencia de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) determinó el 28 de diciembre, en medio del feriado de fin de año, que los alimentos derivados de animales clonados y sus descendientes, no representan ningún riesgo para la salud Además, consideró que no es necesario colocar una etiqueta advirtiendo al público que está adquiriendo alimentos clonados, ya que, según sus científicos, estos productos y su composición, son idénticos a los que se consumen actualmente en este país "Todos los estudios indican que la composición de la carne y la leche de los clones se encuentra dentro de los rangos de lo que se consume actualmente en Estados Unidos", concluyeron los científicos de la FDA, Larisa Rudenko y John C Matheson, en un informe dado a conocer en la publicación especializada Theriogenelogy, en su edición de enero del 2007 El estudio de la FDA examinó carne, leche y otros derivados lácteos de origen vacuno, así como puercos y cabras, pero no extendió la recomendación a las ovejas Mala decisión Los grupos de consumidores reaccionaron airados a esta decisión que ha hecho de Estados Unidos el primer país del mundo en permitir el consumo de alimentos clonados Su inconformidad radica principalmente en el hecho de que dos de los principales estudios en los que la FDA apoyó su decisión fueron realizados por las empresas Cyagra Inc y ViaGen, ambas especializadas en la clonación de animales y que desde hace cinco años esperaban la luz verde del gobierno federal para iniciar la producción masiva de clones Carol Foreman, de la Federación de Consumidores de América, calificó la autorización de la FDA como una "muy mala decisión" "Le estamos pidiendo a la gente que le escriba a los congresistas para que ellos, a su vez, exijan a la FDA que dé marcha atrás en esta delicada decisión", declaró Un estudio dado a conocer en noviembre del 2006 por el Pew Institute, encontró que el 64 por ciento de los estadunidenses se sentían incómodos con la clonación de animales y un 43 por ciento creía que los alimentos derivados de esos animales no eran seguros La seguridad no es la única preocupación de los consumidores "No es que la gente crea que por tomar leche clonada, vaya a sufrir un infarto", dijo Foreman "El asunto principal es que estos productos cuenten con una etiqueta que indique que se trata de alimentos derivados de clones", agregó Ante el rechazo de los consumidores, algunas compañías productoras de alimentos están considerando la posibilidad de colocar etiquetas en sus productos para indicar que no son productos derivados de clones, de la misma manera en que las compañas lecheras colocan etiquetas en las que señalan que la leche no procede de vacas inyectadas con hormonas de crecimiento La decisión de la FDA llegó luego de una espera de cinco años, durante la cual los mismos ganaderos se habían abstenido de vender la carne y la leche procedentes de animales clonados o de sus descendientes Sin embargo, son muchos los reportes que indican que productos procedentes de estos animales han sido consumidos en diferentes partes del país Larry Coleman, un ganadero del rancho Limousin, de Montana, quien tiene cinco clones de su mejor semental, aseguró al periódico Los Angeles Times en febrero del 2006, que al menos diez de los descendientes de sus clones fueron vendidos para carne "No creo que todos los animales clonados han estado todos estos años en sus corrales esperando la decisión del gobierno", dijo Aunque la clonación es un proceso caro --Coleman pagó 60 mil dólares para clonar a su toro First Down-- los ganaderos han acogido la técnica, debido a que puede hacer muy eficiente la producción Si un semental en particular reproduce cachorros fuertes y de gran calidad o si una vaca produce grandes cantidades de leche, los clones pueden multiplicar esas ventajas De acuerdo con Doug Arbesfeld, vocero de la FDA, la clonación es una extensión natural de la tecnología reproductiva que se utiliza en la ganadería "Es igual a la inseminación artificial y la fertilización in Vitro" El procedimiento La clonación consiste en colocar el DNA del animal selecto en el huevo, en el que previamente se ha eliminado la información genética El embrión que resulta, después de ser implantado en una madre substituta, se convierte en una copia genéticamente idéntica del animal original Pero aun si dos animales tienen genes idénticos, éstos pueden ser diferentes si dichos genes son activados o desactivados en diferentes tiempos Los estudios han mostrado que los patrones de actividad genética son diferentes en los embriones creados con el método de clonación, que en los creados con el método de fusión entre el huevo y el esperma Estas diferencias son, al parecer, las causantes del bajo índice de éxito en las clonaciones Los fetos pueden crecer inusualmente grandes, poniendo en riesgo a las madres Muchos clones mueren en el periodo de gestación o inmediatamente después de nacer Algunos nacen con malformación de cabeza, ojos y problemas con el corazón, pulmones y otros órganos La FDA dijo que los animales evidentemente enfermos o con malformaciones, han sido eliminados de antemano, por lo que no hay ninguna posibilidad de que se conviertan en alimentos Agregó que los clones que sobreviven los primeros días y "aparentemente crecen y se desarrollan normalmente, y llegan a la edad adulta, son iguales que el resto de los animales y no hay posibilidad de identificar cuál es clonado y cuál no" La oveja Dolly fue el primer animal clonado con éxito en 1996 De entonces a la fecha, se han hecho numerosos experimentos Las primeras vacas fueron clonadas en 1998, mientras que los primeros cerdos, en el 2000 Se calcula que en Estados Unidos hay 500 reses clonadas y unos 200 cerdos Hasta el momento no se ha logrado clonar con éxito ninguna ave "A los animales clonados no se les aplica la ingeniería genética", dice Barb Glenn, de la empresa Biotechnology Industry "No se altera ningún gene Simplemente se crea un gemelo genéticamente idéntico que puede ser usado para mejorar la salud y la especie de todo el hato ganadero", agrega A pesar de que no hay estudios que demuestren los peligros a la salud de estos productos, un grupo siete senadores mandó una carta la semana pasada al secretario de Salud y Servicios Humanos, Mike Leavitt, cuyo departamento incluye a la FDA, pidiéndole más información acerca del tema La senadora Dianne Feinstein, de California, expresó su preocupación por esta decisión y dijo que estaba particularmente preocupada debido a que la venta de la leche y de derivados lácteos cayeron 15 por ciento desde que se permitió la comercialización al público de leches de vacas clonadas Un estudio realizado el verano pasado por la Asociación Internacional de Alimentos Lácteos, encontró que un 14 por ciento de las mujeres podrían dejar de comprar cualquier producto lácteo si los clones son introducidos en los mercados Por su lado el Instituto Americano de la Carne, indicó que aunque la clonación es un método seguro, la FDA debe tener cautela al aprobar un producto que los consumidores no están dispuestos a aceptar Jospeph Mendelson, director legal del Centro de Seguridad Alimenticia, aseguró que "a final de cuentas la FDA está apoyando los intereses de unas cuantas compañías dedicadas a la clonación y no está viendo en favor de los intereses de los consumidores" Sostuvo que la ciencia en la que se está apoyando la FDA en su decisión está todavía en pañales y que la mayoría de los estudios muestran que los consumidores no sólo se oponen a comer productos derivados de clones, sino que todo el proceso de clonación les resulta éticamente incorrecto, ya que abre la puerta para la clonación humana

Comentarios