Myanmar: Un nirvana inalcanzable

lunes, 8 de octubre de 2007
México, D F (apro)- Según el budismo, el Nirvana es un estado de bienaventuranza que obtiene el individuo al fundirse con la esencia divina Pero en Myanmar, donde los monjes budistas han encabezado las marchas de protesta contra la opresión económica y política del régimen militar, lo que menos rige es la buena ventura; y no sólo ahora, por la brutal represión gubernamental, sino porque desde hace mucho el país vive en el abandono y el encierro A diferencia de los llamados "tigres" del sudeste asiático (Corea del Sur, Malasia, Singapur), que tuvieron un rápido e impresionante despegue industrial a través de la producción manufacturera, Myanmar ocupa junto con Bangladesh y Nepal los últimos lugares en índices internacionales de desarrollo humano y pertenece, según algunas definiciones, al "cuarto mundo", es decir, a aquellos países que apenas alcanzan niveles de subsistencia Y es que, en esta nación de 676 mil kilómetros cuadrados y 52 millones de habitantes, más de una cuarta parte de su población sobrevive con apenas un dólar al día, 6% está desnutrido, uno de cada diez niños que nacen muere antes de los cinco años y la esperanza de vida apenas llega a los 62 La tuberculosis, la malaria y el sida son enfermedades comunes, no hay cobertura médica general y el gobierno destina apenas 04% del producto interno bruto a gastos de salud (el Ejército, el segundo más grande de Asia con 400 mil efectivos, recibe 19% del PIB) Tampoco hay suficientes escuelas y, donde las hay, la deserción es muy elevada, porque desde muy pequeños los hijos deben trabajar para contribuir a la economía familiar De hecho, Myanmar es conocido por sus altos índices de explotación infantil y, con frecuencia, también los adultos son sometidos a trabajos forzosos Cubierto de selvas, el país tiene pocas y malas vías de comunicación, que dejan prácticamente en el aislamiento a zonas rurales remotas, y en los centros urbanos, donde se hacinan millones de miserables, los servicios básicos como la electricidad y el agua están racionados, cuando hay En realidad, la antigua Birmania poco ha cambiado desde su independencia de los británicos en 1948, cuando también se separó de la India Todavía dos tercios de su población activa se dedican a la agricultura, siendo el arroz para consumo interno el cultivo que predomina, aunque también se producen algodón, cacahuate y té A nivel forestal se explota la madera de teca y, últimamente, han proliferado los cultivos ilegales de amapola, que alimentan los mercados de la heroína y el opio Después de 45 años de férreo control, esta situación no puede atribuirse a nadie más que al gobierno militar Y eso, pese a que Ne Win, el primer general que dio un golpe de Estado en 1962, se declaró "socialista" y nacionalizó la banca, la industria y el comercio "en beneficio del pueblo" Pero este beneficio nunca llegó y, en cambio, se instauró un régimen de partido único, que ilegalizó a toda la oposición política y se mantuvo en el poder por medio de la fuerza Los que se alternaron fueron los generales entre sí, unos mediante "elecciones" y otros por golpes de Estado El último en 1988, también después de una protesta popular masiva por las carencias económicas y la falta de libertades políticas, cuya represión cobró 3 mil muertos, aunque algunas fuentes hablan de 10 mil El poder lo asumió un Consejo de la Restauración de la Ley y el Orden que declaró el estado de emergencia, suspendió el Congreso, anuló la Constitución y abandonó oficialmente la denominación de "socialista" Fue también entonces que se cambió el nombre del país de Birmania a Myanmar, y el de la capital de Rangún a Yangón Con lo único que cumplió la junta militar fue con la realización de comicios libres, que se celebraron en 1990 y en los que por primera vez participó la oposición Pero los resultados no fueron como esperaba La Liga Nacional en pro de la Democracia (LND), encabezada por Aung San Suu Kyi, hija del líder independentista Aung San, arrasó con 82% de los votos, mientras que el partido oficial sólo captó 10% La solución fue sencilla: desconocer el triunfo y reprimir Desde entonces Suu Kyi, quien en 1991 fue reconocida con el Nobel de la Paz por su lucha pacífica en pro de la democracia, ha pasado la mayor parte del tiempo bajo arresto domiciliario, que sólo es suspendido cuando arrecia la presión internacional Al mismo tiempo un nuevo artículo de la Constitución determinó que los candidatos a la presidencia debían haber vivido en el país los últimos 20 años y no podían estar casados con extranjeros ni tener hijos nacidos ahí, que es el caso de la líder del LND, casada con un británico El grupo de partidos que se vio despojado del triunfo electoral se unió en un denominado Gobierno de la Coalición Nacional de la Unión de Birmania, que desarrolla una oposición interna muy limitada porque es ilegal y, por lo tanto, opera principalmente como gobierno en el exilio, desde donde cabildea para lograr el apoyo de la comunidad internacional En este escenario político en que prácticamente todos los partidos, sindicatos, organizaciones sociales y prensa independiente han sido vetados, cooptados o reprimidos, desde hace mucho la verdadera resistencia ha corrido a cargo de grupos naturalmente cohesionados, como son las minorías étnicas (karen, rakhine, etcétera), los estudiantes y los monjes Las primeras no pocas veces se han organizado en guerrillas que han sido sistemática y brutalmente combatidas, con prácticas que rayan en el genocidio como la de la tierra arrasada Los estudiantes y los monjes, por su parte, han sido los principales protagonistas de las manifestaciones callejeras y, por lo tanto, las víctimas más visibles de la represión gubernamental Actúan en forma independiente o coordinada De hecho hay un Frente Democrático de Estudiantes-Toda Birmania y una Unión de Monjes Jóvenes-Toda Birmania, lo que habla no sólo de una unidad de acciones, sino también de objetivos Con una población que en 89% practica el budismo, y con la que interactúan constantemente, los monjes siempre han estado presentes en la política del país En la época precolonial, el clero budista fungía como asesor de los reyes y, cuando Birmania quedó bajo dominación británica, estuvo a la vanguardia de la resistencia En los años treinta del siglo pasado, por ejemplo, uno de los movimientos nacionalistas fue encabezado por el monje budista U Ottama, y aun los estudiantes de la Universidad de Rangún que se movilizaron entonces, combinaron el marxismo con el budismo Ya en la época independiente, tanto durante el breve periodo democrático (1948-1962) como durante la larga dictadura militar, no ha habido reclamo popular en el que no se vean mezcladas las cabezas rapadas y las túnicas naranjas de los monjes Así fue en las protestas de 1962, 1974, 1988 y 1990, y en todas, al igual que la población general, los monjes fueron encarcelados, torturados y asesinados Esta vez, sin embargo, su presencia ha sido tan protagónica y tan masiva que ya se habla de la "revolución de azafrán", en alusión precisamente al color de su vestimenta Pero, además, el clero budista ha ido más lejos: "excomulgó" a la junta gobernante y se ha negado a convivir y a compartir alimentos con los militares y sus colaboradores Aparte, divulgó comunicados particularmente duros en los que los califica de "reyes impiadosos, violentos y crueles" y de "grandes ladrones que viven de robar los tesoros nacionales" Esto, expresado por boca de la mayor autoridad moral del país, combinado con la marcha de más de cien mil almas por las calles de Rangún, al parecer alertó a Than Shwe y Maung Aye, los dos generales que encabezan la junta militar desde 1992, sobre la magnitud que estaba cobrando el movimiento y decidieron frenarlo, como saben hacerlo, con la represión Y si bien representantes de todos los sectores sociales han sido sus víctimas, conforme a su protagonismo esta vez los monjes budistas se han llevado la peor parte Aparte de caer en las marchas que encabezaron, los templos fueron allanados y, sin miramientos, los monjes fueron detenidos y golpeados La fotografía del cadáver de uno de ellos, amoratado y tirado de bruces sobre un charco, que ha dado la vuelta al mundo, sin duda se ha convertido en el símbolo de la actual situación Así, lo que empezó como una protesta por el exponencial aumento de la gasolina, se ha transformado en una crisis no sólo de dimensiones nacionales, sino internacionales Al coincidir con la asamblea anual de la ONU, Estados Unidos y Gran Bretaña aprovecharon el foro para exigir al gobierno de Myanmar el cese de la represión y medidas que conduzcan a una apertura democrática, so pena de incrementar las sanciones económicas que ya pesan sobre él Pero China y Rusia, otros dos miembros permanentes del Consejo de Seguridad, advirtieron que vetarían cualquier iniciativa en este sentido No es por razones ideológicas, sino geoestratégicas Rangún y Moscú hace rato que dejaron de reivindicarse como socialistas, y Pekín ha optado por el pragmatismo China, de hecho, es la aliada más cercana de Myanmar Retiró inclusive su apoyo al Partido Comunista de Birmania para volverse el primer socio comercial del régimen militar, con el que también mantiene una estrecha coopreación en este rubro, incluyendo una base naval en la isla Coco, que le permite monitorear la actividad naval de la India La propia India, junto con otros países de la región como Corea del Sur y Tailandia, sigue manteniendo importantes relaciones comerciales y de cooperación con Myanmar, que incluyen sectores clave como energéticos y telecomunicaciones En sí, ninguno de los diez miembros de la Asociación de Países del Sudeste Asiático ha restringido sus vínculos con el gobierno birmano En 2006, por presiones de Estados Unidos y la Unión Europea, Rangún no ejerció la presidencia rotatoria de la ASEAN como le tocaba, pero nada más; no fue expulsada y los negocios siguieron como siempre Fiel a su estrategia aislacionista, en realidad Washington ha sido el único en aplicar sanciones La administración Clinton prohibió nuevas inversiones de compañías estadunidenses en el país asiático y la de Bush canceló en 2003 la importación de sus productos a Estados Unidos Pero fuera de dejar a unos 80 mil trabajadores birmanos sin empleo, la medida afectó poco a los militares, que tienen sus propios socios y controlan a su arbitrio la economía La corrupción, el contrabando y el mercado negro hacen el resto Ahora, otra vez se intenta la mediación de Naciones Unidas Es la enésima, sin que se perciban resultados, ya que la junta militar considera cualquier intervención foránea como una intromisión en sus asuntos internos Paradójicamente, un destacado birmano, U Thant, fue el tercer secretario general de la ONU (1961-1971) Casi al tiempo que asumía el cargo, en su país se gestaba un golpe de Estado Él tampoco logró ninguna solución y, cuando murió (1974), el gobierno de su país se negó a rendirle honores, lo que también derivó en grandes y violentas protestas Hoy está sepultado en la pagoda Shwedagon en Rangún Esa, justamente, en torno de la cual se han gestado las manifestaciones actuales (8 de octubre de 2007)

Comentarios