África: Los millones perdidos

lunes, 19 de noviembre de 2007
México, D F (apro)- "África derrocha alrededor de 18 mil millones de dólares anuales en conflictos, guerras civiles e insurgencias", denuncia un informe de las organizaciones Oxfam International, International Action Network on Small Arms (IANSA) y Safer World Más: 23 países de ese continente "han perdido alrededor de 284 mil millones de dólares desde 1990" Una cifra que ?señala el informe-- "equivale a la ayuda internacional aportada (a esas naciones) por los principales donantes durante ese mismo período" El informe ?titulado Los millones perdidos en África El flujo internacional de armas y el costo de los conflictos? fue publicado en octubre pasado en el marco de la Campaña Armas Bajo Control, lanzada a escala internacional por Oxfam, Amnistía Internacional y IANSA, la cual fue incluida por la ONU en su agenda durante su Asamblea General en septiembre pasado El documento refiere que "el conflicto armado reduce la economía de los países africanos en 15%", aunque "el costo real de la violencia armada para las personas africanas puede ser muchísimo mayor" Y denuncia que "95% de las armas más utilizadas en los conflictos africanos no proceden de este continente" Por esta razón, señala, "lo que África necesita con urgencia es poner fin a este flujo de armas dirigido a quienes cometen abusos de los derechos humanos" Para ello propone "un Tratado sobre Comercio de Armas (TCA) riguroso y eficaz que debe prohibir las transferencias de armas" donde exista la clara posibilidad de violaciones a los derechos humanos De lo contrario, advierte, "el costo para el desarrollo africano, medido no sólo en dólares despilfarrados sino en vidas destrozadas y oportunidades perdidas, seguirá siendo incalculable" Los costos de la violencia Consuelo López-Zuriaga, experta en Conflictos y Acción Humanitaria de la organización Oxfam, explica en entrevista telefónica la importancia del informe: "Por primera vez hemos podido poner sobre papel, con la rigurosidad de las cifras y el análisis estadístico, cuánto dinero está perdiendo África debido a la violencia" Al mismo tiempo, dice, "hemos podido establecer la paradoja de un sistema que está dando ayuda para el desarrollo pero que no pone los medios necesarios para frenar este comercio de armas que está alimentando los conflictos en África y que a fin de cuenta está condenando a los países africanos a la pobreza crónica" López-Zuriaga, también portavoz del Departamento de Estudios y Campañas de Oxfam España, denuncia el silencio mediático que rodea los conflictos armados en África a los que considera "altamente devastadores" De los 31 conflictos que existían en 2002 ?parte de los cuáles continúan y que han causado la muerte de al menos 7 millones y medio de personas-- 17 ocurrieron en África, estima la organización Oxfam La investigadora española explica que el informe divide a éstos en dos categorías: los conflictos y la violencia armada "Sin embargo ?aclara-- eso puede ser un límite (para entenderlos), pues los conflictos africanos son difíciles de definir" Precisa: "Son nuevos tipos de conflictos en donde hay grupos irregulares y se ataca a la población civil La violencia armada entonces rebasa el viejo concepto de guerra y se transforma en cotidiana Y es un problema aún mayor pues, aunque no sean conflictos políticamente reconocidos, existe una violencia extremadamente alta que se ejerce en contra de la población" Según López-Zuriaga, el informe "detecta que hay una atomización de ese monopolio del uso de la fuerza, antigua prerrogativa del Estado, y se vuelve todo sumamente complicado" Afirma que un aspecto complejo en el panorama que el informe aborda "fue precisamente tratar de describir los costos de los conflictos armados" Costos "indirectos" De hecho el informe estudia el fenómeno identificando dos facetas: los costos directos y los indirectos Tras enumerar y analizar cada uno de estos gastos, el documento concluye que los costos indirectos son los más elevados Así, el aumento de la inflación, la baja en la confianza de los inversionistas extranjeros, el bloqueo de la producción, el desperdicio de los recursos naturales y, en general, el descenso de la actividad económica (que incluye la fuga de capitales y la baja actividad turística) cuestan más que los gastos médicos, el cuidado de los desplazados, los recursos militares y la destrucción de infraestructura A ello, señala el informe, hay que añadir los llamados "gastos intangibles": las pérdidas de capital social y de calidad de vida social, tal como el acceso al mercado laboral o a los servicios públicos El informe, sin embargo, aclara que "la cifra calculada en 284 millones de dólares, a pesar de ser elevada, es casi con toda seguridad un cálculo a la baja" La razón: toma en cuenta únicamente el costo del conflicto armado durante el periodo en que éste ocurre, pero no incluye la delincuencia armada ni otros fenómenos que perduran después de termina un conflicto, como, por ejemplo, el deterioro de la economía López-Zuriaga completa: "Cabe mencionar que el cálculo no toma en cuenta las cifras que se han gastado desde el ámbito internacional para limitar las consecuencias de los conflictos: ayuda humanitaria, misiones de paz, ayuda al desarrollo, etcétera" Son "cifras enormes --afirma López-Zuriaga--, las cuales, paradójicamente, corresponden a la ayuda oficial al desarrollo, tal y como la define la OCDE" La introducción del informe --redactada por la presidenta de Liberia, Ellen Johnson-Sirleaf-- señala: "Los costos que África está pagando (por los conflictos armados) podría sufragar los gastos para poner fin a su crisis del VIH y el sida, o proporcionar educación, agua, y prevención y tratamiento para la tuberculosis y la malaria Se podrían haber construido miles de hospitales, escuelas y carreteras, mejorando así las vidas de millones de personas Las mujeres y hombres africanos no sólo sufren los horrores físicos de la violencia, sino que el conflicto armado también menoscaba sus esfuerzos por salir de la pobreza" Respecto del tráfico de armas, López-Zuriaga subraya un dato: "La mayoría de las armas que se encuentran en África no se producen ahí La producción africana de armamento es muy limitada Actualmente se concentra principalmente en dos países: Sudáfrica y Egipto?y aún así es una producción muy limitada" Estados Unidos es el mayor exportador de armas a África, aunque, dice la experta, "existe un gran flujo de armas también de Rusia y China" Señala que "90% de los fusiles Kalashnikov, los más utilizados en este tipo de conflictos, no se produce en el continente" Con respecto a balas y municiones que llegan a África, la mayoría procede de España, afirma la experta La investigadora reitera que "una forma --no la única-- para controlar el trafico de armas sería el establecer un Tratado Internacional sobre Comercio de Armas" El 26 de octubre de 2006, en la Asamblea General de la ONU, 153 países votaron a favor de este tratado En esa ocasión se abstuvieron 24 países y sólo Estados Unidos votó en contra Conciente de que el comercio de armas hoy es un negocio globalizado y liderado por los países más ricos del planeta, la portavoz de Oxfam señala que "es un comercio sin ningún tipo de control en el ámbito internacional" Afirma: "Hay que regular la transferencia irresponsable que se está haciendo de los armamentos, sobre todo de los países productores, puesto que ninguno de ellos es africano" Y es que, señala, "las armas que se producen y trafican hacia África son utilizadas para violar el derecho internacional humanitario" López-Zuriaga juzga de manera positiva el impacto que tuvo el informe, pues fue lanzado "justo en el momento en que se estableció un Grupo de Expertos Gubernamentales (GGE), con sede en la ONU, que analizará la viabilidad de un tratado internacional sobre el comercio de armas" Además, agrega, "ha sido positivo que muchos países se adhirieron a la propuesta" Sin embargo, no todos los países acordaron participar en el estudio de ese tratado: "Obviamente ni Estados Unidos ni Rusia ni China firmaron el acuerdo que lanza al grupo de análisis para el futuro tratado", apunta López-Zuriaga Señala que "en el ámbito latinoamericano hubo casos muy positivos, como los de México y Argentina, este último comprometido en liderar este grupo de expertos" "Sería bueno que México ?quien integrará este grupo de expertos-- ejerciera cierta presión para lograr el tratado internacional", sugiere López-Zuriaga (19 de noviembre de 2007)

Comentarios