Alemania: Sospecha indiscriminada

lunes, 19 de noviembre de 2007
Berlín (apro) - El Parlamento alemán aprobó la ley que facilita el acceso del Estado a información privada de sus ciudadanos Si el Bundesrat (Cámara alta) la ratifica ?lo que se da por descontado--, a partir de 2008 las empresas de telecomunicaciones deberán guardar información sensible de sus clientes durante un periodo de seis meses Estos datos se almacenarán en un protocolo, al que podrán tener acceso jueces, fiscales e investigadores de la policía La controvertida ley va más allá de los lineamientos dictados por la Unión Europea (UE): Permite espiar a periodistas, abogados y médicos Políticos de la oposición y asociaciones que agrupan a periodistas y abogados han anunciado que recurrirán al Tribunal Federal Constitucional A su juicio, la ley condena a los ciudadanos a un estado de sospecha generalizado La ley se enmarca dentro de la lucha contra el terrorismo y la criminalidad Apunta a controlar las comunicaciones por vía telefónica y a través de internet El protocolo exigido a las empresas del sector permitirá identificar los números de teléfono de quién hace y quién recibe una llamada, la fecha, hora y duración de cada comunicación En el caso de telefonía celular, constará también el lugar desde el que se ha efectuado una llamada o enviado una imagen o un mensaje de texto Las autoridades podrán saber en qué momento ha accedido a internet cada usuario En caso de envío de un correo electrónico, o de acceso a la casilla de correos, podrán identificar la dirección de protocolo de internet (IP) del emisor y el receptor, además de la fecha y la hora La policía, las fiscalías y los juzgados necesitarán una orden judicial para acceder a los datos Ésta no es necesaria para los agentes de los servicios de inteligencia interior, exterior y militar La iniciativa, impulsada por la ministra de Justicia, la socialdemócrata Brigitte Zypries, fue aprobada con el voto de 366 diputados conservadores y socialdemócratas de la coalición de gobierno Los 156 votos en contra correspondieron a la oposición (Liberales, Verdes e Izquierda) Hubo dos abstenciones Dada la composición de la Cámara alta, donde también prevalece el oficialismo, es de esperar que la ley sea aprobada sin grandes modificaciones Privacidad en Jaque La ley se ocupa de las medidas de vigilancia e investigación dentro del procesamiento penal Para que se intervengan las comunicaciones de una persona, la sospecha que pesa en su contra deberá ser de "importancia considerable" No podrá usarse la información recabada que ataña a "la esfera central de la vida privada" Tampoco podrá almacenarse el contenido de las comunicaciones En este punto la ley sigue la normativa de la UE En un protocolo de correos electrónicos, sin embargo, es imposible obviar que el asunto consignado suele ser parte esencial del contenido Ante la lluvia de críticas, la coalición de gobierno defendió la ley La ministra Zypries, justificó su iniciativa, bajo el argumento de que la nueva ley implica un equilibrio correcto entre persecución penal y protección de datos, ya que se utilizará sólo con una orden judicial y en el caso de delitos graves Zypries recalcó que ya en la actualidad las compañías del sector almacenan durante tres meses los datos vinculados con las telecomunicaciones "Una cosa es que la empresa guarde los datos para confeccionar la factura telefónica y para control del propio cliente y otra muy diferente es que el Estado use estos datos para controlar a los ciudadanos", señala el exjuez federal Wolfgang Neskovic "Como el Tribunal Federal Constitucional prohíbe la recolección de datos personales sin que medie una sospecha, el Estado se sirve ahora de los datos almacenados por las empresas de telecomunicaciones, a quienes convierte en sus auxiliares", agrega La ley se inscribe dentro de una tendencia fortalecida tras los atentados contra las Torres Gemelas en 2001: la pérdida de libertades en aras de la seguridad El ministro del Interior, el democristiano Wolfgang Schäuble, ha impulsado en esta dirección propuestas muy controvertidas: la utilización del Ejército en conflictos internos, el uso de información arrancada bajo tortura por servicios secretos "amigos", el espionaje de computadoras particulares a través de un "caballo de Troya" oficial Desde sectores del gobierno se sostiene que esta ley hará más eficaz la lucha contra el terrorismo y la criminalidad "Estamos viviendo la transformación ideológica de los derechos fundamentales, que pasan de ser derechos con los que el ciudadano se defiende del Estado, a ser derechos de intervención del Estado en la esfera privada del ciudadano, en nombre de la seguridad", sostiene el exjuez federal Nescovic Añade: "En la forma en que se impone la seguridad, con recortes a la libertad que van cada vez más lejos, se reconoce el modo de pensar de las dictaduras" El diputado del Partido Verde, Jerzy Montag, también desliza fuertes críticas en la misma dirección: "Esta ley nos conduce a un Estado policial" Libertad de prensa Peter Schaar, a cargo de la Oficina Federal de Protección de Datos Personales, sostiene que está ley hace realidad sus peores temores: "Con esta acumulación de datos sin que medie una sospecha previa, se pone a los ciudadanos bajo una sospecha general" Para el diario Berliner Zeitung esta ley es un voto de desconfianza del Estado para con sus ciudadanos: "Un Estado que declara a cada ciudadano como terrorista o criminal en potencia, y que en consecuencia se posiciona contra él, no puede sorprenderse si los ciudadanos desconfían del Estado" La ley ha desatado gran rechazo entre las asociaciones que agrupan a periodistas, abogados y médicos Amparados por el secreto profesional o el derecho a proteger el anonimato de las fuentes, éstos podrán ser espiados legalmente en el futuro Diferentes medios de prensa han destacado que el derecho a proteger las fuentes y los informantes no es un privilegio, sino la condición para que la opinión pública pueda formar sus ideas en libertad y sin impedimentos Un editorial del periódico Die Zeit señaló: "Muchas veces lo contrario de lo bueno no es lo malo sino lo bien intencionado En su propósito de proteger la democracia y la libertad, el gobierno federal está extrayendo justamente los fundamentos vitales de la libertad y la democracia" El mismo editorial criticó a los políticos por socavar "la barrera más efectiva contra el terrorismo y la criminalidad, como son la apertura, la liberalidad y la tolerancia" También las empresas del sector internet, que deberán hacerse cargo, además, de los gastos adicionales que conlleva la aplicación de la ley, se oponen a la medida Su titular, Oliver Süme, señaló: "Se le sugiere a ciudadanas y ciudadanos que la acumulación de datos genera seguridad, pero esto es totalmente discutible" Süme advierte que los criminales pueden sortear fácilmente el nuevo control, ya que las cabinas telefónicas, los cafés de Iinternet y las universidades no serán afectados por la ley Al igual que las asociaciones que agrupan a periodistas y abogados, también un grupo de políticos liberales ha anunciado que presentará una denuncia ante la máxima instancia de la justicia Sabine Leutheus-Schnarrenberger, diputada liberal, exministra alemana de Justicia, señaló el motivo: "A partir de esta ley las autoridades tendrán acceso a muchos más datos que en la actualidad, y con ellos el Estado va a poder establecer un perfil de los movimientos de sus ciudadanos" El diputado conservador Siegfried Kauder desmiente este temor A su juicio, la ley apunta a hacer más visible frente al Estado al delincuente y no al ciudadano normal En sus palabras subyace la idea de que el ciudadano que no ha hecho nada malo, no tiene nada que ocultar "Esta es una conclusión errónea --advierte la diputada Leutheus-Schnarrenberger-- Cada persona tiene derecho a proteger su esfera privada" A su juicio, el peligro es que los datos de cualquier ciudadano, que sin saberlo haya tenido contacto con un sospechoso, sean en el futuro requeridos por la policía o los servicios de inteligencia "Eso le puede pasar a cualquiera", sostiene "Y sin embargo, se trata de un inocente y no de un criminal" (19 de noviembre de 2007)

Comentarios