El esposo de Ingrid Betancourt pide al presidente Uribe que "se conmueva de los secuestrados"

sábado, 1 de diciembre de 2007
México, D F, 30 de noviembre (apro)- La fiscalía colombiana entregó a la familia de Ingrid Betancourt una carta redactada por ella misma el pasado 24 de octubre que fue decomisada, junto con videos y fotos de otros rehenes, a tres milicianos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) Betancourt, quien se ha convertido en un símbolo del secuestro en Colombia y objeto de una intensa solidaridad internacional, fue secuestrada el 23 de febrero de 2002, junto con su asesora, Clara Rojas, cuando pretendían llegar por carretera a la población de San Vicente del Caguán, al sur del país De 15 páginas, la carta escrita por Betancourt el pasado 24 de octubre, está dirigida a su madre, Yolanda Pulecio Luego de ver el material decomisado, el esposo de Betancourt, Juan Carlos Lecompte, pidió al presidente Alvaro Uribe que permita al mandatario de Venezuela, Hugo Chávez, seguir con la mediación "Esas pruebas de vida son un nuevo aire, oxígeno para un acuerdo humanitario Le pido al presidente Uribe que se conmueva de los secuestrados muy débiles y cansados", subrayó al salir de la sede de la Fiscalía General en Bogotá Antes, Lecompte había dicho que vio a su esposa "muy triste, muy flaca Me partió el corazón cuando la vi; la verdad me rasgó el alma Esa mirada de ella lo dice todo No mira a la cámara, mira al suelo y se niega a hablar Mi teoría es que ella no quiere hacerle el juego a las FARC "Ingrid sabe que, cada vez que ella sale a hablar, que hay una prueba de vida de ella, es una ganancia para las FARC y una manera de arrinconar al gobierno Entonces, ella no quiere hablar para no darles el juego a sus captores", añadió Según la imagen --presentada esta madrugada en el palacio presidencial por el alto comisionado para la paz del gobierno, Luis Carlos Restrepo--, Betancourt viste pantalón caqui y camisa blanca sin mangas Se encuentra sentada en una improvisada silla y mantiene sus manos cruzadas En el video no se ve a la política hablar y, en cambio, se le nota un semblante triste, con la mirada hacia el suelo y su cabello recogido sobre el hombro Betancourt está en medio de una zona selvática y, por su aspecto y vestimenta, se nota que el clima es cálido

Comentarios