El Salvador se quedó sin bancos

lunes, 12 de febrero de 2007
San Salvador (apro) - "El Salvador se quedó sin bancos" no es una frase imaginaria: es la realidad Pese a que esta nación poseía hasta el año pasado dos de las instituciones bancarias más grandes de Centroamérica: Agrícola y Cuscatlán, este 2007 pasarán a manos de corporaciones extranjeras, en lo que fueron considerados aquí "negocios del siglo" El Banco Agrícola (BA), así como sus entidades de seguros, administradora de fondos de pensiones, bolsa de valores y tarjetas de crédito, será adquirido en su totalidad por el Banco de Colombia (Bancolombia) por unos 900 millones de dólares El Grupo Cuscatlán, que igual posee banca comercial y corporativa, seguros, fondos de pensiones y bolsa de valores, fue adquirido por el gigante estadunidense Citigroup por mil 500 millones de dólares; anteriormente había comprado el Grupo Financiero UNO, el mayor emisor de tarjetas de crédito ?Aval--, de Centroamérica Durante los años 2005 y 2006 se concretaron las compras del grupo financiero BanCo ?del Banco de Comercio-- por el canadiense Scotianbank, mientras que el Grupo del Banco Salvadoreño ?ligado al capital árabe local-- fue vendido primero al panameño Banistmo, y posteriormente éste fue adquirido por el inglés Hong Kong and Shangai Banking Corporation (HSBC) Con todas estas transacciones la banca privada local prácticamente ha desaparecido Pero la historia de estas acciones no comenzó hace dos años En 1989 llegó a la presidencia de El Salvador, el empresario Alfredo Cristiani, casado con una descendiente de los feudos cafetaleros más importantes del país Cristiani cultivó dos hitos que lo marcan en la historia local: la firma de la paz con la guerrilla en enero de 1992 y la privatización de la banca, fenómeno con el cual las llamadas "catorce familias cafetaleras" se convirtieron en seis grupos corporativos financieros y comerciales Estas transformaciones económicas trascendentales, como la venta a gigantes internacionales de los capitales financieros locales, se suman a otras acciones que no habían tenido precedentes en Centroamérica, como fue la dolarización de la economía nacional en 2001 por el entonces presidente Francisco Flores De acuerdo con Héctor Córdoba, economista y director de una federación de cooperativas de ahorros y préstamos (Fedecaces), las nuevas acciones de venta de la banca local y de todas las entidades financieras a entidades internacionales "ha creado incertidumbres, más preguntas que respuestas" El analista ha afirmado que los movimientos tienen que ver con el establecimiento de los tratados de libre comercio entre Estados Unidos y la región centroamericana, y que por lo tanto las trasnacionales buscan tener "seguridad para sus inversiones" El nuevo siglo Córdoba recordó que los tratados comerciales están por encima de las leyes y de la Constitución nacional "Lo que ha sucedido es que las familias que controlaban la banca local se adelantaron a vender sus empresas, en un negocio del siglo, antes de sucumbir en la competencia que se iba a imponer con la presencia de gigantes en la región", apuntó el analista Por su parte, el también economista Salvador Arias, diputado del izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), es enérgico con la denuncia "Esto no es la venta sólo de los bancos, sino de verdaderos conglomerados financieros Es de una dimensión grande y compleja, ya que se trata de un monto de más de cuatro mil millones de dólares El origen de todo esto fue la ley amañada que le permitió a los actuales dueños apropiarse de la banca sin pagarle un centavo al pueblo salvadoreño, que era el propietario de tales entidades", dijo el político "Fue una apropiación indebida, pero legal, de la banca En lo concreto: se robaron la banca Pero ahora, están haciendo efectivo el dinero robado, de más de cuatro mil millones de dólares Por otra parte, los protagonistas de esto, hay que decirlo, están en la cúpula del partido Alianza Republicana Nacionalista (Arena), que está en el poder desde 1989 Y esto es lo que la gran prensa local no quiere decir estas verdades bajo el argumento de que la banca les quitará sus anuncios", apuntó Arias "Ahora resulta que tenemos un país dolarizado y con control de la banca trasnacional Es decir, hemos perdido la capacidad real de darle rumbo a El Salvador Hemos quedado en manos de una visión netamente empresarial de grandes trasnacionales, cuyos objetivos son hacer ganancias, más y más", agregó Arias Arias cree que la situación económica de El Salvador se podría agravar en el futuro próximo debido al la deuda privada y pública está creciendo cada vez más, existe un grave déficit fiscal, pero además, las utilidades de las trasnacionales no se quedarán en el país, sino que serán enviadas al extranjero El gobierno salvadoreño apenas toca el tema de la llamada "extranjerización" de la banca; la gran empresa privada estima que las últimas acciones son legítimas y parte de la globalización en que está inmerso El Salvador Las experiencias con la privatizaciones, la dolarización y la firma de tratados de libre comercio no han traído, hasta el momento, el desarrollo prometido, sino todo lo contrario: el desempleo crece junto a la más increíble violencia delincuencial que hace de El Salvador el país más peligroso de Latinoamérica; por otra parte, la migración crece: el salvadoreño busca en el extranjero el trabajo y la esperanza negada en su tierra (12 de febrero de 2007)

Comentarios