Condiciona Bush la reforma migratoria al cierre de la frontera con México

martes, 10 de abril de 2007
Washington, 9 de abril (apro) - El presidente George W Bush, condicionó la aprobación "este año" de un nuevo proyecto de reforma migratoria integral, que comenzó a promover, al cierre de la frontera con México, por medio de la construcción de cercos dobles y triples de acero o concreto, la militarización de la zona limítrofe con el uso de más equipo tecnológico del Pentágono y el despliegue de soldados de la Guardia Nacional que ya patrullan la zona "Reformas migratorias instrumentadas en el pasado no lograron hacer lo necesario para asegurar la integridad de nuestras fronteras y, como resultado, mucha gente ha podido entrar a nuestro país", dijo Bush al hablar del tema migratorio y su nuevo proyecto Bush encomió al Congreso y a los ciudadanos de su país a dar un trato más humano a los inmigrantes indocumentados, pero al mismo tiempo acusó a éstos de ser un "problema" que drena los presupuestos de los gobiernos estatales y federal, lo que afecta al erario estadunidense que, con su dinero, proporciona asistencia social y médica a los inmigrantes que, violando las leyes migratorias, están en la Unión Americana "He estado trabajando para unir a republicanos y a demócratas para resolver los temas pendientes con el fin de que el Congreso pueda aprobar este año un proyecto de ley integral y que yo pueda promulgar con mi firma", señaló Bush en Yuma, Arizona, al término de un recorrido que hizo por esa zona fronteriza, donde se construye un cerco triple de acero para detener la inmigración indocumentada que llega a través de México El nuevo proyecto de reforma integral a las leyes de inmigración que Bush pretende vender a los legisladores federales, está basado en una política conservadora, centrada básicamente en el fortalecimiento de las medidas anti-migratorias y de "sellamiento" de la frontera que comparte Estados Unidos con México La inmigración indocumentada "es un problema que debemos afrentar de manera agresiva", afirmó Bush en el acto en Yuma, en el que estuvo rodeado de soldados de la Guardia Nacional y agentes de la Patrulla Fronteriza y Aduanas Bush resaltó la necesidad de continuar usando la Guardia Nacional, la tecnología militar, los cercos de acero, los muros de concreto y barreras móviles y al capital humano de las agencias federales, para garantizar la integridad de las fronteras de su país frente a las amenazas del narcotráfico, el crimen organizado, el terrorismo, el trafico de armas y de personas, y dejó en claro que se requiere más "Debe haber algún tipo de infraestructura a lo largo de la frontera que permita a los agentes (de la Patrulla Fronteriza y Aduanas) hacer su trabajo Por eso, agradezco que el hecho de que tengamos cercos dobles, caminos, nuevos alumbrados y cámaras móviles", enfatizo Bush Para darle mayor realce al discurso de Bush, la Casa Blanca entregó a los representantes de los medios de comunicación una copia del nuevo proyecto de reforma migratoria que promueve el mandatario y que, además de concentrarse en una agresiva campana de cumplimiento de leyes, también abre caminos para la regularización del estatus de residencia de algunos de los 11 ó 12 millones de inmigrantes indocumentados que viven y trabajan desde hace anos en la Unión Americana, aunque con condicionamientos y un alto costo monetario Bajo el nuevo proyecto de Bush, los inmigrantes indocumentados que no tengan antecedentes penales, que hayan ingresado a los Estados Unidos antes del 1 de junio de 2006; que acepten pagar una multa de 500 dólares y que demuestren que tienen empleo, podrían solicitar una visa de empleo de tres años de duración, a un costo de 3,500 dólares, y que puede ser renovable por tiempo indefinido Posteriormente, si se quiere hacer residente permanente, el inmigrante indocumentado tendría que aprender ingles; salir de Estados Unidos con visa de trabajo vigente (la de tres años), y pagar una multa de 10 mil dólares por violar las leyes migratorias y fiscales Un condicionante del programa de residencia permanente de Bush, es que el inmigrante indocumentado beneficiado sólo podrá traer a sus familiares inmediatos (hijos menores de 18 anos de edad, esposa y padres) a Estados Unidos, en un proceso legal que, para algunos casos, podría alargarse hasta los 30 anos Sobre la creación de empleo temporal, Bush no hace modificaciones a la propuesta anterior que presento hace tres años y que consiste en aceptar a trabajadores temporales de países extranjeros para hacer los empleos que los estadunidenses desprecian, con una visa de labor por dos años de duración y que, al término de dos periodos por el mismo tiempo, expira, y ya no es renovable A los trabajadores huéspedes se les niega la posibilidad de traer a Estados Unidos a sus seres queridos durante su estancia legal, porque, al terminar seis años máximo de empleo legal, serán deportados a sus países de origen "Estoy muy complacido por el hecho de que han bajado los cruces de inmigrantes indocumentados en esta área En los meses antes de que iniciara la Operacion Salto de Inicio (para desplegar hasta 6 mil soldados de la Guardia Nacional en la frontera con México), se arrestaba a un promedio de 400 personas diarias que intentaban cruzar la frontera El número ha bajado a menos de 140 por día", señaló Bush, al referirse a los "buenos resultados" que ha dado para la lucha contra la inmigración indocumentada el "sellamiento" de la frontera y el profundizar las acciones legales contra los indocumentados en todo el país, como son las redadas para arrestar a indocumentados en sus lugares de empleo y deportarlos a su países de origen "Aplicar las leyes migratorias es una parte vital de cualquier reforma exitosa Por ello, para hacer más práctica a la verificación de documentos legales en un lugar de trabajo, y a gran escala, debemos emitir una identificación (de permiso de empleo y residencia permanente) a prueba de fraude para los trabajadores extranjeros legales", agregó Con ello, el gobierno de Bush pretende instrumentar, como parte de la reforma migratoria integral, una documento de identificación laboral a prueba de fraude, para que cualquier empleador, a través de la tecnología más avanzada y accesible a todo mundo, pueda verificar si sus empleados extranjeros no son indocumentados "Los inmigrantes indocumentados que tienen raíces en nuestro país y que quieren quedarse, deben pagar una multa simbólica por haber violado la ley, pagar impuestos, aprender inglés y demostrar que tienen trabajo y que han permanecido en un empleo por varios anos", agregó Bush La nueva propuesta de Bush ha sido rechazada por grupos defensores de los derechos de los inmigrantes indocumentados en Estados Unidos, al considerar que el costo de las visas, las condiciones y, sobre todo, lo que costaría pagar la multa para lograr la residencia permanente, podrían tener efectos altamente negativos entre las millones de personas interesadas, ya que los 14 mil dólares que por lo menos se necesitarían bajo la nueva propuesta de Bush, representa en muchos casos una cifra inalcanzable o el ahorro total de muchos años de trabajo Por otro lado, en el Capitolio los demócratas han dado indicios de que no tienen interés en sacar un proyecto de ley de reforma migratoria este año, y menos uno que políticamente signifique una victoria política para Bush y los republicanos Nancy Pelosi, presidenta de la Camara de Representantes y lider de los demócratas, quien sacó al tema de la reforma migratoria integral de la lista de prioridades para este año, de acuerdo con un diario estadunidense, pidió a Bush, como condición para abordar el tema migratorio, que consiga por lo menos 70 votos de los legisladores republicanos, muchos de los cuales se oponen a la reforma migratoria integral y que, de cambiar de opinión, correrían el riesgo de perder en las elecciones federales generales de noviembre de 2008 la curul que ostentan En el Senado, Harry Reid, líder de la mayoría demócrata, dijo, a través de un comunicado, que está dispuesto a trabajar con Bush en el tema migratorio Señaló que, en las últimas dos semanas de mayo próximo, la Cámara de Senadores podría abordar el tema de la reforma migratoria integral, aunque en esta ala del Congreso federal estadunidense aún no se presenta de manera formal ningún proyecto de ley sobre temas migratorios

Comentarios