Chile, dividido por la ley de educación

lunes, 16 de abril de 2007
Santiago de Chile, 16 de abril (apro) - Polémica ha generado la propuesta de una nueva ley de educación La iniciativa, impulsada por la presidenta Michelle Bachelet y apoyada por la oficialista Concertación de Partidos por la Democracia, pretende remplazar la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE), dictada por Augusto Pinochet el último día de su Gobierno, el 10 de marzo de 1990 La Ley General de Educación, que es como se llama la iniciativa, busca mejorar la calidad y equidad de la educación Para alcanzar estos objetivos se plantea fortalecer el papel fiscalizador del Estado Además, pretende poner fin al lucro en la educación subvencionada por el erario El proyecto de ley fue presentado el pasado lunes 9 de abril en el salón Montt Varas del palacio de La Moneda, en un acto que contó con la participación de un numeroso contingente de dirigentes estudiantiles de enseñanza media Esto no es casual puesto que los "pingüinos" --como se les conoce por la apariencia que les da su uniforme azul y blanco-- han sido los principales impulsores del fortalecimiento de la educación pública en Chile durante el último tiempo El proyecto de ley reconoce el derecho de todos los ciudadanos a acceder a una educación de calidad y se explicita el deber del Estado de velar porque ésta se entregue gratuitamente desde el nivel preescolar, pasando por la educación básica y media La nueva ley crea el Consejo Nacional de Educación, instancia que tiene por objetivo escuchar la voz de los diversos actores sociales que tienen incidencia en los procesos pedagógicos De esta forma incorpora a representantes estudiantiles, profesores, asociaciones de padres, además de expertos en la materia y administradores de instituciones educativas Este Consejo no sólo se crearía a nivel central, sino que también a nivel de cada colegio, escuela o liceo, teniendo como prerrogativa orientar la labor educativa y fiscalizar el gasto educativo Así mismo, asegura la "libertad de enseñanza" Pero esta ya no es sólo comprendida como ha sido hasta ahora: como el derecho que tienen los particulares de abrir colegios y lucrar con ellos, sin restricciones por parte del Estado, el que participa sólo aportando financiamiento En la propuesta de Bachelet, se relaciona este concepto con el derecho que tienen los padres de elegir la educación que quieren para sus hijos, esto es, escoger el colegio en que éstos van a estudiar Este objetivo se respalda con la prohibición de los procesos de selección que realizan los colegios con aporte fiscal, y que según el proyecto promueve diversos tipos de discriminación como la social, la religiosa e incluso la intelectual En relación con esto, el filósofo y educador chileno, Humberto Maturana, dijo a Apro en junio pasado que el concepto de "libertad de enseñanza" es utilizado por la derecha para "definir prácticas que apuntan a disolver todo rastro de un proyecto nacional" Fundamentó: "Se plantea que tenemos que respetar el espacio que cada colegio debe tener para construir su proyecto educativo Pero al defender eso, lo que se sostiene en el fondo es que tiene que haber tanta diversidad en la educación como para que no haya espacio para una unidad política fundamental, para un proyecto de país () Lo que se está haciendo en el fondo es enfatizar el espacio de lo mercantil y competitivo que te dice: ?tu tienes que defender tus intereses? Es un discurso de contradicción entre lo individual y lo social que fomenta la fragmentación" La disputa por la enseñanza La Ley General de Educación estipula que en un plazo máximo de cuatro años, los "sostenedores" (como se llama eufemísticamente a los empresarios dueños de colegios), deberán transformar sus instituciones educativas en corporaciones sin fines de lucro Este aspecto ha sacado ronchas en la derecha y entre los dueños de escuelas El presidente de la filo pinochetista Unión Demócrata Independiente (UDI), senador Hernán Larraín, rechazó con vehemencia la propuesta Acusó a Bachelet de ir por "el camino del estatismo que amenaza la educación y la libertad de enseñanza en Chile" Y advirtió: "¡Con la educación no se juega presidenta!" El tema del lucro que está contenido en el artículo 44 de la propuesta de Bachelet es de difícil aprobación, puesto que al cerrado rechazo de la derecha, se suma el alto quórum requerido para reformarlo: 4/7 de los congresistas, lo que queda fuera del alcance de la mayoría simple que tiene la Concertación La iniciativa plantea crear un sistema de evaluación de calidad de la educación, de acuerdo con estándares nacionales Además, fija derechos y deberes de todos los actores de la educación Sin embargo, no se pronuncia respecto de dos de los problemas centrales que afectan la educación chilena: la municipalización y la mala preparación del profesorado En entrevista con Apro el senador socialista Alejandro Navarro se declara conforme con el proyecto A su entender éste "establece criterios esenciales desde el punto de vista de la equidad y la igualdad, y repone un papel central del Estado en la garantía del derecho a la educación" Además se declara satisfecho con la propuesta de acabar con el lucro en la educación Considera que el proyecto va en la dirección correcta, puesto que apunta a que "todos los excedentes que se generen en los colegios deberán ser reinvertidos en los establecimientos educacionales" Añade: "Este es un paso decisivo que ha dado la presidenta Bachelet y que, sin duda, va a representar un enfrentamiento con la derecha más conversadora Pero lo importante es no ideologizar el debate, porque aquí lo que se busca es mayor nivel de igualdad y no la confrontación ideológica" El Colegio de Profesores, por medio de su presidente Jorge Pavéz, se mostró discretamente de acuerdo con el proyecto de Ley A su parecer, lo más destacable es el fin del lucro en la educación con financiamiento estatal "La educación no puede estar sujeto a los vaivenes del mercado: no es lícito ni tampoco ético que se permita hacer negocios con la educación", señaló a Apro En este sentido, se mostró sorprendido "con la reacción histérica que ha habido de ciertos sectores que pretenden defender el lucro en la educación con argumentos falaces que se escudan con planteamientos técnicos" Dice que otro de los aspectos importantes de esta nueva ley es que se plantea la derogación de la LOCE y el fin de la selección de alumnos en la educación básica Pero advierte que hay dos temas escondidos en el debate: la municipalización de la educación --entrega de la administración de la educación desde el gobierno central a los municipios-- y el actual modelo de financiamiento "vía subvención a la demanda" En este sentido, dice que en esta materia "se mantiene el mismo diseño dejado por la dictadura" Señala que espera en el Parlamento una tramitación "lenta y larga" Felipe Jeldres, presidente del centro de estudiantes del Instituto Nacional --tradicional colegio santiaguino que más presidentes de la República ha aportado al país--, dijo a Apro que el nuevo proyecto "es un avance respecto de la LOCE", pero señaló que no es lo que ellos aspiraban "después de tantos años de lucha" Manifiesta que junto con no devolver al Estado un papel preponderante en la administración de la educación, otro "gran defecto" de la propuesta es que carece de propuestas para mejorar lo que, a su juicio, es un aspecto medular de la crisis actual de la educación chilena: la mala preparación de los profesores "En estos momentos cualquiera puede obtener el título de profesor, incluso con cursos a distancia", se queja Jeldres El dirigente del Instituto Nacional, llama a tener precaución con el tema del fin del lucro: "La educación universitaria es un gran negocio a pesar de prohibir el lucro" Dice que esta disposición se burla a través de la utilización de empresas externas a las que se transfiere las ganancias Jeldres aboga por "el restablecimiento de la dignidad de la labor docente" y expresa que los estudiantes van a seguir luchando "por profundizar el papel de la educación pública y acabar con los privilegios de la educación privada" El actual proyecto de reforma tuvo su origen en las inmensas manifestaciones estudiantiles de mayo y junio del año pasado, las que tuvieron como principal bandera de lucha la derogación de la LOCE Estas protestas se detuvieron tras la promesa presidencial de enviar al Congreso una ley que reemplazaría a la LOCE, la que nacería de las propuestas de un Consejo Asesor Presidencial en Educación, convocado por Bachelet, el que se reunió entre julio y noviembre del año pasado Este Consejo, compuesto por 84 integrantes --entre ellos estudiantes secundarios, universitarios y dirigentes de profesores; expertos en educación y dueños de colegios--, redactó un documento de conclusiones que fue entregado en diciembre pasado a la presidenta Bachelet, la que a su vez se lo entregó a un grupo de ministros encabezados por el titular de Educación, con el fin de elaborar un proyecto de ley, el cual fue recientemente fue presentado al Parlamento A pesar de la fuerte reacción de la derecha a la que se le han sumado sectores de la Iglesia católica y el empresariado, en La Moneda se ha hecho un balance positivo de la propuesta En primer lugar le ha permitido al gobierno retomar la iniciativa política y "sacar a la derecha al pizarrón" Esto porque se estima que resultará muy costoso a la derecha rechazar una iniciativa que aumenta el papel del Estado en educación limitando el lucro en esta área Y es que, para la inmensa mayoría de los chilenos la educación, así como la salud, son considerados derechos básicos que preferentemente deben ser cubiertos por el Estado La propuesta, además, tiene un segundo objetivo oculto: Evitar un nuevo levantamiento estudiantil, que en el contexto de crisis por el fracaso del sistema de transportes Transantiago, podría resultar letal para el gobierno de Bachelet Y, en este sentido, también el balance es positivo: Los estudiantes parecen satisfechos con la medida y a la expectativa del debate parlamentario, lo que hace menos probable que se movilicen Aunque, tratándose de "los pingüinos", nada se puede dar por seguro Educación en dictadura La LOCE consagró legalmente el modelo de educación impuesto en la dictadura que entrega a los privados un papel preponderante en educación Esta ley aportó el marco legal para la municipalización y para el surgimiento masivo de escuelas y colegios particulares, que financiados por el Estado, han funcionado sin exigencias ni fiscalización, dando origen a grandes ganancias a sus dueños y gran pésame a padres y alumnos El resultado de la municipalización y privatización de la educación consagrados en la LOCE han impulsado la iniquidad y la mala calidad de la enseñanza Los últimos resultados del Sistema de Medición de Calidad de la Enseñanza (Simce) evidencia esta situación El 75 por ciento de los alumnos de cuarto año básico (niños de ocho años) pertenecientes a la mitad más pobre del país, no es capaz de entender lo que lee Tanto en matemáticas como en castellano las escuelas particulares pagadas obtienen en promedio un 30 por ciento superior en relación a las municipalizadas Los colegios particulares subsidiados por el Estado también tienen malos resultados Según un informe realizado por la UNESCO en 2003, Chile se ubica en el lugar 36 de 43 países que participaron en una evaluación sobre calidad de la educación El régimen militar no sólo desarticuló el sistema nacional de educación pública, sino que también disminuyó su presupuesto a la mitad Esta reducción se tradujo en un fuerte castigo a los sueldos de los profesores, proceso que fue calificado como de mejoramiento de la "eficiencia" en el gasto público en educación La nula fiscalización y los escasos incentivos para mejorar el aprendizaje, junto con una deficiente formación de los profesores y una incapacidad del Estado de supervisar e implementar sus políticas conspiran contra el objetivo de mejorar la educación Esto según un Informe de la de las políticas de educación en Chile, realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (ODCE) Hoy la LOCE está gravemente cuestionada; pero, defendida a muerte por la derecha, deberá pasar una dura prueba en el Parlamento antes de ser definitivamente sepultada

Comentarios