Rechaza Gurría acusaciones de corrupcion e inculpa a Gran Bretaña

sábado, 21 de abril de 2007
México, D F, 20 de abril (apro)- Como en su momento lo hizo con Marta Sahagún, la prensa británica exhibió ahora al exsecretario de Hacienda de México y actual secretario general de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), José Ángel Gurría En su edición de ayer, el diario The Economist publicó irrefutables evidencias de la opacidad con que el funcionario maneja los recursos del organismo y, peor aún, de haber empleado a su propia hija Pero Gurría, quien asumió las riendas de la OCDE en junio de 2006, se defendió En un comunicado redactado en inglés y difundido hoy, descalificó el artículo publicado por The Economist, al asegurar que contiene una mezcla de alusiones, chismes y verdades a medias Además, dejó ver que se trata de una estrategia montada por la Gran Bretaña para desacreditarlo, debido a que la OCDE puso bajo vigilancia a esa nación, después de que Londres cerró una investigación sobre presuntos sobornos en contratos de ventas de armas entre el grupo BAE Systems y Arabia Saudita Según The Economist, desde que Gurría asumió sus funciones, los gastos en renovación de la residencia del secretario general de la OCDE en París se elevaron a 953 mil dólares, a los que se añaden otros 330 mil dólares contabilizados en otras partidas presupuestarias "La residencia del secretario general es propiedad de la OCDE y necesitaba una renovación, porque no se había reformado en los últimos 20 años La decisión de realizar estas obras fue tomada antes de mi llegada a la OCDE", respondió Gurría The Economist puso también en entredicho el nombramiento del director ejecutivo, el belga Patrick Van Haute, una decisión tomada por Gurría, pese a que su predecesor había indicado otro nombre "Actué únicamente en función de los intereses de la OCDE", dijo Gurría En el artículo del The Economist también se cuestiona el hecho de que la hija de Gurría trabajara en la OCDE y la concesión de un puesto a Ricardo López, esposo de la adjunta al secretario general A esto, Gurría respondió que su hija sólo trabajó dos semanas en la OCDE y que, después, siguiendo indicaciones de sus consejeros, le pidió que dimitiera Respecto de López, Gurría aseguró que era un candidato perfecto para el puesto que ocupa en el departamento de Desarrollo de la entidad, y subrayó que la OCDE tiene por norma ayudar a los cónyuges de sus empleados expatriados a encontrar trabajo De 57 años de edad, Gurría también se defendió de la acusación de haber aceptado, a fine de mayo de 2006, una invitación para ver el partido entre Francia y México preparatorio para la Copa del Mundo del futbol en Alemania "No lamento el hecho de haber aceptado esta invitación Mi único resentimiento es que México perdiera 1-0 frente a Francia", dijo

Comentarios