Irak, la descomposición

lunes, 23 de abril de 2007
México, D F (apro)- Se derrumba la estrategia de Bush y del gobierno iraquí para controlar la violencia sectaria en Bagdad Esta asciende y no cesa ni con el incremento de las fuerzas estadunidenses en Irak ni con el nuevo plan de seguridad, ni con todos los operativos para controlar las matanzas locales El primer ministro iraquí Nuri Al-Maliki asiste impotente al deterioro militar y político de su gobierno La semana pasada fue una de las más violentas desde el arranque de la invasión militar, hace cuatro años Los atentados mataron a más de 280 personas sólo el miércoles 18 Los soldados estadunidenses muertos en Irak --los únicos que aparecen registrados en las estadísticas oficiales-- alcanzaron los 3 mil 300 Por ello la Cruz Roja Internacional lanzó un alerta por el sufrimiento de la población civil Días antes un suicida detonó una bomba dentro del Parlamento La violencia llegó a la Zona Verde, la más resguardada desde la invasión "El plan de seguridad está muerto Si son capaces de ingresar al Parlamento, no deberíamos hablar más del plan de seguridad," afirmó el legislador iraquí Saleh Al-Mutlaq El secretario de Defensa, Robert Gates, señala que los planificadores militares habían anticipado tales actos de violencia, pero un funcionario del Pentágono afirma que serían necesarios otros cien mil soldados en Irak Mientras, las cadenas televisivas estadunidenses dan cuenta diariamente de los ataques sectarios y del número de civiles muertos, al tiempo que la sensibilidad de los televidentes frente al horror cotidiano iraquí está anestesiada, tal como estuvo anestesiada frente a la protesta de millones en el mundo contra la guerra de Irak antes de su inicio, hecho único en la historia En contraste, la masacre en la universidad Virginia Tech sí los conmueve, pues las televisoras le dedican horas Frente a ello, el drama de Irak se difumina, algo muy Conveniente para Bush frente a la crisis iraquí La fractura En el frente político iraquí, el gobierno de coalición del primer ministro Nuri Al-Maliki se tambalea El retiro del apoyo del poderoso partido de Muqtada Al-Sadr en el gobierno y del Parlamento, lo colocan contra la pared Así, abandonan el gobierno seis ministros del mayor partido chiita, el Movimiento Sadrista La dimensión del golpe se aprecia mejor si se considera que el clérigo y el más poderoso líder político en Irak, Al-Sadr, había apoyado la llegada de Al-Maliki para evitar que el Consejo Supremo para la Revolución Islámica (SCIRI, por sus siglas en inglés) impusiera a un primer ministro afín a ese grupo, que no hubiera sido Al-Maliki Con un gobierno que se desmorona, públicamente el premier se congratula por la renuncia de seis ministros, lo que le dará la oportunidad de incluir a más tecnócratas y menos elementos sectarios en su gobierno ¿Se inicia la caída del gobierno de coalición? Si Al-Maliki no ha sido sustituido es porque la Casa Blanca no encuentra candidato Las críticas al gobierno iraquí por parte del Congreso estadunidense --controlado por los demócratas-- van en aumento por su incapacidad, así como por la ausencia de objetivos con tiempos precisos para el retiro de las tropas estadunidenses Pero da lo mismo, pues el gobierno de Bush insiste en continuar la guerra perdida en Irak, en vetar la retirada, en advertir de la catástrofe que sobrevendrá sin reconocer que ya está ahí El motivo de la fractura del gobierno de coalición iraquí fue la negativa del primer ministro de fijar una fecha definitiva para el retiro de las tropas de Estados Unidos Al-Sadr encabeza lo que ha sido la fracción más amplia del la alianza chiita en el gobierno: cuenta con 32 diputados en el núcleo duro de sus seguidores en el Parlamento, de 275 miembros También controla la más importante y disciplinada milicia, el Ejército al-Mahdi, que había apoyado la iniciativa lanzada por el gobierno iraquí y por Washington para detener la violencia en Bagdad A partir de su salida de la coalición gobernante, también retiró su apoyo al plan de seguridad para Bagdad, con la fuerza militante de sus seguidores exigiendo la salida de las tropas de Estados Unidos Ahora más que nunca es evidente que la milicia de Sadr no se desarmará La debilidad del gobierno crece también en paralelo con la violencia fuera de control La jornada del miércoles 18 de abril marcó un récord en el que los autos-bomba ocasionaron entre 270 y 300 muertos en Bagdad, casi todos civiles chiitas Fue el día mas sangriento desde que se inició el aumento de tropas de Estados Unidos en Irak, y en particular en Bagdad hace alrededor de dos meses Un día antes, el número de soldados de Estados Unidos muertos en Irak se elevó a 3 mil 300 Por ello la Cruz Roja advierte sobre la catástrofe humanitaria en Irak, pues el sufrimiento de millones de personas empeora, los hospitales no se dan abasto, la desnutrición aumenta, especialmente entre los niños, y los cortes de energía eléctrica se intensifican Para el director de operaciones, Pierre Kraehenbuehl, "el sufrimiento que padecen hombres, mujeres y niños en Irak es insoportable" El fantasma de Vietnam Para Noam Chomsky, uno de los intelectuales de izquierda más reconocidos de Estados Unidos y autor de decenas de títulos sobre la política exterior de Washington, la situación en Irak es "la peor catástrofe en la historia militar y también en la historia política" de la Unión Americana Se refiere a la crisis humanitaria que viven cotidianamente los iraquíes y a la catástrofe en la que los muertos ascienden a 650 mil --de acuerdo con un estudio patrocinado por el MIT-- "y que pronto alcanzará un millón" de víctimas La mortalidad infantil ocupa un lugar preponderante De acuerdo con UNICEF, 70% de los niños sufren estrés post-traumático Millones se han visto obligados a abandonar sus hogares Según el reconocido historiador Howard Zinn, "lo que vimos en Vietnam es, yo pienso, lo que la gente está viendo en Irak: un elevado número de personas que mueren sin razón alguna" Chomsky y Zinn fueron entrevistados por el noticiero Democracy Now Ahí, observaron, no sin ironía, que la única forma de ganar en Irak es ?borrando a un país?, y Estados Unidos podría hacerlo "Podríamos haber ganado en Vietnam arrojando bombas nucleares, en vez de matar a dos millones de personas La matanza podría haber alcanzado a 10 millones (?)", advierte Zinn Chomsky recuerda que las instituciones encuestadoras del gobierno han mostrado que una mayoría abrumadora en Irak apoya el retiro rápido o inmediato de las tropas de Estados Unidos Y alrededor de 80% de los iraquíes opina que la "presencia de las tropas de Estados Unidos aumenta el nivel de violencia" Más de 60% piensa que las tropas (invasoras) son un blanco legítimo Sin embargo, "si se consideran las cifras de los árabes en Irak, donde las tropas están actualmente desplegadas, los porcentajes son aún más elevados" Estas crecientes cifras "no se mencionan, virtualmente no se reportan, escasamente se alude a ellas en el reporte crítico Baker-Hamilton", reflexionaron Zinn --autor de Una historia del pueblo de Estados Unidos-- considera que las lecciones de Vietnam no han sido aprendidas ni son enseñadas en las escuelas Recordó que, en 1967 --cuando el historiador escribió Vietnam, la lógica de la retirada?, se dijo lo mismo que se dice ahora para Irak: ?no nos podemos retirar, sería terrible, habría una guerra civil, un baño de sangre? Estados Unidos se mantuvo seis años más Apuntó: "La guerra continuó y otros 20 mil estadunidense y un millón de vietnamitas murieron (?) ¿Acaso no es un baño de sangre lo que estábamos haciendo en Vietnam, igual que ahora hay una guerra civil y un caos en Irak, y nadie dice lo que le hemos hecho a Irak? Dos millones de personas abandonaron sus hogares y los niños sufren tensiones mayores, falta de agua y de alimento" Para Zinn, "recordar Vietnam es importante si vamos a dejar claro que debemos retirarnos de Irak y encontrar otra forma (de solucionar esta crisis), no por parte de Estados Unidos, sino de un grupo internacional, probablemente compuesto mayoritariamente por representantes de naciones árabes (?) Debemos hacer ahora lo que deberíamos haber hecho en Vietnam en 1967" Las presiones del Congreso Por su lado, el Congreso estadunidense continúa empeñado en que Bush fije una fecha para el retiro de las tropas, que deberán estar fuera antes de las elecciones presidenciales de noviembre de 2008 Bush insiste en que los líderes del Congreso están empeñados en usar el proyecto de ley que financia a las tropas "para hacer una declaración política sobre la guerra" Advierte una y otra vez que vetará cualquier ley que fije fechas de retirada de Irak Por ello el enfrentamiento de los demócratas con Bush se mantiene Justo en la semana en que la violencia y la crisis en Irak se aceleraron, Harry Reid, líder del Senado, advirtió que "el presidente ha colocado a nuestros soldados en medio de una guerra civil Al estar involucrados en esa guerra civil, no estamos haciendo lo posible para pelear una guerra efectiva contra el terrorismo" Y planteó que es necesario cambiar de estrategia, reenfocar el tema de Al Qaeda El viaje de la líder del Congreso, Nancy Pelosi a Medio Oriente, pero sobre todo su visita a Siria e Irán, mostró a Bush que la mayoría en el Capitolio está decidida a seguir el camino señalado por el informe del Grupo (bipartidario) de Estudios de Irak Así, las presiones sobre la Casa Blanca aumentan también por la actividad diplomática de su principal aliado en la región, Arabia Saudita, y por las resoluciones adoptadas por Liga Árabe, que presiona para encontrar una salida de fondo en Medio Oriente, incluyendo no sólo a Irak, sino también frente al conflicto palestino-israelí y el de Líbano Lo único malo del viaje de Pelosi es que fue la "tercera persona en la línea" en Estados Unidos, señala Chomsky, al referirse implícitamente a que está después de Bush y Cheney, quienes no siguen el camino del informe Baker-Hamilton Eso hace evidente que la estrategia de Bush para Irak y la región ha fracasado Harry Reid, líder demócrata del Senado, advierte: "Perdimos la guerra y el aumento de soldados no está logrando nada" El mismo día el precandidato republicano a la presidencia, John McCain ?que lanzó bombas en Vietnam--, bromeó acerca de bombardear Irán Sólo quede reflexionar sobre las lecciones de Vietnam: seis años tardó en construirse la oposición en Estados Unidos que obligó al gobierno de Richard Nixon a poner fin a la guerra Cabe señalar que la invasión de Irak contamina a todo Medio Oriente, ¿cuánto tiempo más, cuántos muertos más para la retirada? (20 de abril de 2007)

Comentarios