Persiste el optimismo de la Casa Blanca sobre una reforma migratoria

martes, 15 de mayo de 2007
Washington, 14 de mayo (apro) - La Casa Blanca aseguró que el presidente George W Bush "está optimista" sobre la posibilidad de que haya un compromiso entre los senadores demócratas y republicanos para lograr en las próximas dos semanas un proyecto de reforma integral a las leyes de inmigración El optimismo de Bush contrasta con los enfrentamientos entre demócratas y republicanos que provocó la decisión del líder de la mayoría demócrata Harry Reid, de imponer a este miércoles como el día en que se tendría que votar el fin del debate sobre la legislación que están considerando y que es la misma que el Senado había aprobado en mayo de 2006 pero que no concluyó en una legislación ratificada por todo el Congreso "Será una vergüenza si el plazo impuesto de manera arbitraria da como resultado un estancamiento en el proceso, en lugar de permitir que las negociaciones sigan un paso constructivo para alcanzar un compromiso", declaró Jon Kyl, senador republicano por el estado de Arizona, quien encabeza las negociaciones de su partido con los demócratas en el Capitolio El voto del próximo miércoles, si se mantiene el plazo, de ser aprobado, acabará de un solo golpe con el debate del proyecto de ley para obligar así a la Cámara de Senadores a hacerle cambios o enmiendas pero sin debate y eventualmente someter a votación del pleno al proyecto de ley, todo dentro del plazo de dos semanas que dio Reid al tema migratorio Ante la ausencia de un nuevo proyecto de ley de reforma migratoria, la mayoría demócrata determinó reintroducir, como proyecto de ley, al que en mayo del año pasado la Cámara de Senadores aprobó, y que estipula la posibilidad de regularizar el estatus de residencia de los 11 ó 12 millones de inmigrantes indocumentados que ya están en la Unión Americana; crear empleo temporal para cientos de miles de trabajadores extranjeros; fortalecer la vigilancia en la frontera con México, incluida la construcción de muros y cercos fronterizos, entre otros aspectos Los republicanos no están conformes con la decisión de Reid, de reciclar una vieja legislación pero, sobre todo, porque consideran que es una especie de amnistía para los inmigrantes indocumentados y, que además con los plazos definidos, los obliga a tomar una decisión que posteriormente puede ser contraproducente "Nuestra frustración con esto de la imposición de plazos es que, al ser apresurado el proceso, podría darle mejores resultados a los senadores que se oponen a una reforma migratoria integral que a los que patrocinan cambios humanitarios y justos", dijo, por su parte, Richard Durbin, senador por el estado de Illinois y segundo líder de la minoría republicana en la Cámara alta Un grupo de cuatro senadores republicanos, que se declara a favor de una reforma migratoria integral --John McCain, de Arizona; Mel Martínez, de Florida; Lindsey Graham, de Carolina del Sur, y Arlen Specter, de Pensilvania, enviaron una carta a Reid en la que le piden reconsiderar su posición de imponer este miércoles como fecha limite para acabar con el debate En su misiva, los senadores republicanos subrayan que "podría ser desastroso" el proceso final con la imposición de tiempos Por su parte, Tony Show, vocero de la Casa Blanca, dijo que el presidente Bush entiende que las negociaciones que libran ahora demócratas y republicanos en el Capitolio, están enfocadas a lograr la definición de un proyecto integral de reforma migratoria, que es lo que pide el mandatario "El presidente continua siendo optimista sobre el resultado de las negociaciones y la Casa Blanca está trabajando muy duro con demócratas y republicanos para lograr un acuerdo que sea benéfico para todos", añadió el vocero presidencial De acuerdo con el líder de la mayoría demócrata, la necesidad de imponer plazos al proceso legislativo de la reforma migratoria integral, se debe a la urgencia de aprobar este año el proyecto de ley, por lo menos en la Cámara de Senadores; tomando en cuenta el hecho de que, a partir de noviembre próximo, se inicia el proceso de elecciones presidenciales y generales, por lo que republicanos y demócratas ni siquiera intentarían solventar el tema migratorio en 2008 por los comicios, y el asunto tendría que ser pospuesto hasta 2009

Comentarios