Líbano: Refugiados bajo fuego cruzado

lunes, 11 de junio de 2007 · 01:00
Londres (apro) - En el campo de refugiados palestinos de Nahr al-Bared, 91 kilómetros al norte de Beirut, en Líbano, miles de personas se preguntan cuándo terminará el infierno La violencia diaria producto del fuego cruzado entre miembros del grupo armado Fatah al-Islam y del Ejército libanés, ha dejado en evidencia que los más desposeídos y vulnerables en ese peligroso conflicto, son los refugiados palestinos, quienes están quedando atrapados entre los crecientes ataques de artillería pesada De ese infierno ha dado cuenta en detalle un informe del organismo de derechos humanos Amnistía Internacional (AI), que en un documento adelantado a Apro denunció la alarmante situación de los habitantes de Nahr al-Bared "Los civiles, refugiados palestinos de larga data en Líbano, están siendo expuestos al grave peligro de quedar en medio de la lucha armada entre Fatah al Islam y los soldados de la Armada Libanesa que rodean ese campo", declaró Nicole Choueiry, encargada de asuntos de Oriente Medio y el Norte de África de AI De acuerdo con ese informe, que contó con el aval de investigadores independientes, aunque 30 mil refugiados palestinos lograron escapar desde finales de mayo último a los ataques, aún siguen en ese campo entre 3000 y 5000 refugiados Esa información fue además constatada por la Agencia de Tareas de Rescate de la ONU (UNRWA), que trata de elaborar un informe detallado sobre la situación humanitaria en los campos afectados "Estimamos que, entre los que aún quedan en el campo de Nahr al-Bared, hay cientos de ancianas, discapacitados y niños, que se ven imposibilitados para abandonar el lugar Ellos están en peligro no sólo por la lucha continua, sino también por la falta de alimentos, agua, electricidad y acceso a atención médica Hay sólo un médico para tareas generales que sigue dentro del campo", agregó la experta AI logró hablar con algunos habitantes del campo, entre ellos uno que se identificó con el nombre de Milad, quien dijo que la situación en el lugar es "exasperante y cada vez más difícil" En ese encuentro, realizado el 2 de junio pasado, Milad contó haber pedido ayuda y el envío de medicinas, en particular para quienes siguen en el campo y sufren de diabetes, problemas cardíacos o nerviosos Milad narró la situación de cientos de personas que, por su difícil condición, están atrapadas en el campo de refugiados y son víctimas de los ataques de fuego cruzado En ese sentido, el informe de AI da cuenta de la muerte de al menos 27 refugiados palestinos de Nahr al-Bared, todos ellos civiles, además de 44 soldados de la Armada Libanesa, y una decena de combatientes de Fatah al Islam Intensos ataques En el campo de refugiados se han registrado, entre el 22 de mayo y el 6 de junio pasado, enfrentamientos entre ambos grupos con artillería pesada, que ocurren durante todo el día, en forma indiscriminada, sin importar que queden civiles atrapados Así fue como el 22 de mayo, durante un alto al fuego temporal otorgado por la Armada Libanesa, un convoy humanitario de la UNRWA fue atacado mientras intentaba ingresar al campo de Nahr al-Bared, en un incidente en el que murieron dos civiles y otras 10 personas resultaron heridas Miles de refugiados se acercaron desesperados a los convoyes para obtener comida, agua potable y medicinas, poniendo en grave peligro sus vidas en medio de los ataques Ese mismo día, un minibús que transportaba a unos 20 civiles que trataban de escapar de Nahr al-Bared, fue atacado por una oleada de municiones que provenían de la Armada Libanesa Como consecuencia, murieron el conductor del vehículo, el palestino Nayf Selah Selah, y una mujer embarazada de ocho meses, Munha Abu Radi En su informe, AI dio cuenta, además, del desastre en la infraestructura provocado por los continuos ataques entre ambos bandos, que han dejado cientos de viviendas y mezquitas destruidas; una planta de reserva de agua potable; el cementerio local y dos propiedades estilo búnkeres, dañados o aniquilados La destrucción edilicia ha dificultado la vida de los habitantes del lugar, que se ven cada vez más imposibilitados de tener alimentos En ese sentido, miembros de la familia Gheneym, desplazados por segunda vez con otros 20 mil refugiados palestinos de Nahr al-Bared, narraron que, para sobrevivir en los días de intensos ataques, debieron alimentarse durante varias jornadas con sólo 10 rodajas de pan árabe diarias, divididas entre unas 80 personas A medida que el conflicto empeoraba, también se agravaba la situación en el campo de refugiados de Ein al-Hilweh, a 41 kilómetros de Sidon (sur de Líbano), en ataques entre la Armada Libanesa y las milicias Jund al-Sham, un grupo que dice tener amplios vínculos con Fatah al-Islam y con Al-Qaeda La situación humanitaria fue tal que AI no dudó en pedir a ambas partes del conflicto que aseguren la protección de los civiles dentro de los campos de refugiados "Deben tomarse todas las medidas necesarias para permitir que los civiles puedan evacuar esos sitios en forma segura en caso de que así lo deseen También debería permitírseles a las agencias de ayuda y asistencia humanitaria que sigan trabajando por los refugiados que permanecen en los campos, como también por aquellos que deciden partir Ambos bandos del conflicto deben asegurar la garantía y bienestar de los civiles", destacó Choueiry Consultada por Apro, una fuente oficial de UNRWA en Ginebra, en Suiza, confirmó que, debido a la gravedad de la situación en los campos de Nahr el-Bared y en Beddawi, en el norte de Líbano, el organismo de la ONU ha destinado unos 12,7 millones de dólares en ayuda para paliar la situación de emergencia Según la fuente, ese dinero será destinado para asistir, durante los próximos 90 días, a aquellas personas que han quedado atrapadas en los campos de refugiados y necesitan alimentos, agua y medicamentos UNRWA confirmó que miles de desplazados en Nahr el-Bared se han movilizado a Beddawi, donde la situación es alarmante, debido al gran número de personas y la precariedad de las instalaciones En poco menos de siete días, al comienzo de junio, la población de Beddawi aumentó de 16 mil personas a 37 mil, cifra que aumentaba con el correr de los días "Las condiciones en ese campo son casi infrahumanas y ponen en peligro la vida de muchos refugiados palestinos Los recursos de muchos de ellos son básicos y no podrán sobrevivir si siguen llegando más y más personas al campo", dijo la vocera de la ONU Por tal razón, UNRWA comenzó a trabajar con las autoridades de Trípoli para elaborar un plan temporal de re-localización de miles de refugiados, quienes serán regresados al campo de Nahr el-Bared una vez que se normalice la situación y cesen los ataques de artillería entre las facciones Karen Abu Zayd, comisionada general de UNRWA, señaló que la situación en los campos de refugiados "era extremadamente difícil, y ahora se ha deteriorado aún más" "Estas peleas armadas ha dejado a los refugiados en la línea de combate y estoy muy preocupada acerca de lo precaria de la situación La vida en el campo de refugiados de Beddawi se ha vuelto insoportable y apelo a todos los donantes tomar acciones inmediatas", agregó Junto con AI, UNRWA trabaja con grupos humanitarios, como la Cruz Roja Internacional, la Cruz Roja del Líbano, el PRCS, el Consejo de Ayuda Suprema (HRC, por sus siglas en inglés), y ong `s locales e internacionales más pequeñas Todo esto ocurre cuando los movimientos palestinos lograron, el 5 de junio pasado, luego de quince días de combates en Nahr al-Bared, la rendición de "decenas" de militantes de Fatah al-Islam cercados en ese campo de refugiados del norte de Líbano El grupo conformó una "fuerza de interposición" integrada por milicianos palestinos islámicos y laicos, destinada a patrullar el campo de refugiados de Ein al-Hilweh, donde los enfrentamientos amenazaban con extenderse Crisis humanitaria En tanto, las pantallas de televisión mostraban la muerte en combate de Abu Jafaar al-Suri, considerado el "comandante de la artillería" de Fatah al-Islam en Nahr al-Bared, mientras seis miembros del grupo se entregaban a la milicia de Al Fatah, el partido nacionalista del presidente palestino Mahmud Abbas Casi 150 hombres de la "fuerza de interposición", armados con ametralladoras Kalashnikov y lanza misiles antitanques, pudieron desplegarse cerca de Ein al-Hilweh, donde el pasado 4 de junio dos soldados libaneses y dos miembros de Jund al-Sham (soldados del Levante) murieron en enfrentamientos Los militantes de Usbat al-Ansar (Liga de Partisanos) patrullan algunas zonas del campo Ein al-Hilweh, donde residen 70 mil refugiados, el más grande de los 12 similares que hay en Líbano Lo cierto es que la presencia de militantes del grupo fundamentalista sunnita de Usbat al-Ansar en la "fuerza de interposición", fue denunciada como "vergonzosa" por el presidente del Parlamento libanés, el chiita Nabih Berri Ese grupo está acusado del asesinado de cuatro jueces libaneses en Sidon, en 1999, y su jefe, Abd al-Karim al-Saadi, es buscado por la justicia El ejército libanés llamó a los militantes de Fatah al-Islam a constituirse ante las autoridades judiciales, paso previo a detener la ofensiva militar que lanzó el 20 de mayo pasado en Nahr al-Bared contra los fundamentalistas Pero todo ello no termina allí, ya que al conflicto parece haberse sumado Siria, desde donde se estarían enviando nuevos cargamentos a los grupos palestinos de Líbano aliados con Damasco El diario Al-Nahar denunció refuerzos de hombres y armas provenientes de Siria a las bases militares del valle oriental de Bekaa del Frente Popular de Liberación Palestina-Comando General, y de Fatah-Intifada, dos grupos tradicionalmente cercanos a Damasco Por su parte, el diario francófono L'Orient-Le Tour, de Beirut subrayó que las autoridades libanesas llevarán a las Naciones Unidas y a la Liga Arabe el tema del contrabando de armas proveniente de Siria Esa problemática es analizada desde hace días por un equipo de inspectores de la ONU, que trabajan como parte de una misión de control de las medidas de seguridad dispuestas en la frontera entre Líbano y Siria Siria, a su vez, aseguró que no tiene "relación alguna" con el grupo de Fatah al Islam, según dijo el ministro de Exteriores, Walid Moallem, durante una conferencia de prensa conjunta con su colega italiano, Massimo D'Alema, el pasado 5 de junio en Damasco Entre las acusaciones cruzadas y los continuos ataques, los refugiados palestinos más desprotegidos parecen ser las principales víctimas de la violencia Un dilema internacional que no puede esperar "La situación de peligro en los campos de refugiados palestinos de Líbano es la vena abierta del conflicto de violencia en esa región Hay que detener una crisis humanitaria sin precedentes o veremos más muertes, más dolor y violencia en el futuro", concluyó Choueiry (11 de junio de 2007)

Comentarios