Lalo Schifrin: "No hay que etiquetar a los músicos"

lunes, 25 de junio de 2007
Ginebra (apro) - Boris Claudio Lalo Schifrin cumplió 75 años el pasado jueves 21 Con medio siglo de experiencia musical, sigue estudiando piano todas las mañanas Encarna una rara mezcla de jazz y música clásica, cuya fama impregna las bandas sonoras de la cinematografía No le asombra que a sus conciertos vaya cada vez más gente joven Reside y compone en Beberly Hills, pero no olvida sus orígenes argentinos, donde aprendió música clásica y se apasionó por el jazz Allí lo captó en 1958 el trompetista Dizzy Gillespie, quien lo invitó a integrarse en su celebre quinteto Schifrin fue el pianista y arreglista Fue la génesis de su prestigio mundial Luego realizó esa tarea para Count Basie, Stan Getz y Sarah Vaughan Schifrin compuso las bandas sonoras de las series de televisión Mannix, Starsky y Hutch y Misión imposible, así como de películas como Bullit (Peter Yates, 1968), Los hermanos sicilianos (Martín Ritt, 1968), THX 1138 (George Lucas, 1974), La piel (Liliana Cavani, 1998), El cuarto protocolo (John McKenzie, 1987), y Tango (Carlos Saura, 1998) --¿Cómo pasa de la música clásica y el jazz a ser compositor para el cine? --Siempre me gustaron las películas y la función de contrapunto audiovisual, la contribución que el sonido, la música, puede hacer a las imágenes, que es un poco como en la opera Cuando llegué a Estados Unidos a fines de los años cincuenta, vi que en la televisión y en los cines se transmitían películas con música de Henry Mancini y Johnny Mandel Me di cuenta que el jazz era parte de la nueva generación de compositores que estaban haciendo un aporte al cine () Debido a eso decidí ir Hollywood --Y fue en Hollywood que en los años noventa usted empezó el jazz metes the symphony, esa síntesis entre la música clásica y el jazz, tal vez lo que mejor lo distingue como compositor ¿Por que es tan difícil etiquetar su música? --Tengo Cincinnati Kid (película de Norman Jewison para la que compuso la música) y a Ray Charles cantando con una orquesta sinfónica, con el sween que él hacía () O sea todo eso era para mi natural, no para llamar la atención Explica: "La procesión va por dentro: voy formulando mis ideas y hago las cosas tranquilo Nunca pude comprender por qué tiene que haber etiquetas Jazz y música clásica son ambas buena música y forman parte de mi lenguaje musical Para mí es todo lo mismo, no veo ninguna diferencia" --¿Cuál es su método para hacer música de televisión o de cine? --A veces me mandan el guión, pero su lectura no me da una idea Lo leo como si leyera una obra de teatro o una novela Siento realmente la influencia cuando veo la película completamente editada y montada, hecha El cine y la música tienen en común que pasan en el tiempo Y al transcurrir en el tiempo tienen un ritmo El desafío para el compositor es encontrar el ritmo de la película --¿Es realmente un creador quien compone la música de una película? El compositor se acopla al realizador, ahí se genera la relación entre dos personas, ¿cómo funciona todo eso? --Eso pasa también en la opera y en el ballet Hay muchos aspectos en la creación, no solamente musicales, en todos los órdenes, donde diferentes artistas se ponen de acuerdo en hacer una obra conjunta El compositor no es en el cine solamente un apéndice del director Muchas veces yo doy sugerencias, ideas, y me doy cuenta de la importancia de la función de la música: hacer una contribución a lo que está en la pantalla Si no fuera así, la profesión de músico de cine no existiría Desde el principio del cine, cuando era mudo, ya había un músico en la sala, a veces una orquesta tocando para ayudar de una manera subliminal a la psicología y las emociones del público En el cine sonoro los toques de la música fueron muy importantes --¿Cómo interviene usted una vez vista la película a la que le debe poner música? --El ver la película me da ideas Pero después, dónde colocarlas, es un trabajo de colaboración entre el director y el compositor Cada uno puede tener sus ideas y, si las personas son racionales, llegan a un acuerdo --¿Qué experiencias recuerda como las más satisfactorias? --Bueno, las películas que hice con Don Siegel (El inspector Harry, interpretado por Clint Eastwood), Stuart Rosemberg, el francés René Clément, con Fernando Ayala, El jefe, mi primera película en Argentina en 1958 Bruce Geller que concibió Misión Imposible, un gran amigo mío Y Clint Eastwood (Impacto Fulminante, con el retorno del Inspector Harry, producida, dirigida y protagonizada por Eastwood) han sido muy buenas experiencias y sigo teniéndolas Ahora voy a hacer la música de Rush Hour 3, de Brett Ratner Ya hice la 1 y 2 Mi trayectoria es todo un continuo, no puedo ser objetivo, hay que dejarlo a los musicólogos o a los historiadores de música que lo hagan Yo no lo puedo hacer --¿Hay algún camino para que aparezca la creación? ¿Cómo funciona la inspiración? --Eso no lo puedo explicar Es algo que ocurre Para la gente que cree en Dios, y es mi caso, creo que son dones Cuando alguien dice: "esta persona está muy dotada, tiene el don de la creación" y se refieren a pintores, escritores, escultores, coreógrafos, la pregunta es ¿quién le dio ese don? Eso viene de otro lado Muchas veces tengo ideas que no sé de dónde vienen La cuestión es tener la técnica y desarrollarla, porque tener una idea solamente no es suficiente Para mí la escritura de la música está instalada porque tengo tanta educación y experiencia que eso no es problema para mí, la cuestión es tener algo que decir --¿Las ideas llegan de forma inesperada? O ¿usted genera las condiciones para que vengan? --No hay leyes para eso A veces hay que buscarlas, a veces vienen --Usted se formó en la música clásica pero luego se pasó al jazz, y todo eso ocurrió en Argentina durante los años cincuenta y antes de ser famoso --Claro Yo me crié en un ambiente de música clásica Mi padre era primer violín del Teatro Colón en Buenos Aires, mi primer profesor de piano fue Enrique Baremboin, el padre de Daniel Ellos tocaban juntos música de cámara () Yo no sabía de ningún otro tipo de música Descubrí el jazz cuando estudiaba en el colegio secundario y mis compañeros traían discos de jazz y ahí me convertí () Forma parte de mi lenguaje musical, es algo natural en mí No se puede negar que son los años de formación y quizás sin esos años no estaría donde estoy Yo sé valorar eso --Al margen de sus viajes, usted vive en Beberly Hills, allí reside y compone ¿Cómo es un día normal suyo? --No tengo días normales Por la mañana hago ejercicios en el gimnasio de mi casa Después estudio el piano Luego le dicto a una secretaria la correspondencia y ahí ya llega la hora del almuerzo Después empiezo a trabajar y lo hago hasta que termino la jornada en la noche Cuando llegué a Hollywood no podía hacerlo Trabajaba hasta las seis de la mañana y dormía cuatro horas por día En la postproducción de cine y televisión hay que entregar la música en un plazo y eso causa mucho estrés, pero forma parte de la disciplina Felizmente ya no hago más eso, pero siempre hay estrés, hay que terminar las cosas a tiempo, y hacerlas bien, y soy el peor crítico de mí mismo Hay días buenos y hay días malos, pero uno sigue adelante (25 de junio de 2007)

Comentarios