Renuncia Karl Rove, arquitecto de la presidencia de Bush

martes, 14 de agosto de 2007
Washington, DC, 13 de agosto (apro) - Karl Rove, el principal asesor político del presidente George W Bush, formalizó su renuncia al cargo más poderoso e influyente dentro de la Casa Blanca, aumentando con ello los problemas para el Ejecutivo estadunidense, que se encuentra cada vez más desprestigiado a escala nacional e internacional, y casi totalmente en el aislamiento al que lo han sometido los miembros de su propio partido, el Republicano "Estoy agradecido por haber sido un testigo de la historia, ha sido un placer y honor de toda la vida", declaró Rove al lado de Bush, al hacer oficial su renuncia al puesto de subjefe de gabinete y asesor político presidencial Rove "el arquitecto", como lo bautizó el propio Bush, es considerado el verdadero cerebro político del mandatario estadunidense, el autor de todas las estrategias de la Casa Blanca y de las plataformas políticas que llevaron a la victoria electoral a George W Bush, en la gubernatura de Texas y en la presidencia, con reelección en ambos casos "Somos amigos desde hace mucho tiempo y lo seguiremos siendo; Karl Rove es un querido amigo, nos conocemos desde la juventud (1973), cuando teníamos interés de servir a los intereses de nuestro estado, y trabajamos juntos para lograr servir a nuestro país", declaró Bush, luego de aceptar la renuncia que Rove le entregó este lunes y que entra en vigor a partir del 31 de agosto Algunos analistas indicaron que no es ninguna sorpresa la renuncia de Rove, tomando en cuenta que este hombre desde hace un año ya había anunciado su intención de dejar la Casa Blanca Rove oficialmente sostiene que deja a Bush para dedicarle más tiempo a su familia, pero entre los círculos políticos de la capital estadunidense se apunta que lo hace por el desprestigio que ha ido acumulando a lo largo de la presidencia de Bush, ante todo por la catástrofe de la política militar en Irak, pero sobre todo por los problemas que Bush le está causando al Partido Republicano, después de haberse convertido en el presidente más impopular de las últimas cuatro décadas "He visto a un líder que respondió con acciones decisivas a una economía debilitada por una recesión, a escándalos corporativos y a los ataques terroristas, que fortaleció la economía y creó empleos", subrayó Rove, en referencia a Bush En el Congreso, algunos legisladores republicanos se mostraron contentos del retiro de Rove de los círculos del poder presidencial, porque indirectamente lo acusan de ser el autor intelectual de las posiciones extremadamente conservadoras y radicales en política nacional, que tanto desprestigio le han costado a Bush y al Partido Republicano De acuerdo con las más recientes encuestas sobre la popularidad del presidente, 66% de los estadunidenses reprueba la labor de Bush al frente del Ejecutivo Los errores de Bush en Irak y Afganistán y sus fracasos en la guerra contra el terrorismo, sobre todo para atrapar a Osama Bin-Laden, presunto responsable de los ataques del 11 de septiembre de 2001, son el punto débil de los republicanos, que están haciendo todo un esfuerzo para restablecer su credibilidad ante el electorado, con el fin de obtener un triunfo importante en las elecciones presidenciales y generales de 2008 Son ya decenas de legisladores los que han pedido a Bush que no se presente en sus distritos a hacer campaña por ellos, ya que sostienen que el desprestigio del mandatario podría provocar una derrota ante los demócratas en los comicios de noviembre de 2008 "He visto a un reformista que retó a su propio gobierno, al Congreso y al país para hacer cambios contundentes a instituciones importantes que necesitaban grandes cambios", añadió Rove durante su breve discurso

Comentarios