El demócrata Richardson renuncia a su aspiración presidencial

viernes, 11 de enero de 2008
* John Kerry anunció su decisión de sumarse a la candidatura de Barack Obama Washington, 10 de enero (apro) - Bill Richardson, el gobernador de Nuevo Mexico y el primer estadunidense de origen hispano en buscar la Presidencia, renunció hoy a sus aspiraciones para conseguir la nominación presidencial del Partido Demócrata Al mismo tiempo, John Kerry, excandidato presidencial demócrata y senador por Massachussets, anunció su decisión de sumarse a la candidatura de Barack Obama "Obama no sólo le dará la vuelta a la página, sino que logrará que Estados Unidos avance", declaró Kerry al hacer pública la elección de su candidato para ganar la nominación presidencial del Partido Demócrata La decisión de Kerry se consideró dentro del Partido Demócrata como una traición al también aspirante a la nominación presidencial, el exsenador John Edwards, ya que éste fue precisamente compañero de fórmula del senador de Massachussets en la búsqueda por ganar la Casa Blanca hace cuatro años El respaldo de Kerry a Obama puede tener beneficios importantes, pues esto demuestra que entre los líderes demócratas existe una amplia división e, incluso, rechazo a las aspiraciones de Hillary Clinton Con apenas dos procesos de elección interna concluidos, el caucus de Iowa y la elección primara de New Hampshire, la puja por la nominación del Partido Demócrata ya dejó en el camino a tres aspirantes: la semana pasada, renunciaron a su candidatura los senadores Joe Biden y Chris Dodd, y, ahora lo hizo, el gobernador de Nuevo Mexico, quien había quedado en cuarto lugar en las dos jornadas electorales internas Richardson indicó que después de hacer un análisis de los resultados de este martes en la elección primara de New Hampshire, se dio cuenta que eran muy limitadas sus posibilidades de ganar la nominación presidencial de su partido El gobernador de Nuevo Mexico también citó como justificación de su renuncia el hecho de que otros candidatos, como la senadora Clinton y el senador Obama, cuentan no sólo con varias decenas de millones de dólares para financiar sus campanas proselitistas, sino con toda una estructura política y de expertos que no son otro cosa más que ejemplos de la institucionalidad política de Washington "Debe haber un cambio en Washington", declaró Richardson, en referencia a ese giro que requiere el gobierno federal, aunque reconociendo también que él no tenia las posibilidades de materializar este objetivo -

Comentarios