Alemania: escuelas turcas

lunes, 13 de octubre de 2008
BERLÍN, 13 de octubre (apro) - Alí Uzun tiene 40 años Es taxista Llegó de niño con sus padres a Alemania, proveniente de Turquía Ahora hace la cola frente a la dirección del Instituto Educativo Turco Alemán (Tüdesb), en el barrio berlinés de Spandau Ha decidido inscribir a su hijo en esta escuela privada de enseñanza media "Tengo que trabajar más, para que mis hijos se vuelvan personas decentes", dice a Apro Sabe que pagar los 4 mil euros anuales de matrícula no le será fácil Pero no quiere que su hijo corra la suerte de la hija mayor, para quien ya es imposible dejar la escuela pública La joven va a una escuela secundaria en uno de los barrios berlineses con mayor porcentaje de inmigrantes Una escuela a la que los padres alemanes ya no mandan a sus hijos, pues suponen que el nivel educativo se resiente cuando los alumnos extranjeros son mayoría A Alí Uzun le hubiera gustado ver en la escuela de su hija a algunos padres alemanes "Pero no hay ninguno ?dice? Amontonan allí a los chicos extranjeros y los profesores no se preocupan por ellos" La hija, a su lado, asiente: "En la séptima clase teníamos matemáticas sólo de vez en cuando ?comenta? "Los chicos gritaban todos al mismo tiempo y el profesor decía: ?El que quiera irse, lo puede hacer No tienen por qué quedarse ahí sentados? Algunos se levantaban y se iban a sus casas A él eso le importa muy poco Se trata de nuestro futuro y no del suyo" La escuela Tüdesb de Berlín fue fundada por una iniciativa de padres turcos Está instalada en lo que antes fuera un cuartel de las tropas de ocupación británicas y su reputación es excelente Los chicos llegan desde toda la ciudad, a veces cubriendo largas trayectorias Muchos provienen de familias turcas de buena condición económica, sólo unos pocos son alemanes Desnivel programado En Alemania viven un millón 738 mil turcos Otros 500 mil han renunciado a la ciudadanía turca para obtener la germana El problema de la educación de sus hijos se les vuelve cada vez más serio Para los inmigrantes nacidos en Alemania ?contrariamente a lo que podría suponerse?, a través de las generaciones el rendimiento escolar ha empeorado De acuerdo con un estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), los niños de la segunda generación de inmigrantes, nacidos en Alemania, tienen un nivel educativo en lectura y matemáticas inferior al de los niños que llegan con sus padres al país Alemania es uno de los países que ofrece peores oportunidades de acceder a la educación superior a niños con trasfondo migratorio, en comparación con otras naciones con alto porcentaje de migración como Australia, Canadá o Nueva Zelanda Así consta en el Informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA) El informe sostiene que la división en tres niveles que presenta el sistema educativo alemán perjudica a los niños de inmigrantes y a los de bajos recursos En Alemania sólo pueden acceder a la educación universitaria quienes tienen un título de una escuela de enseñanza media llamada Gymnasium Para acceder a ella hay que contar con una recomendación de los docentes de la escuela primaria y ésta se obtiene cuando el niño tiene aproximadamente 11 años Mientras alrededor de 40% de los chicos de familias germano parlantes alcanzan este nivel educativo, sólo 13% de los que provienen de familias que hablan turco lo consigue El resto termina en escuelas secundarias llamadas Realschule y Hauptschule La reputación de éstas suele ser mala y su título habilita para la posterior formación en oficios técnicos Muchos hijos de inmigrantes fracasan por carecer de suficientes conocimientos del alemán Para quienes no están firmes en su lengua materna, el aprendizaje de una segunda lengua presenta muchas dificultades Incluso muchos chicos de familias turcas se avergüenzan de no hablar bien ninguna de las dos lenguas "En muchas escuelas públicas suele ocurrir que los cursos están saturados de alumnos", dice a Apro Astrid Girod, profesora de alemán en la escuela Tüdesb Girod cree que los chicos de familias no alemanas tienen mejores posibilidades de aprender en esta escuela que en otras: "Acá tenemos como máximo 20 chicos por clase", dice "En la clase de alemán somos además dos docentes a cargo, lo que es una ventaja para los chicos y para nosotros" En la escuela Tüdesb, las prioridades son claras La clase se da en alemán, la primera lengua extranjera es el inglés y la segunda el turco Tendencia En Alemania es cada vez mayor el número de padres que envía a sus hijos a escuelas privadas A los padres alemanes ahora se suman los turcos La comunidad turca en Alemania ha comenzado a buscar sus propios caminos Frustrada por las escasas posibilidades que el sistema educativo público les ofrece a sus hijos, ha comenzado a fundar escuelas secundarias privadas que habiliten para la educación universitaria "Nuestros padres quieren salvar a sus hijos de la situación que se vive en las escuelas públicas y darles una posibilidad de futuro verdadera", dice Horst Helmut Köller, uno de los fundadores de la iniciativa en Berlín, a la revista Der Spiegel La escuela Tüdesb en Berlín es parte de una tendencia En otras ciudades alemanas con gran proporción de extranjeros, tales como Colonia, Stuttgart, Mannheim, Paderborn o Hannover, han surgido iniciativas similares En la actualidad ya hay 12 de estas escuelas en toda Alemania, con un total de 600 alumnos, pero cada año lectivo se suman nuevos establecimientos La matrícula anual cuesta entre 2 mil y 5 mil euros Una suma equivalente es financiada por los Estados federados o las comunas A través de la obtención de buenas notas, los alumnos pueden bajar su cuota mensual hasta llevarla a cero, un estímulo adicional que hace crecer el rendimiento Detrás de las escuelas privadas se encuentra un sector social que rara vez es noticia: La clase media turca perfectamente integrada De acuerdo con informaciones de la Cámara de Comercio e Industria Turco Alemana, en Alemania viven 70 mil pequeños empresarios turcos, que emplean a 400 mil personas y tienen un volumen de negocios de 34 mil millones de euros Este sector social, que antes invertía sobre todo en casas o terrenos en Turquía, hoy lo hace en la educación de su hijos, consciente de que muy probablemente se quedarán en Alemania De los 21 docentes que hay en la escuela Tüdesb berlinesa, sólo cuatro son de origen turco La escuela se declara neutral en el aspecto religioso En el programa de estudios no figura el Islam como materia Muchos de los fundadores de estas escuelas en Alemania se orientan de una forma más o menos abierta a las ideas de Fethullah Gülen Este predicador e intelectual turco, nacido en 1941, propaga la fundación de escuelas para preparar a los musulmanes frente a los desafíos de la globalización Gülen propone fundar escuelas en lugar de mezquitas Se lo considera moderado, liberal y con una vocación por el diálogo interreligioso Sus cientos de miles de adeptos conforman un movimiento sin estructuras rígidas, una red de instituciones educativas y medios de prensa, unidos por un ideario y un discurso Éste aboga por un Islam abierto al diálogo, por la convivencia, la tolerancia, la posibilidad de ser moderno y a la vez, en privado, musulmán creyente En Turquía, con su doctrina de Estado laica, los creyentes musulmanes tienen dificultades para actuar en proyectos sociales También en Alemania estas iniciativas chocan con una creciente desconfianza A muchos alemanes les cuesta creer que musulmanes convencidos puedan estar a favor de una educación secular Voces críticas a esta iniciativa escolar apuntan que atenta contra la integración, ya que casi todos los alumnos son turcos Y algunos funcionarios temen que ?a partir de estos proyectos? algunas escuelas públicas, ya de pos sí con problemas, pierdan a los últimos buenos alumnos que les quedan Como no podía ser de otra manera, las nuevas escuelas turcas deben luchar también contra el estigma de ser centros de formación de cuadros islámicos Sus defensores, por el contrario, sostienen que las escuelas forman a jóvenes que quieren quedarse y tener éxito en Alemania Se sueña, en un futuro no muy distante, con universidades turcas en suelo alemán, tal como abogara el mandatario turco Recep Erdogan en su visita a Alemania en 2007 Armin Laschet, ministro de Integración de Renania Westfalia del Norte, saluda la iniciativa de los padres turcos Estas escuelas, a su juicio, enriquecen el panorama de la educación privada que se ofrece en dicho estado federado y además están abiertas para todo el mundo Mientras que en otras escuelas los padres turcos, decepcionados, se han resignado a la pasividad, el cuadro es muy distinto en la escuela Tüdesb en Berlín Bernhard Fritsch, profesor de inglés de la escuela, está muy conforme con el ambiente que reina en clase y el trato con los alumnos "Algunos padres tienen la posición de entregarnos a sus niños y que nosotros nos hagamos cargo Esta no me parece la mejor postura Otros se comprometen mucho con la escuela de sus hijos Vienen todas las semanas, colaboran y se ocupan de la organización de todos los eventos", dice a Apro

Comentarios