Nueva Delhi: vertedero electrónico del mundo

lunes, 13 de octubre de 2008
NUEVA DELHI, 10 de octubre (apro) - Farooq extrae los monitores de viejas computadoras y revisa los cables Su jefe le ha enseñado cómo arreglar una pantalla de computadora usada y consigue que se ilumine de nuevo Si no logra hacerla funcionar, cambia el cableado y prueba con otra Farooq tiene 23 años y trabaja en Shastri Park, una inmensa barriada musulmana ubicada a las afueras de Delhi, donde muchos de sus habitantes trabajan con desechos electrónicos Niños, adolescentes, hombres y algunas mujeres se sientan a las afueras de pequeñas habitaciones con cacharros electrónicos apilados en su interior y se dedican a separar el grano de la paja, es decir, los componentes que se pueden reutilizar de la basura electrónica como el cobre, plomo, plástico o el oro Llamar barriada a Shastri Park resulta un tanto cuestionable si se tiene en cuenta que acoge a unas 100 mil personas Algo parecido ocurre con otros lugares como Seelampur o Mandoli, situados dentro de la llamada Región Nacional de la Capital (RNC) y que engloba una serie de ciudades alrededor de Delhi situadas en las fronteras con otros estados, donde las redes criminales y los negocios ilegales operan con más facilidad Uno de los sectores ilegales en marcha dentro de la RNC es el reciclaje de los desechos electrónicos "Más o menos se calcula que 70% de la basura electrónica del mundo desarrollado viene a Asia: la India, China, Pakistán y Bangladesh", comenta Priti Mahesh, jefa de programación de la ONG india Toxicslink Y 25% de ella acaba en Delhi, verdadero vertedero electrónico de la India Todos los caminos de los desechos electrónicos conducen a Delhi Tanto las 380 mil toneladas producidas anualmente en el país, como los desechos "de fuera", se trasladan en gran medida en camiones desde las ciudades portuarias de Mumbai, Chennai y Ahmedabad hasta la capital india Otros puertos importantes de las costas asiáticas que reciben la basura electrónica son Karachi, en el país vecino de Pakistán, Singapur y Nanhai, situado en la provincia sureña china de Cantón "Los residuos electrónicos del mundo desarrollado vienen a la India de forma ilegal, de manera que es muy difícil conocer con exactitud la cantidad Los deshechos electrónicos llegan al país con otra identificación, como donaciones a ONG o a colegios También a través de la cuota para importar computadoras que tengan hasta diez años de vida La verdad es que es muy difícil estar vigilando cada contenedor", afirma Mahesh Las cifras sobre la cantidad de basura electrónica traída a la India se calculan con un gran margen de error debido a que se trata de un negocio ilegal Mientras algunas ONG consideran que el país recibe la misma cantidad que genera internamente, Greenpeace calcula que sólo un 20% de la basura electrónica en la India procede de otros países Pero la propia Oficina General de Auditoría de Estados Unidos (GAO, por sus siglas en inglés) publicó recientemente un informe en el que denuncia las prácticas de algunas empresas estadounidenses que prefieren enviar sus deshechos electrónicos a China y la India, principalmente, antes que ocuparse de ellos en su propio país Y es que los países desarrollados buscan un espacio para deshacerse de la gran cantidad de residuos electrónicos que generan y al mismo tiempo intentan ahorrar dinero Con estrictos sistemas medioambientales, sobre todo en los países europeos, el costo del deshecho de los residuos electrónicos está aumentando Mientras que reciclar una computadora en Estados Unidos cuesta 14 euros, en la India no suponen más de 14 euros No sólo la producción de camisetas, ahora también la basura electrónica se deslocaliza El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente estima que unas 50 millones de toneladas de residuos electrónicos se generan en el mundo al año y que están creciendo a un tasa anual de 3 a 5 por ciento El Convenio de Basilea, en vigor desde 1992, regula la exportación e importación de desechos peligrosos, así como su eliminación "Necesitamos colaborar con los países desarrollados Por ejemplo, Europa se muestra más consciente a este respecto que Estados Unidos, y a diferencia de éste último ha firmado el Convenio de Basilea Pero cuando hablamos con los traficantes hemos descubierto que, aunque la mayor parte de la basura electrónica procede de Estados Unidos, en buena medida también viene de Europa", señala Mahesh "Pepena" riesgosa Los problemas que causa el reciclaje ilegal de la basura electrónica son tanto de salud como medioambientales "Los trabajadores carecen de protección para enfrentarse a la manipulación de sustancias tóxicas, además de que reciben sueldos por debajo del salario mínimo A menudo se producen quemaduras por el ácido que utilizan para extraer el cobre u otros minerales Hay que tener en cuenta que proceden de los estratos más bajos de la sociedad, así que afrontan más problemas de salud de lo normal", explica Ramapati Kumari, responsable de las campañas de Greenpeace en la India "Y, por supuesto, el reciclaje ilegal también causa problemas medioambientales, ya que se liberan muchas sustancias tóxicas en el aire y el agua, que pueden ser muy contaminantes e incluso cancerígenas", continúa Kumari La extracción de metales como el oro, cobre o plomo, sobre todo de aparatos como computadoras y teléfonos móviles, puede ser un negocio muy lucrativo en el reciclaje ilegal Pero los procesos para obtenerlos son muy rudimentarios y peligrosos La combustión de cables PVC para obtener cobre o el baño en ácido de las placas madre de las computadoras para extraer metales o el calentamiento de circuitos integrados, chips y condensadores tiene lugar al aire libre, cerca de zonas residenciales De este modo, no sólo ponen en peligro a los trabajadores, sino a los residentes de las localidades que se encuentran alrededor En Mandoli, una barriada mitad hindú mitad musulmana, ubicada a las afueras de Delhi, varios hombres y mujeres introducen las placas bases de las computadoras en bidones y palanganas con ácido dentro Sin guantes y con los niños jugando alrededor con los desechos de los desechos, extraen de este modo el cobre y el plomo tan preciados Las calles están sin asfaltar y llenas de barro Para hallar el lugar exacto de Mandoli donde se desarrollan estas actividades ilegales hay que obtener el visto bueno del que llaman "rey" del barrio, un señor gordo vestido de un blanco impoluto en medio de la suciedad de las calles y los mosquitos La Cámara de Comercio e Industria de la India (ASSOCHAM, por sus siglas en inglés) calcula que solamente en Delhi 30 mil personas trabajan en los vertederos de basura electrónica y en los talleres de reciclaje ilegal, de los cuales 6 mil son niños de entre 10 y 15 años "Desde ASSOCHAM le hemos pedido al gobierno indio que prohíba terminantemente el vertido de residuos electrónicos en y alrededor de Nueva Delhi, sobre todo los procedentes de Maharastra, Tamil Nadu y Karnataka Y, sobre todo, que establezcan una legislación efectiva que evite el trabajo infantil en la recolección, segregación y distribución de desechos electrónicos", señala Koteshwar Prasad, director del organismo industrial indio La solución a los peligros del reciclaje ilegal pasa por varios factores: una mejor legislación en la India, mayor colaboración y responsabilidad por parte de los productores y más concienciación en lo que respecta a los consumidores "La India carece de una legislación específica para los residuos electrónicos El gobierno indio se resiste a legislar de forma más estricta en este asunto, pero estamos tratando de presionarles para que se apruebe una ley Consideramos que el gobierno no está haciendo lo suficiente, ni siquiera está dispuesto a admitir que existe un problema", explica Mahesh Kurami señala que es esencial la colaboración de la industria "Las compañías han de esforzarse en hacer productos verdes en primer lugar Además, las grandes empresas que operan de forma global deberían involucrarse en el reciclaje de sus artículos", señala "Otro elemento es la conciencia de los usuarios Debemos exigir a la industria productos verdes y ampliar al máximo su uso En último lugar y no menos importante es que el consumidor no se deshaga del producto electrónico sin saber qué ocurrirá con él", concluye Kumari

Comentarios