Terminan debates en EU con Obama de favorito

jueves, 16 de octubre de 2008
WASHINGTON, 15 de octubre (apro) - Las propuestas para solucionar la crisis financiera se apoderaron del tercer y último debate entre los candidatos a la Presidencia, el demócrata Barack Obama y el republicano John McCain Ambos aspirantes hicieron su mejor esfuerzo por convencer al electorado estadunidense de que sus respectivas plataformas políticas son la mejor oferta para restablecer el camino de la prosperidad y el liderazgo internacional de la Unión Americana El tercer debate celebrado en la Universidad de Hofstra, en Hampsted, Nueva York, ofreció a Obama y a McCain la última oportunidad de presentar sus propuestas para resolver la crisis económica y financiera El encuentro dejó en claro las deficiencias que tiene el candidato presidencial republicano para deslindarse del presidente George W Bush, a quien el pueblo estadunidense achaca gran parte de la responsabilidad de la recesión Tanto Obama como McCain detallaron sus proyectos de recuperación económica, pero la diferencia la marcaron en términos de sus propuestas sobre recortes al pago de los impuestos McCain, quien se ha visto desfavorecido en las más recientes encuestas, acusó a Obama de querer excluir de su programa de recortes tributarios a los verdaderos trabajadores y forjadores de la economía estadunidense "El senador Obama busca reducir impuestos a ciertos sectores de la sociedad estadunidense, mi propuesta es reducir los impuestos a todos los estadunidense", ofreció McCain en respuesta a la pregunta que le formuló el periodista Bob Scheffer, moderador del evento En tanto Obama explicó que su proyecto se concentra en el recorte de los pagos tributarios "a 95% de la población trabajadora de Estados Unidos" Tal y como se esperaba, el debate se concentró casi en su totalidad en debatir el tema de la situación económica estadunidense, lo que permitió a Obama exponer sus diferencias con las propuestas de McCain, a quien en todo momento acusó de estar ligado a las políticas del presidente Bush "Está muy claro que no estoy de acuerdo con el presidente Bush, y quiero aprovechar estas circunstancias para demostrarlo", alegó McCain en un esfuerzo por defenderse de los señalamientos de Obama, aunque durante el debate el republicano nunca puntualizó sus supuestas desavenencias con el aún presidente La discusión de la crisis abordó todos los ángulos macroeconómicos: el recorte tributario, los créditos hipotecarios, los programas de salud, educación y los tratados de libre comercio Consciente de que la crisis económica ha sido propiciada por la insolvencia y volatilidad de los créditos hipotecarios, los dos candidatos presentaron sus programas para abordar el problema, tema crucial para los electores estadunidenses "Del paquete de 700 mil millones de dólares para el rescate financiero, utilizaré 300 mil millones para comprar los créditos hipotecarios de alto riesgo, con la finalidad de ayudar a los estadunidenses en riesgo de embargo a conseguir un mejor refinanciamiento de su adeudo para evitar que pierdan su casa", ofreció McCain Obama dijo que lo primero que desea es restablecer el curso económico enfocado a la creación de empleos, así como imponer limitaciones a las ganancias de los ejecutivos de la banca privada y los mercados financieros Al hablar del tema del libre comercio, Obama insistió en la idea de revisar acuerdos como el TLCAN pactado con Canadá y México McCain respondió que esos acuerdos son saludables para la economía de Estados Unidos y para el resto del mundo Al tratar el tema la guerra sucia electoral, que se desató por iniciativa del candidato presidencial republicano, Obama simplemente señaló que él se está defendiendo de acuerdo con lo que le plantea la plataforma de su contrincante "Reniego de las estrategias de la guerra sucia", enfatizó McCain, lo que fue una evidente alusión al resultado de la encuesta que realizó la cadena de televisión CBS y el periódico New York Times, en que la tendencia marcó un claro apoyo a Obama de 54%, frente a 39 del candidato republicano El inusitado repunte del demócrata se basa en la reacción que ha tenido en el electorado la campaña de descrédito que McCain ha perpetrado en los últimos días sobre su rival El tercer debate, como el primero y el segundo, resultó en un ejercicio político casi monótono, en el que el común denominador volvió a ser la crisis económica y financiera que azota Estados Unidos Esa preocupación confirma que el próximo 4 de noviembre los estadunidenses no votarán por sus intereses políticos, sino por sus expectativas de mejoría económica después de la crisis derivada de la volatilidad de Wall Street

Comentarios