Piratería en Somalia

sábado, 18 de octubre de 2008 · 01:00
LONDRES, 17 de octubre apro) - El capitán británico Colin Darch, de 70 años, maniobraba el buque Svitzer Korsakov la tarde del 1 de febrero de 2008, por las costas del extremo norte de Somalia, cuando en cuestión de minutos fue sorprendido por un grupo de piratas, que más tarde lo obligó a entregar su embarcación Nunca imaginaría que él y un grupo de cinco marineros permanecerían secuestrados durante 47 días, hasta el 18 de marzo pasado, cuando finalmente fueron liberados tras denodadas negociaciones La historia de Darch es una de tantas que se suman a una lista de secuestros y robos recientes por parte de piratas marinos en Somalia "Hacia las 3pm del viernes 1 de febrero, a siete millas al norte de Cabo Gwardafuy, fui alertado por un grito De un costado del buque pude ver a un grupo de cinco piratas en un bote plástico de seis metros a propulsión de motores Yamaha Traté de esquivarlos por la izquierda y la derecha, pero en uno de los intentos percibí que había otra embarcación "Supe en ese momento que no podría escapar y apagué el motor Los piratas intentaron subirse al buque y uno de ellos me dijo: ?Soy Andrew y hablo inglés Este es Omar, nuestro capitán Hagan lo que les decimos?", contó Darch después de la liberación El británico narró, además, que otros 15 piratas los esperaban al sur de donde fueron atracados "Los piratas estaban armados con ametralladoras AK47 y pasaban todo el día mascando khat (goma) Nosotros sobrevivimos con cigarrillos, algo de agua, poco de carne de cabra, leche de camello y chapattis", agregó "Cada día que pasaba pedían una suma distinta de rescate, primero hablaron de 25 millones de dólares, después bajaron a 900,000 y eventualmente aceptaron 678,000 El dinero fue enviado desde Dubai en bote, y una vez que lo obtuvieron nos abandonaron en el norte del país", continuó Según el capitán, el secuestro terminó después de 47 días: "Viajamos de Oman a Dubai, donde nos reencontramos con nuestras esposas Desde entonces he dejado de navegar" Los testimonios del británico fueron recopilados en un informe titulado "Piratería en Somalia" y publicado el pasado 6 de octubre en Londres por el influyente Chatham House, el exInstituto Real de Asuntos Internacionales El documento de 12 páginas, realizado por el investigador Roger Middleton, experto en temas de seguridad, políticas de paz y conflictos bélicos para el Programa de África del organismo, concluye que el problema de la piratería en Somalia "se ha duplicado desde el comienzo de 2008 y ahora amenaza interrumpir el comercio internacional" Destaca que hasta el momento unos 61 buques han sido atacados en las costas del país africano En la mayoría de los casos, los piratas demandan y reciben millones de dólares por la liberación de los rehenes y, de acuerdo con el informe, sus tácticas "se están volviendo más agresivas y efectivas" Además, señala que muchos de los piratas somalíes prestan ayuda a redes del terrorismo internacional, incluida Al-Qaeda y Al-Shabaab, y el dinero que reciben por los rescates es canalizado hacia la guerra en Somalia El problema es tan grave, explica Middleton en su estudio, que los altos índices de piratería están haciendo cada vez más complicados los procedimientos de entrega de ayuda humanitaria al país africano El Programa Mundial de Alimentación (WFP, en sus siglas en inglés) se vio forzado a suspender en enero último su entrega de comida a Somalia, justamente por el problema creciente de la piratería En la actualidad, Canadá quedó a cargo de escoltar las embarcaciones del WFP, pero aún no se han establecido planes concretos sobre qué nación reemplazará a ese país norteamericano cuando su contrato finalice al final del año, destaca el organismo El peligro y los costos por la piratería en Somalia implican que la industria naviera podría verse obligada a evitar atravesar el Cabo de Buena Esperanza, y esto podría aumentar considerablemente los costos de bienes manufacturados y de petróleo procedente de Asia y Oriente Medio, agrega "En épocas de presiones por una alta inflación, esta posibilidad es muy preocupante", sostiene el documento En su informe, Chatham House destaca que el flagelo de la piratería en Somalía "podría crear además un desastre medioambiental" en el Golfo de Adén, si algún tanque petrolero es hundido o es incendiado "El uso de municiones cada vez más sofisticadas hace que aumente esta posibilidad", asevera Desde las últimas décadas, el problema de la piratería había sido asociado directamente con las acciones de grupos armados en los estrechos de Malaca, entre Indonesia y Malasia, pero a partir de 2005 se ha convertido en un problema creciente para los frágiles países africanos Desde el comienzo del año hasta el 25 de septiembre, la Cámara de Comercio Internacional (ICC) y la Cámara Marítima Internacional (IMB) registraron 61 casos de piratería en las costas de Somalia En las dos últimas semanas de agosto pasado, cuatro buques internacionales fueron capturados, aunque los casos más sonados en los medios de prensa fueron por el secuestro del exclusivo yate francés Le Ponant y la captura de una pareja de alemanes que se encontraba navegando por el Golfo de Aden, ambos episodios ocurridos a finales de julio Según el Chatham House, desde diciembre de 2007 la actividad de piratería se ha desplazado de la zona del puerto de Mogadishu hacia el Golfo de Aden, donde unos 16,000 buques lo atraviesan cada año transportando desde petróleo de Oriente Medio hasta bienes y alimentos desde Asia, Europa y América del Norte "Ahora una de las rutas de comercio más importantes del mundo está siendo amenazada por la inestabilidad crónica en Somalia", destaca Además, indica que el único período en el que la piratería naviera desapareció virtualmente de Somalia fue durante los seis meses de la Unión de Cortes Islámicas en la segunda mitad del 2006 Esto indica que un gobierno fluctuante en ese país "es capaz de controlar la piratería "Después del fin de las Cortes y en medio de un ambiente de pobreza y guerra, Somalia se volvió el lugar perfecto para la piratería", agrega En su investigación, el Chatham House determina que los piratas somalíes operan utilizando botes de goma bastante elementales, aunque de rápida maniobra y aceleración Una de las tácticas que utilizan con más frecuencia es el uso de "botes madre", en su mayoría embarcaciones pesqueras secuestradas que les sirven a los piratas como puntos de "apoyo" entre trayectos que suelen ser en promedio de entre unas 50 y 200 millas náuticas Explica que cada vez con más frecuencia utilizan sistemas de navegación satelital GPS y teléfonos celulares muy sofisticados De acuerdo con el informe, la mayoría de los piratas en Somalia provienen de la región semi-autónoma de Puntland, en el noreste del país, con una minoría que provendría de Yemen "Tradicionalmente, muchos piratas, entre los más infames los Afweyne, provenían de Harardheere (Xaradheere) y Hobyo en Somalia Central, aunque la tendencia se está modificando y ahora llegan de Puntland", subraya la investigación a cargo de Middleton En ese sentido, sostiene que el hecho de que los piratas se originen en esa región, una de las más pobres del país, "es significativo", ya que de allí proviene también el presidente del país, Abdullahi Yusuf "Parte del dinero (por los rescates y liberaciones de rehenes) iría a Yusuf como un gesto de cordialidad a un líder regional Y aunque los funcionarios del gobierno somalí y las estructuras de clanes no estén vinculados directamente en organizar la piratería, probablemente se benefician de ella", informa Según Middleton, otro problema que agrava la situación es que la industria pesquera de Somalia está colapsada desde hace 15 años y desde entonces son los buques europeos, africanos y asiáticos los que pescan masivamente en esas aguas, de acuerdo con el Chatham House, que explica que muchos piratas dicen proteger las reservas naturales de su país y por ello "cobran" por los rescates de prisioneros, que consideran como "un impuesto legítimo" "En todo caso, en una región donde el comercio legítimo es muy difícil, donde las sequías significan que no hay agricultura real, y la inestabilidad y la violencia hacen que la muerte sea una posibilidad cotidiana, los peligros de la piratería no se comparan con los enormes beneficios económicos que se obtienen de ella", aclara Uno de los pocos casos en que los rehenes no fueron llevados a algún puerto del país fue el secuestro, el 9 de agosto de 2008, de Jurgen K y Sabine M, dos alemanes que fueron llevados a las montañas, ya que el buque en el que viajaban no era valioso, pero sus rescates sí Ambos alemanes fueron secuestrados por 41 días y liberados tras el pago de un rescate de entre medio y un millón de dólares El pedido de rescate más elevado ocurrió el 20 de julio pasado, cuando un grupo de piratas secuestró la embarcación italiana MV Stella Maris y pidió 35 millones de dólares por ella Hasta el momento no se ha confirmado el pago El organismo londinense sostiene que, en total, los piratas de Somalia se han embolsado este año entre 18 y 30 millones de dólares, y agregó que la primera fatalidad reportada por piratería somalí ocurrió el 22 de agosto pasado, cuando un grupo atacó un buque petrolero de bandera de Malasia y asesinó a uno de los miembros de la tripulación, tras la explosión de una granada Si los piratas se están volviendo más agresivos, "será cuestión de semanas o días hasta que haya más víctimas mortales", y el operar en un área rica en ?tesoros? y con enormes beneficios económicos "hará que la tendencia de violencia se incremente inevitablemente", afirma el informe Una de las razones por las cuales el Chatham House pidió a la comunidad internacional intervenir en el caso es por la ayuda humanitaria que no podrá hacerse llegar a Somalia El 6 de enero pasado, el WFP indicó que el país africano requerirá al menos 185,000 toneladas de alimentos y ayuda para 2008 Entre las opciones que el organismo propuso está organizar una ruta naviera segura, patrullada por buques armados, hasta que Somalia logre un gobierno estable, y ayudar a que el país africano establezca una patrulla costera, que podría ser organizada por Naciones Unidas o la Unión Africana y establecida con fondos externos "El costo para crear una guardia costera podría salir de impuestos de pesca extranjera, pero como han demostrado casos anteriores, dicha fuerza debe ser creada bajo un firme control de un organismo internacional creíble", sugiere Otras de las opciones fue establecer una presencia naval de gran escala en la región del Golfo de Aden a través de la costa somalí, con un mandato específico para combatir la piratería "Una flotilla superior a los 150 buques podría poner fin a la piratería, aunque su costo sería muy alto Es una posibilidad más realista esperar que Europa o India aprueben algún envío de buques patrullas" En su conclusión, sostiene que más allá de la decisión que tome la comunidad internacional, "ésta no debe ser a expensas de los esfuerzos para asegurar una solución política dentro de Somalia "El arma más poderosa contra la piratería será la paz y la oportunidad para todos en Somalia, junto a una fuerza policial y judicial confiable y efectiva Contener o ignorar los problemas de Somalia no son una opción que terminarán bien", señala el organismo Aunque aclara que la piratería "es una amenaza muy real a la industria naviera, pesquera, al medio ambiente, al comercio internacional, pero por sobre todo a Somalia y los somalíes", y ésta "no tiene una única solución "Es esencial que la comunidad internacional formule un plan para asegurarse que la llegada de alimentos y ayuda a Somalia no se vea interrumpida En los próximos tres meses es de gran importancia que se reemplace el mandato de patrullaje de Canadá para los buques de alimentos del WFP Si no se llega a una solución permanente, los somalíes morirán de hambre y los problemas en la región empeorarán", aclara Y si el escenario de pesadilla ocurre y los piratas somalíes se convierten en herramientas del terrorismo internacional, "entonces haber fallado para actuar ahora será desastroso", concluye

Comentarios