Economía: el efecto dominó

sábado, 25 de octubre de 2008
LONDRES, 24 de octubre (apro) - La crisis del sistema financiero internacional tendrá un "efecto dominó" que llevará a la recesión a todas las economías del mundo, en las que habrá de manera simultanea colapsos en los gastos empresarial y de consumo Sin embargo, China y otras economías emergentes como India y Brasil, podrían contribuir a la solución del problema: tienen capacidad para impulsar el crecimiento global a partir de la diversificación de sus economías Tal es una de las conclusiones del informe titulado Una sincronizada caída a la recesión: foco en la limitación del daño, publicado el pasado 20 de octubre por el think-tank londinense Chatham House El informe enfatiza que la confianza en el sistema bancario ha quedado "en ruinas" y que pese a los esfuerzos concertados por parte de los bancos centrales y de los gobiernos --incluida la recapitalización de muchas entidades financieras--,"aún no está claro si las olas de pánico y destrucción se han detenido, ya que muchas de las repercusiones de esa crisis tienen que emerger, incluidas acciones legales y daños económicos" El informe --elaborado por Vanesa Rossi, investigadora del Programa de Economía Internacional del Chatham House-- subraya que las economías líderes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que preside el mexicano José Ángel Gurría, "se sumergen en una inusual recesión sincronizada, impulsada por el colapso simultáneo del gasto de consumo y de las empresas" Y advierte: "Esto ahora empeorará ¿Pero es posible que una recesión severa de los países de la OCDE sumerja al resto del mundo? Hasta mediados de 2008, los mercados emergentes se mostraban fuertes Pero ahora la crisis se ha profundizado y ninguna región quedará inmune a las olas expansivas del colapso" De acuerdo con el informe, las cifras de crecimiento de China serán muy importantes, ya que esa nación será la que más contribuya al crecimiento económico mundial "China tratará de luchar contra la recesión ¿Pero lo logrará? Si logra mantener el crecimiento, impulsado por sus enormes parcelas de ahorros en el sistema bancario, entonces proveerá de una sustancia importante para mantener la economía global a flote" Insiste: "Un crecimiento sostenido de China ofrecerá la mejor esperanza para limitar el daño causado a la economía mundial por la crisis actual" Señala que, "sin lugar a dudas", la crisis financiera internacional "requerirá de esfuerzos globales, sustanciales, persistentes y coordinados" para superar los problemas, "incluso con medidas excepcionales y aún más extraordinarias" que las tomadas hasta el momento "Estados Unidos y la Unión Europea (UE) están ahora tratando de comprender la inmensidad del trabajo que deben hacer El mensaje es ahora: ?Hacer lo que sea necesario para detener una mayor destrucción?" Pero advierte que el deterioro de las economías mundiales está empujando a la baja las perspectivas de las compañías para crecer y hacer aumentar la deuda pública, algo que puede, a su vez, dañar más los mercados financieros y las economías del mundo Otro aspecto que se agrega a la ecuación es el del pánico El informe señala: "Si los bancos centrales del mundo y los gobernantes no restauran el orden lo antes posible, la recesión se transformará en un pozo Para las finanzas, será un problema mucho mayor que simplemente sumar las llamadas malas deudas Sobre esto, se agregan los efectos perniciosos de reducir todas las deudas ?las buenas y las malas-- sobre la base de la dramática caída en los precios de bienes Semejante reducción tiene como efecto potencial destruir más instituciones financieras: muy pocas cuentan con dinero y reservas disponibles para cubrir los gastos Además, es virtualmente imposible obtener fondos en las condiciones actuales" En ese sentido, destaca que, aunque los bancos centrales y los gobiernos del mundo "tratan de ayudar" de forma coordinada, el problema es tan grave "que hay muy poco que puedan hacer" Para las familias y compañías, el problema ahora no es sólo reducir gastos para el futuro, sino que deben enfrentar el congelamiento de créditos, lo que frenará el pago de sueldos y costos Pronostica que el Producto Bruto Interno (PIB) en Estados Unidos y Europa podría caer hasta en un 2 por ciento para 2009, pero teniendo en cuenta la actual crisis y su gravedad, "el porcentual será más parecido al visto durante la crisis de deuda en el Tercer Mundo": una caída de hasta 10 por ciento del PIB durante los próximos meses Para ilustrar el fuerte impacto de la crisis crediticia, el informe expone un ejemplo: California tiene serios problemas para pagar los salarios de sus maestros debido a la obstrucción en el sistema para canalizar fondos Señala que éste es el tipo de problemas que golpeó a Rusia a mediados de los años 90, "nunca se hubiera esperado que ocurriera en Estados Unidos" La implosión El informe señala que los países miembros de la OCDE están al borde del desastre económico Pronostica que el año próximo será "muy oscuro" Dice: "El crecimiento global será arrastrado a la baja por la crisis de los mercados emergentes, sumado a las condiciones de recesión en las principales economías desarrolladas" Se pregunta: "¿Pero cuán mala puede ser la caída y cómo podría limitarse el daño?" Afirma que la amenaza de una recesión global como la registrada en 1982, o incluso peor, "es desafortunadamente muy alta", a pesar de que los peligros inflacionarios son actualmente menores a los de aquel año "Si la inflación cae, como ha ocurrido típicamente durante las recesiones, el próximo año existirá el peligro serio de la deflación (bajos precios con caída de actividad productiva) Esto sólo exacerbará los problemas de deudas, como le ocurrió a Japón en la década de 1990" Sin embargo, aclara que podría existir la esperanza de una mayor diversificación de las economías emergentes, especialmente en Asia, algo que podría favorecer una mejor demanda de consumo doméstico e impulsar la exportación, dependiendo menos de Estados Unidos La esperanza en los emergentes El informe enfatiza que el alto crecimiento global de los últimos años se ha debido al impulso sostenido de los mercados emergentes, especialmente de China y los países productores de energía Según el informe del Chatham House, las tendencias alcistas en los PIB de países emergentes se han acelerado marcadamente en la última década, principalmente de países como China, que logró superar al dominante Estados Unidos "En términos de contribuciones a las ganancias del PIB mundial, China ha sobrepasado a Estados Unidos, mientras que India está a la par de Japón La Unión Europea (UE) sólo temporalmente mejoró su posición reciente debido al impacto que ha tenido la subida del euro frente al dólar de 2006 a 2008 En términos de su contribución colectiva, los países emergentes excederán a los de la OCDE", agrega Además, subraya que incluso con la crisis en el mundo desarrollado y una eventual recuperación de Estados Unidos y la UE para 2010, "el bloque de mercados emergentes será el contribuyente dominante para expandir el PIB mundial" Estima: "Aunque el pronóstico inmediato para la economía global parece oscuro, la experiencia histórica de los mercados emergentes guiará el camino para una recuperación" Señala "otro factor positivo": "una mayor cooperación entre los bancos centrales ante desafíos serios y comunes Tal vez esto sirva para conseguir una mayor política de coordinación global en otros aspectos" De acuerdo con el informe, la crisis crediticia actual en el sistema financiero "debe ser controlada lo antes posible para evitar que el pánico destruya a más compañías y los ahorros de los ciudadanos" El daño colateral está creciendo rápidamente, y esa es la razón por la cual los bancos centrales y los gobiernos "están metiendo las manos en los bolsillos de los contribuyentes, imprimiendo más billetes para evitar una caída y limitar la destrucción de partes saludables de la economía "En términos del panorama global, lo que ha surgido fuertemente (?) es el entendimiento de que todos operamos dentro de un sistema económico y financiero global único, y que éste es demasiado grande para que un país lo pueda controlar por sí solo", sostiene el informe Los bancos centrales se han movilizado rápido para abrir canales de cooperación y coordinación "y podemos reconocer claramente el importante papel que juegan tanto las principales economías de la OCDE como los mercados emergentes" De hecho, las economías y mercados emergentes "se han subido al asiento del conductor de la economía global: ellos son lo suficientemente grandes, están interconectados y son exitosos en promover políticas para impulsar su crecimiento (?) en contraste con un bajo crecimiento en Estados Unidos y en las mayores economías del OCDE", añade Más allá de los pronósticos para 2009 --"seguramente una crisis global severa"-- las tendencias a largo plazo "revelarán una continuación de patrones previos de crecimiento, con los mercados emergentes --liderados por China-- nuevamente a la cabeza, como lo hicieron tras las crisis de la década de los años 90" Y señala que, incluso, las economías emergentes "podrían dominar el ciclo global de negocios" No obstante, advierte que previamente es necesario "un masivo esfuerzo global para revertir la crisis actual, que incluye medidas extraordinarias ?sacadas de la galera? De hecho, la UE y Estados Unidos ya se han embarcado en acciones sin precedentes para recapitalizar sus bancos En condiciones de desesperación, remedios inusuales deben ser aplicados Ya se han implementado prohibiciones a las llamadas ventas rápidas de acciones, y muchas bolsas están aplicando límites contra la volatilidad" Según el informe, "semejantes medidas tal vez deban ser extendidas mientras los gobiernos hacen todo lo que pueden para frenar el pánico" "Algunos países han cerrado sus mercados financieros y semejantes acciones pueden ser por momentos necesarias, simplemente para permitir a los corredores de bolsa trabajar en medio del caos bursátil y comprender mejor las implicaciones por las potenciales demandas judiciales que podrían surgir de esta crisis"

Comentarios