Italia: el rostro violento del racismo

sábado, 4 de octubre de 2008
Roma -- Las leyes de corte racista introducidas recientemente por el gobierno italiano, así como el discurso y comportamiento xenófobo de la Liga Norte ?partido que integra la coalición de gobierno--, son factores que influyeron en el asesinato de seis africanos cometido el pasado 18 de septiembre por un comando de siete sicarios en Castel Volturno, una población cercana a la ciudad de Nápoles Gracias al testimonio de Joseph ?un ciudadano de Ghana que resultó herido durante los hechos-- la Procuraduría de la República logró identificar y arrestar a algunos de los autores materiales del múltiple homicidio Los sicarios disparados 130 proyectiles provenientes de siete armas diferentes, entre ellas un rifle Kalashnikov, según informaron horas después de la masacre Franco Gratteri, director del Grupo Anticrimen, Carmelo Casabona, jefe de la Policía, y Rodolfo Ruperti, jefe del Squadra Mobile de la ciudad de Caserta De acuerdo con estas fuentes, los hechos ocurrieron en la sastrería Exotic, donde habitualmente se reúnen trabajadores y vendedores de droga africanos Los sicarios llegaron a ese lugar a bordo de un auto y una motocicleta "Disparaban a lo loco Estaban completamente drogados Tan es así que mataron a seis honestos trabajadores del campo sin ningún vínculo con la mafias italiana y africana de la zona", afirmó un testigo de los hechos Esta hipótesis fue aceptada parcialmente por Conchita Sannino, conocida experta en asuntos sobre la mafia italiana "No les importó a quien disparaban porque lo que llevaban era un claro mensaje: que también la comunidad africana del lugar tiene que pagar una tangente (mordida) por la droga y la prostitución de la zona", escribió la experta en un artículo publicado el 23 de septiembre en el periódico La Repubblica Según las sus primeras investigaciones, la masacre fue producto de la violenta estrategia que sigue desde hace meses la familia de los Casalesi, integrante del clan La Camorra que controla la zona de Nápoles Para la Dirección Antimafia lo sucedido es una señal que manda esta "familia" a los mafiosos africanos que pretenden independizarse para evitar el pago por la droga que introducen en el mercado de la zona "Son muchos los que quieren independizarse y por eso los jefes de esta familia ordenaron la masacre"', explicó a los medios de comunicación un investigador de la Dirección Antimafia La rebelión Pocas horas después del asesinato de los seis "braceros", miembros de la comunidad africana ?cuya mayoría de miembros trabaja en la agricultura?estallaron en rabia: entre 80 y 100 de ellos --armados con palos, varas de fierro y piedras-- bloquearon calles, destruyeron vitrinas de negocios y parabrisas de autos estacionados, y quemaron contenedores de basura "Queremos justicia", gritaban "No es cierto que nuestros amigos asesinados vendían droga o que eran camorristas Todo lo que se ha dicho hasta ahora de ellos y de nosotros es falso", explicó uno de los manifestantes Para los africanos era fundamental diferenciarse de sus compatriotas que venden droga, controlan la prostitución o que hacen negocios con la Camorra "Nosotros somos personas de bien y por ello no es justo que cada vez que se habla de droga nos responsabilicen sólo por el color negro de nuestra piel ¡Esto es racismo¡ ¡Italianos bastardos¡", agregó el manifestante mientras la televisión mostraba a sus compañeros atacando una camioneta de la policía Desde aquel día, las protestas africanas contra el racismo han continuado El 29 de septiembre unos 2 mil extra comunitarios de color de Castel Volturno volvieron a invadir las calles, esta vez pacíficamente, para protestar contra la discriminación racial que, afirman, sufren desde hace años La policía arrestó a uno de los sicarios: Alfonso Casarano, miembro de la familia de los Casalesi Ello confirmó la hipótesis sobre que la Camorra fue responsable del ataque Cambio de piel Sin embargo, analistas italianos llamaron la atención en un hecho: los asesinatos en Castel Volturno ocurren en un cotexto de racismo, aupado por leyes antiinmigración aprobadas por el gobierno italiano y por declaraciones xenófobas y racistas de algunos miembros de la Liga Norte (LN), uno de los partidos de la alianza de gobierno "Pero que mezquitas ni que mezquitas Los inmigrantes deben rezar y orinar en el desierto", declaró el pasado 15 de septiembre Giancarlo Gentilini, vicealcalde de Treviso, perteneciente a la LN "No nos deben romper más las pelotas con eso de los inmigrantes, viejas caras de mierda", afirmó ese mismo día Mario Borghezio, diputado de la LN durante una reunión interna de este partido A ello se agregan medidas racistas en contra de los inmigrantes Por ejemplo, en Padua se construyó un muro que divide las zonas habitacionales de inmigrantes e italianos El Ministerio del Interior concluirá en este mes de octubre el fichaje de los miembros de las comunidades gitanas presentes en Italia, y ha introducido trabas legales al derecho de asilo y a la llegada de familiares de los inmigrantes Tal normativa fue avalada el pasado 3 de octubre por la Comisión europea (CE), pues consideró que no violaba los principios que rigen la inmigración extracomunitaria en la Unión europea (UE) La decisión de la CE no fue unánimemente aceptada ni en Italia ni en Europa Durante una reunión de la CE, celebrada el pasado 16 de septiembre en Bruselas, en la que se abordó el tema "Los gitanos en la UE", Eugenia Roccella, subsecretaria de Salud y representante de Italia en esa reunión, no pudo hacer uso de la palabra debido a las airadas protestas de los presentes contra ella y su gobierno En la misma reunión George Soros, el millonario de origen húngaro, afirmó que las medidas contra la inmigración introducidas por Italia eran ilegales y que por ello debían ser llevadas a la Corte de Justicia La Santa Sede tampoco comparte los criterios anti-inmigrrantes del gobierno italiano "En los temas de derechos humanos y en el de acoger a inmigrantes, el gobierno italiano hace el mínimo indispensable", declaró el pasado 24 de septiembre a Radio Vaticana, el arzobispo Agostino Marchetto, secretario del Pontificio Consejo para los Migrantes El gobierno Berlusconi "debe tomar en seria consideración una fuente tan autorizada como monseñor Marchetto", declaró Livia Turco, jefe del Partido Demócrata en la comisión parlamentaria de Asuntos Sociales, pocas horas después de conocer las declaraciones del arzobispo Mucho menos diplomático fue el comentario de Paolo Ferrero, secretario del Partido de Refundación Comunista: "Con sus medidas inspiradas en una lógica racista, este gobierno está creando un clima peligroso y dañino", dijo a los medios de comunicación el mismo día de la declaración de Marchetto El semanario católico Familia cristiana coincidió con el líder comunista En su edición del 26 de septiembre, dedicada a la inmigración, advirtió sobre el resurgimiento del racismo: "Italia está cambiando piel: es siempre más violenta e intolerante" La publicación recordó que si antes se decía que "los italianos eran gente buena", ahora, "con los últimos acontecimientos, parece ya no ser así" La revista afirmó lo anterior al abordar el caso de un homicidio de un joven de color que había robado unas galletas: el dueño de un negocio y su hijo lo mataron a golpes "Sin considerar lo insignificante del robo y la furiosa reacción de los agresores, los magistrados afirman que detrás de este delito no está el racismo", explicó irónicamente Familia Cristiana Presencia militar El 23 de septiembre los ministerios del Interior y de la Defensa acordaron el envió de 500 soldados a Campania, región en la que se encuentra Castel Volturno Estos militares se unen a los 300 soldados y a los 400 policías que ya se encontraban allí desde agosto pasado Su misión: contrarrestar las actividades delictivas de la Camorra "El aumento de la presión en el lugar tiene por objeto neutralizar a la mala vida organizada visto que estamos en presencia de una verdadera guerra civil de la Camorra", dijo el ministro de Interior, Roberto Maroni, al anunciar el envío de los militares Para el ministro de la Defensa, Ignazio La Russa, el problema es sin embargo otro: "Pero qué guerra civil, ni qué guerra civil, se trata de una simple guerra entre bandas criminales", comentó El combate a la Camorra con más militares no convence en absoluto al sindicato de policía "Los 500 soldados más, que costarán al erario 3 millones de euros, responden a una lógica de control del territorio, cuando lo que sirve a Campania son más investigadores: los Casalesi se pueden exterminar con investigaciones a fondo, no con retenes militares", afirmó Enzo Letizia, secretario nacional de ese sindicato En el último año los inmigrantes ilegales aumentarion 60 por ciento Para enfrentar este incremento, el gobierno italiano aprobó el pasado 23 de septiembre un presupuesto de casi 100 millones de dólares que será destinado, en los próximos tres años, a la construcción de nuevos centros de identificación y expulsión de indocumentados Días antes de esta aprobación de este presupuesto, el comisario europeo de la Justicia, Jacques Barrot, bloqueó un decreto del gobierno de Berlusconi que consentía la expulsión de los extra comunitarios que no ganan el sueldo mínimo "Las leyes europeas --explicó Barrot-- no prevén un requisito económico para circular en los países de la UE" Maroni por su parte invitó al Parlamento italiano "a reflexionar sobre los arrestos a domicilio que se conceden a los miembros del crimen organizado" También propuso no extender este derecho a los mafiosos arrestados para evitar que se repita lo sucedido en Castel Volturno: el sicario detenido, miembro de la familia de los Casalesi, gozaba de arresto domiciliario

Comentarios