Alemania: empantanados en Afganistán

sábado, 8 de noviembre de 2008
BERLÍN, 7 de noviembre (apro) - El convoy militar alemán se desplazaba en siete vehículos blindados Su misión era rastrear depósitos talibanes de cohetes en Hadschi Amanullah, un pueblo cercano a la ciudad de Kundus En el operativo participaban 160 soldados alemanes y un contingente afgano de 30 soldados y 20 policías Desde comienzos de 2002, las tropas alemanas controlan el norte de Afganistán, en el marco de la operación ISAF realizada por la OTAN En los últimos meses, su cuartel general en Kundus es hostigado periódicamente con cohetes y disparos El operativo comenzó con éxito En un escondrijo secreto fueron encontrados dos cohetes Los soldados alemanes recibieron allí un indicio concreto, de parte de pobladores locales, sobre otro arsenal escondido El convoy militar se puso nuevamente en marcha Un ciclista se acercó de repente a uno de los camiones blindados Acto seguido, hizo detonar la carga que llevaba El vehículo blindado entró en llamas Su munición explotó Los soldados del batallón de paracaidistas Patrick Behlke y Roman Schmidt, de 25 y 22 años, respectivamente, salieron disparados del vehículo y murieron a causa de las heridas La detonación también provocó la muerte de cinco niños afganos, quienes jugaban a un costado de la calle, según las primeras versiones Otros dos soldados alemanes resultaron heridos, uno de ellos de gravedad, lo mismo que dos niños afganos El hecho ocurrió el 20 de octubre pasado, a las 13:05 horas Ese mismo día, a través de su página web, los talibanes reconocieron la autoría del atentado suicida Su vocero, Sabiullah Mudschahid, identificó como su ejecutor a un hombre llamado Islamuddin, calificó a las tropas alemanas como tropas de invasión y amenazó con nuevos atentados en su contra El motivo del atentado fueron los operativos en busca de armas que realizaron los alemanes en algunas casas del pueblo En entrevista con Spiegel Online, el 27 de octubre pasado, el jefe de los servicios de inteligencia afganos en Kundus, Abdulmajid Azimi, dio una versión algo más precisa de los hechos Los talibanes, dijo, pusieron en marcha el atentado cuando los alemanes dejaron el cuartel general Sus informantes indicaron por teléfono celular la ruta del convoy, pero los servicios de inteligencia afganos no disponen de la tecnología suficiente para interceptar y ubicar rápidadmente cada llamada "El autor del atentado suicida fue activado cuando los alemanes estaban repartiendo agua mineral y lápices entre los niños Una vez que se lo envía, es casi imposible identificarlo entre la masa", señaló Hasta no hace mucho tiempo, la televisión alemana presentaba a sus soldados en Afganistán desarrollando tareas vinculadas a la ayuda humanitaria, la desactivación de minas y el mejoramiento de la infraestructura Hoy, los reportes hablan sobre todo de operativos de control, retenes y requisa de armas En tanto, la asignación de fondos se hace dependiendo de las prioridades Así, por ejemplo, mientras que para la reconstrucción civil se dedican 140 millones de euros anuales, la misión militar cuesta alrededor de 500 millones al año El ejército alemán asume las tareas de reconstrucción como una especie de ayuda (armada) para el desarrollo Esta naturaleza dual, que mezcla ayuda civil y operaciones militares, ha sido motivo de fuertes críticas por parte de parte de las organizaciones de ayuda que operan en el país El mandato de la misión no apunta a fortalecer las estructuras del gobierno central afgano Tampoco incluye el combate contra el narcotráfico, los señores de la guerra y la corrupción, porque de este modo aumentaría el número de bajas alemanas Y el atentado talibán suicida, con su altísimo costo en vidas de niños, apuntaría a forzar una radicalización del perfil bélico, con su consiguiente costo político entre la población local y la alemana Los "caídos" El número de soldados alemanes muertos en Afganistán desde 2002 se elevó a 30, y el atentado provocó un cambio sustancial en el discurso oficial germano El viernes 24 de octubre, durante la ceremonia religiosa dedicada a los soldados en Zweibrücken, Alemania, el ministro de Defensa germano, Franz Josef Jung, expresó: "Me inclino ante los muertos que han caído en misión de paz por nuestro país" En varias oportunidades, a lo largo de su alocución, el ministro definió como "caídos" a los dos soldados muertos Y es la primera vez que lo hace así Hasta ahora, el discurso oficial asumía que los soldados que retornaban en un ataúd de Afganistán habían "fallecido" o "perdido la vida" La elección de las palabras no es fortuita Ni antes ni ahora Al referirse a Afganistán, el gobierno alemán habla de "conflicto armado" Y para definir la tarea del ejército germano se apela a eufemismos tales como "misión de estabilización" o "misión de paz" Pero la mención explícita del ministro Jung cambia el panorama, ya que sólo en la guerra hay soldados "caídos" La prensa germana interpretó que el ministro reconocía de manera implícita que la misión en Afganistán es "una misión de guerra" Ya desde antes las propias tropas reclamaban una adaptación del discurso oficial a las duras condiciones imperantes en el terreno La falta de ese reconocimiento póstumo a los soldados muertos causaba malestar entre las filas "No es momento para aclarar si se trata de una guerra o no", insistió, sin embargo, el ministro Jung Reconocer oficialmente que la de Afganistán es una guerra podría tener derivaciones indeseables Por ello, gran parte de la población alemana tiene contratado un seguro de vida, aunque casi todos incluyen cláusulas que dejan sin efecto el cobro por parte de los deudos, en caso de que el asegurado muera en una guerra Pero, por sobre todo, se busca no irritar la susceptibilidad de la opinión pública alemana Pocas palabras tienen para esta sociedad una resonancia tan negativa y dolorosa como la palabra "guerra" Diferentes encuestas señalan que dos tercios de la población germana está en contra de la misión en Afganistán El 16 de octubre pasado, el Parlamento federal prolongó el mandato de las tropas alemanas en Afganistán Se decidió, así mismo, aumentar de 3 mil 300 a 4 mil 500 el número de efectivos estacionados A favor de la prolongación votaron los diputados de la coalición entre conservadores y socialdemócratas en el gobierno, y también los liberales A las voces de La Izquierda, que siempre han exigido el retiro de las tropas, se ha sumado el escepticismo de los Verdes Su nuevo jefe, Cem Özdemir, le pidió a la canciller Ángela Merkel que explique públicamente el motivo y la duración de la misión La prolongación otorgada a la misión no fue esta vez de 12 meses, como era costumbre, sino de 14 meses, es decir, hasta diciembre de 2009 Oposición y prensa interpretaron al unísono el motivo: en septiembre de 2009 tendrán lugar las elecciones parlamentarias para designar al canciller federal Los conservadores y socialdemócratas en el gobierno ralearon así, de un plumazo, un tema que en la campaña electoral sólo puede jugarles en contra Cada vez más muertos El número de muertos en Afganistán ha crecido sustancialmente en lo que va del año De un total de 1000 soldados de la OTAN muertos desde la invasión en 2001, 250 cayeron en 2008 También la cantidad de civiles afganos ha vuelto a aumentar en los últimos años Por causa directa o indirecta de la invasión en 2001 y hasta 2003, murieron entre 6 mil 300 y 23 mil 600 civiles, según datos del periódico The Guardian y del profesor Marc Herold, de la Universidad de New Hampshire No hay datos de 2004 Pero la cantidad de civiles muertos pasó de 478 en 2005 a 929 en 2006 y mil 633 en 2007, de acuerdo con cifras de Human Rights Watch La región norte del país, controlada por los alemanes, fue considerada durante años como relativamente tranquila y segura, pero esto ha cambiado sustancialmente Y las tropas alemanas han sufrido, en lo que va del año, la mayor cantidad de atentados desde que asumieran el comando regional en 2002 "Se trata de un aumento en los ataques de 40%", dijo la diputada de La Izquierda, Monika Knoche, durante el debate parlamentario de octubre Nadie la desmintió El 27 de agosto, una patrulla del ejército alemán se topó al norte de Kundus con una trampa explosiva Un soldado murió y otros tres resultaron gravemente heridos Un día más tarde, el 28 de agosto por la noche, soldados alemanes, apostados en un retén al sur de Kundus, abrieron fuego contra un auto que no acató la orden de detención, matando a una madre y a dos niños e hiriendo a otros cuatro El 26 de octubre último, en un hecho de características similares, un auto fue baleado por soldados alemanes, hiriendo de gravedad a cinco de sus ocupantes, incluso mientras intentaban escapar corriendo Más tarde se confirmó que el auto transportaba un ataúd con un cadáver, que debía ser sepultado en Kundus Estas muertes civiles corroen la imagen de la misión entre la sociedad alemana, pero mucho más entre la población local, que ve a los alemanes cada vez más como una fuerza de ocupación, indiferenciada de la norteamericana y la británica Y la tarea de reconstrucción encuentra además serios obstáculos "La corrupción que proviene de los lores de la guerra y las milicias, vinculada además en parte con el gobierno afgano, ha logrado que el pueblo esté desilusionado con la reconstrucción y el proceso político", declaró uno de los mejores expertos alemanes en el tema, Thomas Ruttig, al diario alemán Taz, el pasado 8 de octubre En esferas del gobierno y el ejército germanos se conoce el seguimiento pormenorizado que los talibanes hacen del debate en los medios y la sociedad alemana El aumento de los ataques talibanes y la disminución de las noticias vinculadas a la reconstrucción han hecho crecer el escepticismo, pues la población no cree que la seguridad de Alemania se defienda en Afganistán, tal como aseguran algunos políticos Pantano Alemania es, después de Estados Unidos y Gran Bretaña, el país que más soldados aporta dentro de una fuerza de la ISAF, conformada por 53 mil efectivos A pesar de que la misión militar en Afganistán es la más importante del ejército alemán desde la Segunda Guerra Mundial, el gobierno nunca intentó aclararle a la opinión pública por qué los soldados alemanes arriesgan allí su vida Para Jung, se trata sólo de un problema de "comunicación" frente a la opinión pública A su juicio, el gobierno debería hacer un mejor trabajo de convencimiento El ministro se niega a decir en voz alta lo que muchos especialistas pronostican: que el éxito de la misión está seriamente amenazado y que podría terminar en una derrota Por su parte, el diputado verde Winfried Nachtwei ha dicho que el envío de otros mil efectivos sólo tiene como fin atenuar la presión de Estados Unidos y la OTAN Las voces críticas surgen también de las filas oficialistas El político socialcristiano Peter Ramsauer abogó por una estrategia de retiro de tropas, pero luego se retractó El demócrata cristiano Willy Wimmer dijo que "si no se producen cambios en la política alemana en Afganistán y los soldados germanos siguen retenidos en un escenario de una guerra que, según las estimaciones británicas, podría durar 40 años, entonces es tiempo de retirarse" Y diferentes expertos alemanes opinan que un eventual retiro de las tropas significaría un triunfo de los talibanes y los lores de la guerra, trayendo aún más muerte entre la población afgana "La consecuencia de un retiro de las tropas sería una guerra civil y una gran masacre de mujeres", advirtió la ministra de Ayuda para el Desarrollo, Heidemarie Wieczorek-Zeul, durante el debate parlamentario En tanto, altos mandos militares han dicho que esta guerra no puede ganarse a través de las armas Mark Carleton-Smith, comandante de las tropas británicas en Afganistán, en declaraciones al Times de Londres, el 6 de octubre pasado, exigió una solución política, de largo plazo, basada en medios político-diplomáticos Y el experto Thomas Ruttig abogó por apoyar la continuación de las conversaciones que tuvieron lugar en septiembre último en La Meca, entre representantes del gobierno afgano y altos mandos talibanes, para tratar de poner fin al derramamiento de sangre

Comentarios