El misterioso caso de Félix Batista

domingo, 21 de diciembre de 2008
Ante la extraña desaparición de Félix Batista ?exmilitar cubano-estadunidense experto en liberación de víctimas de secuestro?, luego de haber iniciado un programa de conferencias que acordó con el secretario de Seguridad Pública de Coahuila, Fausto Destenave Kuri, todo el mundo se lava las manos Mientras la empresa a la que pertenece, ASI Global Kidnap & Ransom Response, afirma que en ese momento Batista trabajaba por su cuenta, las autoridades federales y estatales se niegan a dar al caso la categoría de secuestro y se tiran la bolita de la investigación A su vez, funcionarios consulares de Estados Unidos rechazan que sea agente del FBI, pero muestran un enorme interés en el caso SALTILLO, Coah- Más allá del móvil que la produjo, la desaparición aquí del cubano-estadunidense Félix Batista, experto en seguridad y en negociaciones para liberar a víctimas de secuestros, en momentos en que se hallaba acompañado, entre otros comensales, por tres empresarios de la seguridad privada, deja interrogantes sobre la equívoca conducta de las autoridades Las líneas de investigación hechas públicas hasta ahora indican que el negociador pudo entregarse como rehén mientras se pagaba el rescate del empresario de la seguridad José Pilar Valdés, secuestrado el domingo 7 de diciembre y liberado horas después de la desaparición de Batista Otra hipótesis sostiene que el secuestro de Valdés pudo haber tenido como propósito llegar a Batista Y una hipótesis más ?confiada a Proceso por fuentes de la fiscalía? aventura que Batista fue levantado por Los Zetas, al considerar que era un agente encubierto del gobierno de Estados Unidos ocupado en tareas de inteligencia Charlie LeBlanc, presidente de la empresa para la que trabaja Batista, y una fuente diplomática consultada por Proceso insistieron en que el plagio pudo ser consecuencia del hecho de que medios de comunicación mexicanos lo identificaron erróneamente como agente o exagente del FBI LeBlanc inclusive dijo que ese equívoco o desinformación ponía en peligro su vida Este es un adelanto de la edición 1677 de Proceso, que ya está en circulación

Comentarios