¿A quién sirven los servicios secretos de Pakistán?

lunes, 8 de diciembre de 2008
MÉXICO, D F, 5 de diciembre (apro)- Según el corresponsal Rob Watson, de la BBC de Londres, es habitual que la India acuse a su vecino y archienemigo, Pakistán, de los ataques que ocurren es su territorio Y la serie de atentados perpetrada la última semana de noviembre en el corazón de Bombay no fue la excepción Todavía no se disipaba el humo de los bombazos ni se terminaba el recuento de las víctimas, cuando el gobierno de Nueva Delhi ya señalaba a "elementos provenientes del exterior" Los ataques fueron reivindicados por un grupo desconocido, autodenominado como Mujaidines de Deccan, pero los interrogatorios al único sobreviviente de los atacantes apuntaron hacia Lashkar-e-Taiba, una organización conocida y de fuerte activismo Lashkar-e-Taiba (Ejército de los Puros) y Jaish-e-Mahoma (Ejército de Mahoma) son los dos grupos fundamentalistas que más atentados han cometido durante los últimos diez años en la India y en la disputada provincia de Cachemira, no pocas veces apoyados por el ISI, el servicio secreto de Pakistán Vinculados con la red de Al Qaeda y el movimiento Talibán, a ambos se les atribuye, entre otros, el secuestro y desvío de un avión de Indian Airlines a Kandahar (1999), los ataques sucidas al Parlamento de Nueva Delhi (2001), los atentados a los trenes de Bombay (2006) y el ataque a la embajada india en Kabul (2008), todos saldados con cientos de muertos y heridos Plagada de grupos violentos por motivos étnicos, religiosos y separatistas, algunos de filiación doméstica y otros conectados con las redes paquistaníes y bengalíes, la India se ubica en el cuarto lugar entre los países con más víctimas del terrorismo en el mundo Tan sólo en 2007 se contabilizaron mil, y el cálculo promedio de atentados terroristas de diferente magnitud es de 100 por mes No obstante, en todos los de dimensiones mayores, no sólo la inteligencia de la India, sino también las de Estados Unidos y Gran Bretaña, han apuntado inequívocamente hacia una participación del ISI paquistaní, si no en forma institucional, por parte de algunos de sus elementos más duros, en activo o inclusive retirados En todo caso, las acusaciones de un doble juego por parte de este servicio secreto, de oscura reputación, son de larga data Pero, ¿qué es y a quién sirve realmente el ISI? El Inter-Services Intelligence o ISI es una de las tres ramas ?la más grande y poderosa? de los servicios de espionaje oficiales de Pakistán Fue creado en 1948, a raíz del pobre desempeño de las otras agencias de inteligencia paquistaníes durante la primera guerra entre India y Pakistán (1947), y es dirigido por la cúpula militar, aunque su estructura burocrática cuenta con un director Inicialmente se especializó en el manejo de la inteligencia externa y no fue sino hasta fines de los años cincuenta, con el presidente Ayub Khan, cuando empezó a realizar tareas de espionaje interno, sobre todo contra la oposición política, para preservar el régimen militar Después de nuevas fallas en la segunda guerra indo-paquistaní de 1965, el ISI fue reestructurado y se expandió su labor a la zona oriental de Pakistán, donde evidentemente tampoco cumplió bien su labor, ya que en esa época se gestó el movimiento separatista que culminó con la independencia de Bangladesh Crítico del papel del ISI en los comicios paquistaníes de 1970, que derivaron en esta pérdida territorial, el siguiente presidente, Zulfíkar Alí Bhutto, redujo sus tareas en el ámbito doméstico y las derivó al campo de la contrainteligencia Con ello, momentáneamente, le restó poder a este organismo en las sombras, que cada vez jugaba un papel más importante en la política interna Pero pocos años después, en 1977, el ISI recuperó su perdida influencia con el golpe del general Zia ul Hak ?en cuya gestación participó?, quien lo hizo nuevamente responsable del espionaje de la oposición política (particularmente el Partido Comunista del Sindh y el Partido del Pueblo de Pakistán de los Bhutto) y también del creciente movimiento chiita que desató la revolución islámica del ayatola Jomeini en el vecino Irán Sus verdaderos momentos de gloria, sin embargo, los vivió el ISI en los años ochenta, durante la guerra entre la Unión Soviética y Afganistán, luego de que Washington decidiera apoyar a los mujaidines afganos en su lucha contra las tropas de Moscú Entonces, agentes paquistaníes se entrenaron en Estados Unidos y agentes estadunidenses se incorporaron a las filas del ISI Porque fue precisamente esta agencia la que eligió la CIA para proporcionar su asistencia técnica y financiera a los mujaidines Además de llevarles las armas, el ISI fue el encargado de entrenar a los combatientes, todos de filiación islámica, de los cuales entre 1983 y 1997 se calcula reunió a unos 83 mil, muchos provenientes de las zonas tribales entre Afganistán y Pakistán, pero también de otros países musulmanes Fuentes gubernamentales, reportes periodísticos y grupos de análisis extranjeros coinciden además en señalar que la CIA, a través del ISI, introdujo la heroína en Afganistán para hacer adictos a los soldados soviéticos y mermar su capacidad de combate También se instauró la producción masiva de opio y su contrabando a Occidente, con el fin de recabar dinero para la resistencia afgana La CIA no manejó directamente este tráfico, pero se hizo de la vista gorda y, más aún, proveyó a los señores de la guerra que eran sus aliados de transporte, armas y protección política En todo ello participaron los agentes paquistaníes Luego el ISI mantuvo su apoyo al régimen talibán, supuestamente para controlar las disputas tribales internas Pero los estudiantes islámicos se voltearon contra Estados Unidos, permitieron el establecimiento de células de Al Qaeda en Afganistán y se negaron a repatriar a Osama bin Laden a Arabia Saudita Los atentados contra interses estadunidenses en Asia Central se multiplicaron y luego se extendieron en los noventa hacia otras latitudes, hasta llegar al 11 de septiembre en 2001 En el campo de la droga los talibanes, apoyados por el ISI, pretendieron acabar con la producción y el tráfico de opio, declarándolos contrarios a la ley islámica, pero muy pronto se dieron cuenta de que no podrían sobrevivir sin el dinero que aportaban y que, además, los campesinos que habían hecho de ello su modo de vida les darían las espalda Entonces, el mulá Omar se inventó una fórmula: que la droga era un arma para combatir a los infieles que la consumían en Occidente y Rusia A partir de ahí, la droga empezó a producirse a gran escala Hoy Afganistán provee el 93% de la producción mundial de opio/heroína y ni la intervención de Estados Unidos y sus aliados ha disminuído este comercio ilegal; al contrario Las áreas más productivas son las que están bajo el control de la resistencia talibán y de los grupos tribales asentados en la zona fronteriza entre Afganistán y Pakistán Y la ruta sur de comercialización sale por esta misma frontera hacia los puertos paquistaníes de Gwadar y Karachi, para de ahí seguir su ruta por el Golfo Pérsico y Turquía hasta Europa Sobra decir que el ISI siempre ha estado presente Tanto, que desde 1993 Estados Unidos incluyó a Pakistán en su lista de países sospechosos de apoyar al terrorismo internacional Convertido según sus críticos en un "Estado dentro del Estado", que no da cuenta de sus acciones ni a la comandancia militar ni al gobierno, el servicio secreto paquistaní ha estado bajo la lupa en todos los grandes atentados del último decenio, y ni siquiera se excluye su participación en los del 11 de septiembre en Estados Unidos y el 7 de julio en Londres, con cuyos perpetradores tuvo contactos, según fuentes de los dos países Y aunque por presiones de Washington el gobierno del general Pervez Musharraf se comprometió públicamente a combatir el terrorismo, desplegó a 80 mil efectivos en la frontera con Afganistán, detuvo a más de 700 miembros de Al Qaeda e inhabilitó a algunos agentes del ISI, la persistencia del activismo islámico en esa zona y la continuidad de atentados dentro y fuera de Pakistán han hecho suponer desde hace rato un doble juego de Islamabad En cuanto al conflicto con la India, la participación del ISI también se incrementó en la época de Zía ul Hak, cuando éste lanzó la fallida Operación Gibraltar y luego la Operación Tupac, para intentar liberar a Cachemira del control de su vecino No lo logró, pero seis años después por lo menos seis grandes organizaciones y varias otras pequeñas, integradas en su mayoría por punjabis y pashtunes, operaban en la zona Datos recolectados por la India entre la insurgencia de Cachemira evidencian que el ISI ha entrenado, armado y dado apoyo logístico a los militantes separatistas Esta información ha sido apoyada, entre otros, por la Federación de Científicos Norteamericanos, el gobierno británico y reportes de The Guardian Las fuentes también coinciden en que la mayoría de los atentados en territorio indio de los últimos años provienen de este mismo sector En todo caso, ni Nueva Delhi ni Washington ni Londres suponen que el actual gobierno civil de Pakistán, encabezado por el viudo de la asesinada Benazir Bhutto, Asif Alí Zardari, estaría detrás de los atentados en Bombay Las suspicacias más bien recaen sobre los militares, incluido el derrotado Musharraf, quienes tal vez buscarían una situación de tensión con la India ?en los últimos meses ha habido acercamientos? para volver al poder Cabe recordar, que la enemistad entre los militares y el ISI con la dinastía Bhutto es larga Benazir los acusó públicamente de la "muerte judicial" de su padre, ejecutado dos años después de ser derrocado sobre la base de acusaciones falsas También hay sospechas fundadas en la muerte de sus dos hermanos, Shah Nawaz y Murtaza, el primero envenenado en la Riviera francesa y el segundo abatido en Islamabad, durante su segundo periodo de gobierno Benazir misma, quien ya había sufrido un atentado previo, apuntó en una carta póstuma hacia elementos de línea dura del ISI y ex agentes de inteligencia militar vinculados con el gobierno de Zía ul Hak como quienes conspiraban contra su vida Ahora su viudo, quien junto con el primer ministro Yusuf Reza Gillani se ha comprometido a colaborar con la India para esclarecer los ataques de Bombay, ha dado un paso audaz, similar al de su suegro Zulfíkar: su gobierno anunció la desactivación del brazo doméstico del ISI, que quedaría limitado a actividades de contrainteligencia De persistir, el movimiento podría considerarse un triunfo para el clan Bhutto y un golpe para Musharraf, quien utilizó a este servicio de inteligencia para intimidar y perseguir a sus opositores, entre ellos al propio PPP de Benazir y la Liga Musulmana de Pakistán, encabezada por el dos veces primer ministro, Nawaz Sharif Habrá que ver ahora si Zardari sobrevive para derrotar también al terrorismo

Comentarios