Gran Bretaña: El complot aéreo

lunes, 14 de abril de 2008
Londres (apro) - El británico pakistaní Assad Sarwar, de 24 años, se había encontrado en el minúsculo apartamento de Walthamstow, en el norte de Londres, con su amigo Abdullah Ahmed Alí, tres años mayor, con el fin de preparar una de las bombas caseras que utilizarían un mes después para detonar en el aire siete vuelos comerciales con destino a Estados Unidos y Canadá, provocando una de las mayores catástrofes aéreas después del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington El encuentro secreto ocurrió durante la mañana del viernes 14 de julio de 2006, pocos días después que se conmemoró en la capital británica el primer aniversario por los sangrientos atentados del 7 de julio en la red del transporte, que culminó con la muerte de 56 personas, entre ellos los cuatro atacantes suicidas Sarwar y Alí, ambos con familiares en el sur de Pakistán, habían comprado en junio de ese año junto a sus amigos Tanvir Hussain, Mohamed Gulzar, Ibrahim Savant, Arafat Waheed Khan, Waheed Zaman y Umar Islam ?todos menores de 30 años--, el apartamento en Walthamstow, por unos 280 mil dólares, dinero que habían ahorrado durante varios años El objetivo era hacer de esa propiedad una verdadera "fábrica de bombas" Los planes Durante la semana del 14 al 21 de julio de 2006, el grupo se reunió cinco veces allí para ensamblar, probar y experimentar con los distintos componentes con los que se llevaría a cabo el ataque múltiple aéreo Las variantes utilizadas incluían latas de gaseosa, baterías y hasta cámaras fotográficas desechables Los explosivos eran líquidos simples de alta volatilidad, cuyo poder expansivo lograría destrozar por dentro el aparato aéreo, provocando la muerte de todos los pasajeros Los experimentos incluían peróxido, ácido pícrico, pricato amónico, tetranitrometano y nitratos de amonio Finalmente, el grupo eligió utilizar botellas de la bebida energizante Lucozade, y los líquidos explosivos serían triacetona triperoxide (TATP) y hexamethylena triperóxido diamine (HMTD), ambos muy sensibles al calor, la fricción o los impactos Podían ser encendidos con una simple mecha o carga eléctrica Los destinos ya habían sido elegidos: los aviones de la aerolínea británica British Airways (BA), de las estadunidenses American Airlines, y United Airlines que iban a viajar desde el aeropuerto internacional de Heathrow, en el oeste de Londres, y Gatwick con destino a Montreal, Toronto, San Francisco, Chicago, Nueva York y Washington Los vuelos saldrían durante un periodo de dos horas, a partir de las 10:25 de la mañana hasta las 12:20 del 14 de agosto de 2006 El viernes 21 de julio, dos de los miembros del grupo, Sarwar y Alí, se volvieron a encontrar en el apartamento londinense, donde realizaron los videos finales del martirio islámico, que esperaban serían encontrados después de los atentados como mensaje final del grupo En la grabación, ambos aparecían vistiendo una máscara en la cabeza frente a una bandera negra "Estos serán actos de martirio en nombre del Islam El Occidente ha provocado matanzas en el mundo musulmán y esta es una revancha Alá nos protegerá", explicaba Alí con tono enérgico, mientras miraba desafiante hacia la cámara de video que seguía encendida Cerca de la cámara se encontraba una libreta personal de Sarwar, quien planeaba además ataques terroristas contra la torre de control de Heathrow, contra la torre financiera de Canary Wharf, en el este de la ciudad, así como también a plantas nucleares, de gas y petróleo de Gran Bretaña y Bélgica Uno de los documentos detallaba cómo atacar una tubería de gas que conecta Inglaterra con Bélgica y que, en caso de detonar, hubiera causado una de las mayores explosiones en Europa, con potencial pérdida de cientos de vidas, como también millares de heridos Sarwar había estado en contacto con grupos militantes terroristas vinculados a Al-Qaeda, y visitó Pakistán un mes antes de planear el atentado contra los siete aviones comerciales de Londres a Estados Unidos Dos de los miembros del grupo, Alí y Umar Islam, incluso discutieron si llevar o no a sus esposas y bebés en los vuelos El descubrimiento El grupo, que había visitado Pakistán durante enero y julio de 2006 y obtenido información sobre cómo armar explosivos en madrazas (escuelas islámicas) de Islamabad, desconocía por completo que estaba siendo vigilado minuto a minuto desde hacía semanas por detectives especiales de los servicios secretos MI5, y también por espías de Scotland Yard Cámaras secretas, micrófonos y otros dispositivos de alta seguridad habían sido introducidos dentro del apartamento de Walthamstow, sin saber que captarían evidencia clave en el juicio que comenzó el pasado 3 de abril en la Corte de Woolwich (sureste de Londres), el mayor proceso judicial antiterrorista de la historia La alerta y el procedimiento masivo de detención se produjo la noche del 9 de agosto de 2006, cuando el MI6 descubrió que tres de los miembros del grupo, Sarwar, Alí e Islam, habían pedido de forma fraudulenta renovar sus pasaportes británicos, afirmando que sus documentos originales se habían perdido La idea del grupo era evitar que en dichos pasaportes aparecieran los sellos que hubieran delatado haber viajado recientemente a Pakistán, un hecho que temían habría generado sospechas en los servicios de inmigración aeroportuarios en Heathrow, especialmente para vuelos con destino a Estados Unidos La noche del 9 de agosto, la redada policial los tomó por sorpresa La Policía Metropolitana realizó 24 arrestos en distintos barrios de Londres, Birmingham, y High Wycombe, en el condado de Buckinghamshire El 21 de ese mes, once personas fueron acusadas por delitos terroristas Dos el 25 de agosto y tres el 30 de agosto Finalmente sólo el grupo de los ocho amigos mantuvo los cargos El resto fue liberado Previo a los arrestos, el complot había sido motivo de análisis de un grupo de alto nivel ministerial, presidido por el entonces primer ministro Tony Blair, que sabía desde junio de la investigación El domingo 6 de agosto, Blair decidió alertar a su máximo aliado en la llamada "guerra contra el terrorismo", el presidente estadunidense George W Bush Esa llamada telefónica duró más de media hora, según explican fuentes internas en la residencia oficial de Downing Street El 9 de agosto y horas antes de los arrestos, el por entonces ministro del Interior británico, John Reid, expuso una ponencia en la sede del think-tank británico Demos, en el centro de Londres, en la que hacía mención a una nueva legislación antiterrorista y durante la cual decía que el país "enfrenta probablemente el periodo más sostenido de amenazas severas desde el fin de la Segunda Guerra Mundial" Un día después, Reid hacía el anuncio sobre el complot aéreo junto al ministro de Transporte, Douglas Alexander En Estados Unidos, el anuncio había sido hecho ese mismo día durante una conferencia de prensa conjunta en Washington entre el jefe del Departamento de Seguridad Interna, Michael Chertoff; el fiscal general Alberto Gonzales, y el director del FBI, Robert Mueller Chertoff se había negado a hacer declaraciones sobre qué tipo de bombas se habían planeado utilizar en el complot El 12 de agosto de ese año, grupos de musulmanes islámicos enviaron una carta abierta al primer ministro Blair, en la que indicaban que la política de Londres "amenazaba con poner en peligro la vida de civiles británicos en Gran Bretaña y el exterior" Los grupos citaban como razón la política exterior británica en Palestina, Líbano, Afganistán e Irak, entre otros países La carta sostenía: "Atacar civiles nunca es justificado, pero Gran Bretaña debe revisar su política exterior" El juicio Desde los carros policiales, los ocho acusados miraban incrédulos cómo eran trasladados a la cárcel de máxima seguridad de Belmarsh, en el sudeste de la ciudad Un año y medio más tarde, el fiscal Peter Wright, a cargo de las acusaciones de la causa, afirmó que las víctimas de los ataques suicidas "habrían sido ciudadanos de a pie" El letrado explicó el 3 de abril último en la Corte de Woolwich que el grupo había construido bombas caseras con explosivos líquidos que planeaba ingresar a los aparatos aéreos, para detonarlas en pleno vuelo Wright detalló que los hombres planeaban infligir muerte "en el nombre del Islam" "Estas personas eran indiferentes a la matanza que planeaban llevar a cabo Algunos de los que ven allí sentados en los bancos de acusados estuvieron preparados para sacrificar sus propias vidas", agregó Después del arresto masivo, Gran Bretaña lanzó la alerta máxima y reforzó la seguridad aeroportuaria, imponiendo severas restricciones con el equipaje de mano de pasajeros La medida incluía llevar sólo un equipaje de mano, y prohibía a los pasajeros transportar más de cien mililitros de líquidos La decisión generó demoras y más de mil cancelaciones de vuelos en el país Se estimó que 400 mil pasajeros fueron afectados por las medidas, más de 20 mil valijas quedaron perdidas en Heathrow, y las pérdidas por las demoras y las cancelaciones superaron los 350 millones de dólares El pasado 2 de abril, el juicio a los ocho británicos musulmanes comenzó con la selección del jurado por parte del juez a cargo de la causa, David Calvert-Smith En ese sentido, una portavoz de Scotland Yard declaró que el juicio "será el mayor por una causa antiterrorista en el mundo" Dicho proceso podría extenderse por ocho meses "Este juicio concierne a una acusación hecha en 2006 en el sentido de que un número de personas planearon construir bombas, que iban a utilizar en vuelos comerciales desde el aeropuerto de Heathrow, en Londres, a varios destinos en Canadá y Estados Unidos", explicó Calvert-Smith a los potenciales miembros del jurado "Las bombas iban a ser detonadas en pleno vuelo para que los atacantes y los pasajeros murieran en la explosión", agregó Los ocho británicos están acusados de complotar para "cometer un acto de violencia con el fin de poner en peligro la seguridad de un aparato aéreo" En la Corte de Woolwich, este juicio prometía con revelar más secretos sobre el complot aéreo, en medio del miedo generalizado entre la población británica por un atentado terrorista a gran escala, que según el propio alto comisionado para Scotland Yard, Ian Blair, "llegará tarde o temprano" (14 de abril de 2008)

Comentarios