Cumbre de la FAO: Puras palabras

lunes, 16 de junio de 2008
Roma, (apro) - En el edificio de la FAO ?ubicado en la esquina de las avenidas Aventino y Termas de Caracalla, frente a Circo Máximo--, donde hace dos semanas se llevó a cabo la conferencia de alto nivel sobre seguridad alimentaria mundial, se palpa una especie de resaca, una cruda moral por no haber logrado una verdadera estrategia para ayudar a los 862 millones de personas que padecen hambre en el planeta Funcionarios de ese organismo, que desde 1945 tienen el mandato de diseñar estrategias y políticas para garantizar la seguridad alimentaria mundial, reconocen, aunque no abiertamente, el fracaso de la cumbre que reunió a 5 mil 159 participantes de 181 países Fue una cumbre que se convirtió en Torre de Babel donde se frustró el esfuerzo de intérpretes y traductores que trabajaron durante tres días para que en el encuentro todos se entendieran Sin embargo, no se alcanzó el fruto esperado y sólo se concertó la firma de una declaración que hasta el canciller italiano, Franco Frattini, calificó de "decepcionante" "Se presentaron recetas distintas y desgraciadamente no hubo esa cohesión unánime que hubiera sido necesaria, vista la alarmante emergencia alimentaria", dijo Frattini en entrevista con la televisión italiana la noche del 5 de junio, día de la clausura del evento En la misma línea opinó el Vaticano El viernes 6 el periódico L?Observatore Romano tituló en primera página: "Tantas palabras, ninguna solución" Y señaló que durante la cumbre "habían prevalecido las divisiones y los intereses particulares" Así, el documento de la declaración final de la FAO se firmó pero no satisfizo Se lograron juntar unos 7 mil 81 millones de euros (8 mil 500 millones de dólares), entregados por los gobiernos de Estados Unidos, Francia, España, Italia, Brasil, la Banca de Desarrollo Islámica, el Banco Mundial y el Programa de Alimentación Mundial Pero se necesitaba más Ya desde el inicio de la cumbre, el director general de la FAO, Jacques Diouf, exigió superar "los intereses a corto plazo" a la hora de abordar los desafíos del cambio climático, la bioenergía y los altos precios agrícolas Indicó además que el camino para salir de la crisis es invertir 30 mil millones de dólares anuales en agricultura para asegurar a 862 millones de pobres "la satisfacción de la más básica de las necesidades humanas, que es la de alimentarse para poder vivir" Pero en la declaratoria final no se incluyó ninguna cifra a pesar de los continuos llamados de todos los organismos internacionales Eran recursos que, como dijo Diouf, permitirían descartar definitivamente el espectro de los conflictos provocados por los alimentos Buenos deseos En el documento de cinco cuartillas que se logró firmar pese a que los representantes de los países no se podían poner de acuerdo en la redacción final, no quedaron totalmente claras las estrategias que se seguirán en el futuro El documento señala: "Estamos firmemente resueltos a utilizar todos los medios para mitigar el sufrimiento ocasionado por la crisis actual, a estimular la producción de alimentos y a incrementar la inversión en agricultura, a afrontar los obstáculos para el acceso a la alimentación y a utilizar los recursos del planeta de manera sostenible para las generaciones presentes y futuras" Prosigue: "Nos comprometemos a eliminar el hambre y a garantizar hoy y el día de mañana alimentos para todos" Una declaración que a decir de algunos delegados de los países latinoamericanos y varios representantes de ONG no dará de comer a aquellos que día con día sufren la hambruna "Esa declaración no llenará ningún plato", dijo Maryam Rahmanian, representante iraní de la ONG Cenesta al cierre de la conferencia, misma que tuvo un retraso de más de cinco horas por los desacuerdos de los delegados "Los grandes ganadores de esta emergencia serán las multinacionales, visto que el tema sobre la especulación de los alimentos incluidos en las bolsas mundiales ni siquiera se tocó", insistió Rahmanian cuando se dio a conocer la declaratoria final Ya antes, desde el salón general de la FAO, Gladys Urbaneja, embajadora de Venezuela ante la FAO, también alzaba la voz ante los representantes reunidos por la debilidad de la declaratoria "Nosotros lamentamos que no seamos capaces de comprometernos verdaderamente El único documento para proteger la economía de los países pobres y exigir responsabilidades a los países que no cumplen, hoy no se quiere hacer Pregunto a los hermanos africanos, a los hermanos asiáticos si consideran que esto (el documento final) es un compromiso real", cuestionó Urbaneja Y sentenció: "Europa tuvo la oportunidad de abanderar la lucha contra la crisis y no lo hizo" Y es que desde el primer día de la conferencia quedaron claros los puntos discordantes entre los países: los bioenergéticos, los productos genéticamente modificados y la subvención a los países pobres, que los condiciona a admitir políticas en deterioro de sus propias tierras "Una lucha entre ricos y pobres donde los primeros buscan seguirse asegurando alimentos y combustibles, aun a pesar de los segundos", hizo notar Álvaro Santín, del Movimiento sin Tierra de Brasil "Infelizmente la solución se quiere dar a partir de quienes han provocado esta crisis", acusó La FAO preparó, con un año de anticipación, un documento marco para esta conferencia, donde prácticamente explicaba el abc de esta crisis Así, el grupo de trabajo interdepartamental de la FAO sobre el cambio climático había puesto sobre la mesa de discusión sus efectos para poder combatir la emergencia alimentaria, dado que, según datos de ese organismo, en los próximos diez años los productos básicos por los que ahora se ha entrado en la etapa crítica sufrirán importantes aumentos Se estima que el aceite vegetal se incremente hasta 80%; el maíz, la leche y otros granos, de 40 a 60; la mantequilla 60; el arroz y azúcar 30, y la carne 20% De ahí que la demanda de los biocombustibles, según la FAO, crecerá doce veces más para el 2016, y la producción de cultivos para ello debe alcanzar los 110 millones de toneladas al año, en lugar de los 15 millones que existen actualmente Al respecto, el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva señaló que la actual crisis mundial de alimentos es, antes que nada, una crisis de distribución y proteccionismo "Muchos de los que responsabilizan al etanol de los altos precios de los alimentos son los mismos que hace décadas mantienen políticas proteccionistas, en perjuicio de los agricultores de los países más pobres y de los consumidores", dijo Lula en su intervención al inicio de la cumbre A la crítica se sumó el secretario de Agricultura de México, Alberto Cárdenas, quien señaló la urgencia de que tanto Estados Unidos como la Unión Europea revisen su estrategia de producción de bioenergéticos basada en granos subsidiados Metas pospuestas En sus respectivos discursos, prácticamente todos los jefes de Estado y representantes de los países participantes pusieron bajo la lupa los problemas del hambre y la urgencia de unir esfuerzos para combatirla De todos los continentes se alzaron las voces para contrarrestar esta emergencia alimentaria, formales e informales, pues varias ONG que pidieron participar y no fueron incluidas organizaron un foro paralelo, al que llamaron ?Terrapreta? para hablar sobre esta problemática que mata día a día 25 mil personas, de los que 18 mil son niños Tres días enteros los representantes gubernamentales hablaron de lo mismo: del hambre en el mundo y de la responsabilidad compartida que debía desembocar en una acción coordinada internacional "Estamos convencidos que la comunidad internacional debe tomar medidas urgentes y coordinadas con el fin de combatir la repercusión negativa del aumento de los precios de los alimentos sobre los países y las poblaciones más vulnerables del mundo", señala el punto tercero de la declaratoria final "Alentamos a la comunidad internacional a continuar sus esfuerzos por liberalizar el comercio agrícola internacional reduciendo las barreras comerciales y las políticas que distorsionan los mercados", dice a su vez el punto séptimo Así mismo, el documento expone enunciados no muy distintos de declaratorias pasadas y frases condicionales como "deberían hacerse todos los esfuerzos nacionales e internacionales para garantizar que la ayuda alimentaria de emergencia se entregue tan rápida y eficazmente como sea posible a las poblaciones en dificultades" (punto quinto inciso d) "Estas reuniones de la FAO y en general en muchos espacios de Naciones Unidas son encuentros de gobiernos que generalmente y últimamente están siendo muy influenciados por empresas transnacionales y bancas multilaterales para desarrollar políticas que no tienen en cuenta las necesidades reales de los pobres y que sí tienen en cuenta las necesidades de los inversionistas extranjeros", señaló a Apro Juana Camacho, de la ONG colombiana Censat Agua Viva "Nosotros, el movimiento campesino, el movimiento ambientalista, las mujeres, los pescadores, etcétera, hemos venido diciendo que los modelos y las políticas que se han venido implementando en los últimos 30 o 50 años no son adecuados, y lo que iban a ocasionar es una crisis y, efectivamente, ya la estamos viviendo: la crisis alimentaria" Para Camacho la reunión de la FAO dejó de manifiesto "que no hay un interés real de hacer cambios, es decir, se reconoce que hay una crisis pero no se evalúan las causas reales de esa crisis" Por eso, a nombre de la sociedad civil, habló sobre la poca legitimidad con la que llegaron los representantes de los diferentes gobiernos, por la sencilla razón de que "no representan la realidad tal cual es" Para Sergio Marelli, presidente del foro alterno que reunió a 270 ONG, la Cumbre de la FAO fue de un alto nivel? pero de hipocresía "Sólo se buscó un mensaje para la opinión pública, pero al final cada uno busca salvaguardar sus propios intereses y la demostración es simple Por ejemplo, cuando se habla de biocarburantes, se discute sobre la modalidad de la ayuda, se confrontan los diversos modelos de desarrollo, pero hay un tabú y es que ninguno propone acciones concretas contra la especulación financiera internacional, único elemento en que todos indican como corresponsable de los precios", señaló Mirelli a Apro Así, como pronosticara el director general de la FAO desde el principio de la conferencia, el peligro sigue y contrario a lo que se dijo desde la reunión de la FAO en 1996 ?cuando sus miembros se comprometieron a reducir la mitad de personas aquejadas por el hambre para el 2015--, con las tendencias actuales, los objetivos no se alcanzarán en siete años sino en 142 "De acuerdo con las tendencias observadas, el objetivo de la Cumbre no se alcanzaría en 2015 sino en 2150 Para esta reunión se había preparado, por tanto, un programa de lucha contra el hambre cuyas necesidades de financiación se estimaban en 24 mil millones de dólares por año", expresó Diouf en su discurso del martes 3 de junio(16 de junio de 2008)

Comentarios