China: falsas promesas

lunes, 11 de agosto de 2008
LONDRES, 11 de agosto (apro) - La situación de derechos humanos en China se ha deteriorado considerablemente en los últimos seis meses Si las autoridades de ese país no realizan un cambio de dirección política y social, el legado de los Juegos Olímpicos de Beijing no será positivo para los derechos humanos Por el contrario, dejará en evidencia las constantes violaciones a las leyes internacionales en la materia Tal es la conclusión de Amnistía Internacional (AI) en un informe que publicó el 29 de julio en Londres, en vísperas de los Juegos Olímpicos (JO) de Beijing El informe La cuenta atrás para los Juegos Olímpicos: promesas incumplidas se centra en la actuación del gobierno chino en cuatro áreas, las cuales se han vinculado con los preparativos de los Juegos: la continuidad de la pena de muerte; las formas abusivas de detención administrativa; la detención arbitraria, el encarcelamiento, los malos tratos y el hostigamiento de defensores y defensoras de los derechos humanos, incluidos periodistas y profesionales del derecho, así como la censura en Internet Según el informe, se ha intensificado la represión contra defensores de derechos humanos, periodistas y profesionales del derecho "Las autoridades han redoblado la represión de las voces disidentes en sus esfuerzos por presentar una imagen de ?estabilidad? y ?armonía? ante el mundo Esto se ha traducido en la detención y el encarcelamiento de quienes desean llamar la atención sobre la otra cara de la moneda, que incluye violaciones a los derechos humanos perpetradas durante los preparativos de los Juegos", señala De acuerdo con el documento de AI, las recientes protestas en el Tíbet y en zonas de población tibetana, así como la posterior represión y el silencio impuesto a los medios, pusieron de relieve "no sólo violaciones ya antiguas y no resueltas de derechos humanos fundamentales, sino también la censura de prensa que sigue vigente" El informe recuerda que poco después de conceder a Beijing la organización de los Juegos en 2001, Jacques Rogge, presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), dijo públicamente que esperaba que la organización de los JO mejoraría la situación de derechos humanos en China Incluso Rogge agregó que el COI tomaría medidas si la actuación de China en materia de derechos humanos no era satisfactoria Sin embargo, puntualiza el informe, el COI "se ha mostrado reacio" en profundizar en tales declaraciones y en "hablar con claridad" sobre los derechos humanos en el contexto de los preparativos para los Juegos Sostiene también que la presión internacional de otros gobiernos que abogan a favor de reformas en materia de derechos humanos, "ha sido insuficiente, y envió el mensaje de que es aceptable que un gobierno organice las Olimpiadas en una atmósfera caracterizada por la represión y la persecución" Ahora, estima, "existe el peligro de que después de los Juegos Olímpicos estas violaciones constantes y graves de derechos humanos puedan continuar o intensificarse, y que la comunidad internacional preste aún menos atención que hasta la fecha" Pena de muerte De acuerdo con el informe, los tribunales chinos mantienen la práctica de condenar con pena de muerte a miles de personas cada año, un número notable de las cuales son ejecutadas Señala además deficiencias al "debido proceso" ocurridas durante los juicios, entre ellas la falta de acceso inmediato a abogados por parte de los acusados, la ausencia de presunción de inocencia, las injerencias políticas en la Judicatura y la "no exclusión" de pruebas obtenidas por tortura "La pena de muerte menoscaba radicalmente el mantenimiento de la dignidad humana que ocupa un lugar fundamental en la Carta Olímpica", sostiene Refiere que China "se niega a publicar estadísticas nacionales completas sobre condenas a muerte y ejecuciones; a reducir el número de delitos punibles con la muerte ?lo que podría hacer si elimina de la pena capital los delitos no violentos, como los económicos y los relacionados con las drogas--; a introducir una suspensión de las ejecuciones conforme a la resolución 62/149 de la Asamblea General de ONU, aprobada el 18 de diciembre de 2007" De acuerdo con el informe de AI, China recurre a sistemas abusivos de "detención administrativa" contra presuntos delincuentes, muchos de los cuales son en realidad activistas de los derechos humanos y personas que se organizan de manera pacífica y firman peticiones al gobierno Además, sostiene, la policía china "goza de plena autoridad" para imponer tales castigos "sin cargos, juicio ni revisión judicial" En ese sentido, destaca que reformistas chinos han solicitado un cambio sustancial o la abolición de estos sistemas que violan el derecho al proceso debido, incluidas las disposiciones relativas a juicios con las debidas garantías del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que China ha firmado y dice tiene intención de ratificar El uso de tales sistemas contraviene toda idea de "dignidad humana" consagrada en la Carta Olímpica, subraya el informe "Lejos de actuar como catalizador de reformas, las autoridades han utilizado la celebración de los Juegos Olímpicos como pretexto para ampliar el uso de la detención administrativa punitiva, en particular la reeducación por el trabajo y la rehabilitación forzosa de fármaco-dependientes", afirma La policía "ha actuado concretamente contra personas que organizan y firman peticiones y activistas de los derechos humanos, en sus esfuerzos por ?limpiar? a Beijing antes de los Juegos" También dice que organizaciones en el exilio pertenecientes al movimiento Falun Gong informan que existió un aumento de las detenciones de sus seguidores en China en el periodo previo a los Juegos Olímpicos Señala que en el último año, el método de detención de estas personas es semejante a lo que anteriormente se llamó "custodia y repatriación", el cual las autoridades abolieron en 2003 como "un paso importante" en favor de los derechos humanos El documento de AI dice que el 5 de enero anterior, la policía de Beijing lanzó una campaña para "erradicar las actividades ilegales en la plaza de Tiananmen y a lo largo de la avenida Chang?an durante el periodo previo a los Juegos Olímpicos" Con ello, el gobierno pretendía "erradicar las actividades ilegales que empañan la imagen de la ciudad y afectan al orden social" Los principales objetivos eran mendigos, vendedores ambulantes sin licencia, distribuidores de folletos y taxistas ilegales "Reeducación por el trabajo" El documento señala varios casos de detenciones arbitrarias y juicios amañados contra activistas políticos, religiosos o de derechos humanos Algunos de ellos: Bu Dongwei, seguidor de Falun Gong, fue condenado a una pena de "reeducación por el trabajo" de dos años y medio Bu se encuentra detenido en el Centro de Reeducación de Tuanhe, en Beijing, después que la policía le encontró literatura de Falun Gong en su domicilio, el 19 de mayo de 2006 Señala que su salud se ha deteriorado, en particular su vista, posiblemente debido a la malnutrición AI lo considera un preso de conciencia cuya detención viola su derecho a la libertad de expresión y de religión La activista rural Liu Jie fue condenada a 18 meses de "reeducación por el trabajo" en la provincia de Heilongjiang, en el noreste de China Liu organizó la difusión de una carta en la que insta a los dirigentes que en octubre pasado asistieron al XVII Congreso del Partido Comunista Chino a introducir reformas políticas y legales, entre ellas la abolición de la "reeducación" Wang Ling, activista del derecho a la vivienda, y Wang Guilin y Yu Changwu, activistas de los derechos sobre las tierras, también cumplen condenas de "reeducación por el trabajo" después que, en casos separados, la policía los detuvo en diciembre de 2003 "Con la llegada de los Juegos Olímpicos, los defensores y defensoras de los derechos humanos que intentan informar sobre violaciones de garantías, que cuestionan políticas que se consideran delicadas o tratan de captar a otras personas para su causa, corren un grave riesgo de sufrir abusos", subraya el informe Afirma que las autoridades chinas utilizan varias disposiciones del Código Penal del país como herramientas políticas para sofocar a la disidencia Así, delitos amplios y ambiguos como "separatismo", "subversión", "alteración del orden público", "poner en peligro la seguridad del Estado" y "filtrar secretos de Estado", son usados para enjuiciar a personas dedicadas a actividades legítimas y pacíficas de defensa de los derechos humanos Expone un caso: el de Hu Jia, condenado a tres años y medio de prisión el 3 de abril de 2008 por "incitar a la subversión" La policía lo detuvo en diciembre de 2007 Un mes antes participó ?por medio de una webcam-- en una audiencia del Parlamento Europeo En ella afirmó que China no había cumplido sus promesas de mejorar los derechos humanos en el periodo previo a los Juegos Olímpicos Otro caso: el activista ciego Chen Guangcheng, quien cumple una condena de cuatro años y tres meses de prisión Su delito: exigió a funcionarios locales de Shandong que asumieran sus responsabilidades en una campaña de abortos y esterilizaciones forzados realizada para cumplir la cuota de nacimientos Tal campaña afectó a miles de mujeres de esta zona Según AI, las autoridades le niegan a Chen el acceso a materiales de lectura en Braille y a un aparato de radio Control y censura El informe de AI subraya que el gobierno chino mantiene un estricto control de los medios de comunicación de su país e impone la censura Expresa su "preocupación" por un hecho: que las autoridades del gigante asiático "intente bloquear la emisión de todo aquello que se considere delicado o inapropiado durante los Juegos Olímpicos" Reconoce que las autoridades de ese país aprobaron nuevas normas sobre los medios de comunicación que aumentan la libertad de los periodistas extranjeros para cubrir noticias en China Sin embargo, advierte, "los periodistas extranjeros denuncian obstrucciones y obstáculos para llevar a cabo sus entrevistas" El Club de Corresponsales Extranjeros en China documentó unos 180 casos en 2007 con problemas de este tipo En julio de 2008, esa cifra aumentó a 230, 40 de ellos ocurridos después de los disturbios de marzo en el Tíbet y más de 12 después del terremoto en Sichuán en mayo El documento afirma que los periodistas chinos "trabajan en un clima de censura y control oficiales Muchos languidecen en la cárcel por informar sobre cuestiones consideradas políticamente delicadas" Por ejemplo, Huang Jinqiu y Yang Tongyan, cumplen condenas de 12 años de prisión por "incitación a la subversión", debido a sus escritos difundidos por Internet en los que abogan por un cambio político y democrático en China El informe indica que organismos de derechos humanos temen que las autoridades chinas utilicen sus políticas de control "como herramienta para restringir el derecho a la libertad de expresión de deportistas, directivos y visitantes a China durante los Juegos Olímpicos" Agrega: "Toda persona que introduzca materiales o realice actividades pacíficas que sean críticas con las autoridades chinas corren el riesgo de ser blanco de las acciones" de éstas Y señala que a pesar de algunas importantes reformas legislativas e institucionales, "las autoridades chinas no han cumplido hasta la fecha sus propios compromisos de mejorar la situación de los derechos humanos"

Comentarios