Condena el Alba establecimiento de bases militares de EU en Latinoamérica y el Caribe

lunes, 14 de diciembre de 2009

LA HABANA, 14 de diciembre (apro).- Los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) rechazaron la “intromisión” de Estados Unidos en la vida interna de las naciones de América Latina y el Caribe, y condenaron el establecimiento de bases militares en la región.
Al concluir la tarde de este lunes la octava Cumbre del ALBA, los jefes de Estado y de Gobierno hicieron una fuerte crítica a las pretensiones del gobierno de Barack Obama de amenazar a países del área por sus vínculos con la república islámica de Irán y de pretender inmiscuirse en las decisiones soberanas de política exterior de las naciones de América Latina y el Caribe.
“Reiteramos con máxima firmeza que el ejercicio de la política exterior es un derecho soberano de todos los Estados, sobre la base del principio de igualdad soberana contenido en la Carta de las Naciones Unidas y que el Gobierno de Estados Unidos trasgrede ese principio con declaraciones como la citada”, señala la declaración final de la octava Cumbre del ALBA.
En el texto, los presidentes Raúl Castro (Cuba), Evo Morales (Bolivia), Hugo Chávez (Venezuela) y Daniel Ortega (Nicaragua) fustigaron los acuerdos promovido por Estados Unidos con países de la región para el establecimiento de bases militares.
“Ratificaron que América Latina y el Caribe debe ser una región libre de bases militares extranjeras, y reafirmaron que es inaceptable utilizar la lucha contra el tráfico de drogas y el terrorismo internacional como pretexto para el incremento de la presencia militar norteamericana en la región.
“Que el verdadero objetivo de esta presencia es el control de los recursos económicos, el dominio de los mercados y la lucha contra los cambios sociales en curso por parte de los gobiernos y las fuerzas progresistas”, subraya el documento aprobado los mandatarios y divulgado la tarde del lunes.
Destacaron que las pretensiones de Estados Unidos por militarizar la región para dominar los recursos naturales de las naciones se evidencian en el Documento de Justificación del Financiamiento del Proyecto de la Base Militar de Palanquero del Departamento de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, y el Documento del Programa de Construcción Militar del Departamento de la Fuerza Aérea de Estados Unidos de mayo de 2009.
Reiteraron lo establecido en la declaración de la VII Cumbre ALBA–TCP, en Cochabamba en octubre del 2009, que insta al gobierno de Colombia a reconsiderar la instalación de bases militares establecidas en el Acuerdo para la Cooperación y Asistencia Técnica en Defensa y Seguridad con Estados Unidos.   
Alertaron que el establecimiento de las bases militares, sumadas a las ya existentes, “constituye un peligro real para los países de la región y la amenaza más grave a la paz, la seguridad y la estabilidad” de la región, a la par que representa un serio obstáculo para los propósitos de integración de América Latina y el Caribe.
Dieron un fuerte respaldo al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien, señala el documento final, “tiene el justo derecho de poner en alerta la defensa de su país frente al claro riesgo para su seguridad nacional y para su pueblo como consecuencia del despliegue militar de Estados Unidos cerca de sus fronteras”
Abogaron por el empleo de medios pacíficos, basados en el diálogo y la negociación, para la solución de conflictos en nuestra región, sea cual fuere su naturaleza, sin la presencia de entes extra regionales, y expresaron su disposición a ejercer sus buenos oficios, en todos los casos, para alcanzar dicho cometido.  
Los jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – reunidos en La Habana el 13 y 14 de  diciembre– ratificaron que no reconocerán “al ilegitimo proceso electoral, ni sus resultados, en Honduras”.
Ratificaron su condena al golpe de estado perpetrado en Honduras, el 28 de junio de 2009 y, en plena consecuencia con esa posición, condenaron también el propósito de legitimar, por medio de las elecciones espurias del 29 de noviembre, el golpe militar, el secuestro del presidente, la violación de la Constitución, el atropello del pueblo, la muerte, detención arbitraria y desaparición de personas, y el régimen de facto que usurpó el poder.
Aseguraron que el golpe militar en Honduras, “perpetrado con el apoyo de Estados Unidos”, ha tenido como propósito frenar el avance de las fuerzas del progreso y de la justicia social en ese país y en la región América Latina y el Caribe.
Llamaron a los gobiernos y pueblos de Latinoamérica y el Caribe a evitar el regreso en la región de los golpes de Estado, con el objetivo de  ahogar nuevamente los derechos de los pueblos y apuntalar los intereses de las fuerzas de la reacción y del imperialismo.
Como resultado de sus deliberaciones, acordaron 25 puntos de cooperación en educación, salud, cultura, comercio y  tecnologías. Y aprobaron volverse a reunir los días 17 y 18 de abril de 2010 en la ciudad de Caracas, Venezuela, en el marco de la Conmemoración de los 200 años del Inicio de la Gesta de Independencia de Venezuela

Comentarios