Lobo ve salida a crisis política hondureña con la renuncia de Micheletti y Zelaya

lunes, 14 de diciembre de 2009

MÉXICO, D.F., 14 de septiembre (apro).- El presidente electo de Honduras, Porfirio Lobo, pidió al presidente golpista, Roberto Micheletti, y al mandatario depuesto, Manuel Zelaya, que renuncien a sus cargos con el propósito de facilitar la solución de la crisis política que se vive en el país centroamericano.
"Ambos dijeron que estaban dispuestos a renunciar, y ahora yo creo que podemos lograr que ese propósito se concrete para que nosotros logremos tener integrado el gobierno de reconciliación nacional y tengamos las puertas internacionales abiertas", dijo Lobo.
    Por separado, Brasil y Estados Unidos coincidieron en la necesidad de que el presidente de facto, Roberto Micheletti, abandone el poder y facilite la salida del país del derrocado mandatario, Manuel Zelaya, con el objetivo de que el conflicto en la nación centroamericana no se constituya en un precedente que desestabilice democráticamente la región de América Central.
En entrevista, Marco Aurelio García, asesor internacional del presidente de Brasil, Luis Inacio Lula da Silva, señaló que “el primer paso importante” para resolver la problemática es la salida del presidente de facto. "Creemos, hay un acuerdo, que el presidente Micheletti debe partir”, dijo.
También, prosiguió, “sería fundamental que se pueda conceder un salvoconducto u otro instrumento que permitiese al presidente Zelaya ir adelante".
Al respecto, el presidente electo del país centroamericano añadió: “Si el presidente Zelaya quiere irse, que el presidente Micheletti venga y le facilite el que pueda salir. El tema es cómo arreglamos para que no siga la confrontación", dijo Lobo.
Antes de solicitar la renuncia de Zelaya y Micheletti, Lobo instaló un “diálogo nacional” con los diferentes sectores de la sociedad, en un intento por solucionar la crisis política que enfrenta Honduras.
En un hotel de Tegucigalpa, el presidente electo se reunió con representantes de varios sectores del país, a fin de elaborar un “plan de nación" para los próximos decenios y buscar la reconciliación del país.
Todos "tendrán un minuto para que nos escuchemos todos", dijo Lobo a los presentes, antes de iniciar la larga jornada de exposiciones.
Los distintos sectores –industriales, comerciantes, empresarios, campesinos, pobladores, médicos y artistas, entre otros– comparecieron tras la convocatoria que Lobo hizo el pasado jueves 3.
En declaraciones a una radio local, Lobo confirmó su voluntad de dialogar con Manuel Zelaya, pero manifestó que es necesario “que las actuales autoridades ayuden y faciliten” el encuentro con el presidente depuesto.
Hasta ahora han fracasado todos los esfuerzos de la comunidad internacional por restituir a Zelaya, quien tras ser expulsado del país, el pasado 28 de junio, regresó clandestino el 21 de septiembre y se refugió en la embajada de Brasil, donde aún se encuentra.
El pasado miércoles 9, México pidió un salvoconducto para que Zelaya se trasladara a este país como huésped ilustre, sin embargo, eso fue rechazado por el régimen de facto, al argumentar que sólo aceptará que el mandatario salga del país como asilado, de lo contrario debe someterse a las autoridades judiciales de la nación centroamericana.