Cuba-Venezuela: La alianza económica

viernes, 18 de diciembre de 2009

LA HABANA, 18 de diciembre (apro).- Las primeras 15 hojas del calendario de diciembre deparó  grandes sorpresas en la capital cubana. Una de ellas --cuyo protagonista fue el presidente de Venezuela, Hugo Chávez-- asemejaba a un premio mayor de la lotería con una bolsa de 3 mil 161 millones de dólares.
El polémico presidente del país sudamericano se sorprendió a ver tocar a su puerta al mismísimo expresidente de Cuba, Fidel Castro Ruz, a quien Chávez considera su “padre político e ideológico”.
El aún primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) encontró en pijama a Chávez.
“Ayer (15 de diciembre) Fidel llegó a la casa donde estábamos preparando el viaje a Copenhague. Yo no había desayunado ni me había bañado”,  reveló Chávez en una entrevista transmitida desde Copenhague y difundida en cadena nacional en Venezuela.
Chávez relató que “voló” a bañarse y se vistió en un minuto. “Cuando salí de mi habitación estaba Fidel. Desayunamos y conversamos sobre la cumbre de Copenhague”, dijo.
La presencia de Fidel Castro en la casa de visitantes del gobierno cubano en la que se encontraba el mandatario venezolano, fue calificada por el propio Chávez como “la visita del siglo”.
Pero tres días antes, los sorprendidos habían sido el propio Fidel Castro y su hermano Raúl, actual presidente de los Consejos de Estado y de Ministro.
El pasado 12 de diciembre, Chávez había firmado un acuerdo histórico que hacía recordar las buenas épocas entre dos grandes aliados de la “Guerra Fría”: Cuba y la desaparecida Unión Soviética.  
El acuerdo, festinado públicamente por Chávez y Raúl Castro ascendía a 3 mil 161 millones de dólares para 285 nuevos proyectos de cooperación entre sus países.
El acuerdo incluye la formación de ocho nuevas empresas mixtas binacionales en áreas como la industria y las telecomunicaciones, la sideromecánica, la industria básica, el transporte y la alimentación.
Estas nuevas empresas mixtas cubana-venezolanas se suman a una docena existentes, incluida una empresa que integrará la flota mercante de ambas naciones.
Esta es la primera vez, desde que se iniciaron los intercambios comerciales, que Cuba y Venezuela firman los contratos a fin de un año, lo que les permite ejecutarlos en su totalidad, en este caso, en 2010.

Principal aliado y socio

Venezuela –como en su tiempo lo fue la Unión Soviética-- es el principal aliado y socio de Cuba. Su intercambio comercial en 2008 fue de casi 5 mil millones de dólares, cifra que ascenderá a más de 7 mil millones en 2010.
Venezuela entrega diariamente 115 mil barriles de petróleo. A cambio, la isla mantiene a unos 42 mil profesionales –principalmente médicos, maestros e instructores de deporte-- en todas las provincias venezolanas.
Los acuerdos logrados dentro de la Décima Sesión de la Comisión Intergubernamental integran un mosaico de empresas que tienen como objetivo impulsar las relaciones comerciales entre los países de la región.   
Los beneficios para Cuba están a la vista.
    El primero de ellos es la empresa mixta MINERALBA, S.A., que se dedicará a la exploración, investigación geológica, explotación, procesamiento y comercialización de minerales en Venezuela y Cuba.
Entre sus funciones está la de coordinar, controlar e implementar los programas de desarrollo de la rama geólogo-minera de los países de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA).
La nueva empresa Mixta Gestora Marítima del ALBA, S.A. (GEMA), actuará como gestora para la inversión marítima, propiciando el desarrollo de las flotas marítimas de los países integrantes del ALBA.
“Realizará actividades vinculadas con la identificación de tráficos de cargas que sustenten la adquisición de buques según requerimientos de los clientes; evaluación de inversiones en compañías armadoras de buques u otras compañías relacionadas con el transporte marítimo en atención a los tráficos identificado”, según señala el acta firmada el pasado 12 de diciembre en La Habana.
En territorio cubano se instalará la empresa Conformadora de Aluminio del ALBA, (CONALBA, S.A.), que tendrá como objetivo producir y comercializar en el mercado interno en divisas convertibles y en el mercado externo, de forma mayorista, perfiles de aluminio en bruto o con tratamiento superficial, palanquillas, aleaciones, desoxidantes para acero y otros productos derivados de la fundición del aluminio.
El documento, firmado por el ministro del Poder Popular para la Energía y el Petróleo de Venezuela, Rafael Ramírez Carreño, y el vicepresidente del Consejo de Ministros, Cabrisas Ruiz, autoriza modificar a la empresa mixta PDVCUPET, S.A., constituida en Cuba.
Las modificaciones en una de las empresas mixtas más importantes de ambas naciones se refieren al cambio de denominación y de objeto social de la empresa mixta constituida en abril de 2006 entre Comercial Cupet, S.A. y PDVSA Cuba S.A.
Su nombre actual será CUVENPETROL, S.A. y su objetivo es el “desarrollo y la operación del sistema de refinación de petróleo, gas natural licuado (GNL) y gas natural comprimido” en Cuba.
Este apartado incluye importantes proyectos petroleros de Cuba: La expansión de la Refinería “Camilo Cienfuegos; el desarrollo del diseño y construcción de facilidades de la Planta de Regasificación de Gas Natural Licuado (GNL); la construcción de nueva Refinería en Matanzas y la expansión de la Refinería “Hermanos Díaz”.
El apoyo de Venezuela a la industria petrolera cubana ha sido vital. Por ejemplo, la Refinería de Petróleo de Cienfuegos procesa actualmente unos 40 millones de barriles de crudo.
Para cerrar con broche de oro, Venezuela y Cuba firmaron dos memorandos de entendimiento para la constitución de una empresa mixta para la realización de actividades primarias en materia de hidrocarburos dentro del Área Delimitada de Campos Maduros, y la constitución de una empresa mixta en la esfera de la aviación.
El presidente de Cuba, Raúl Castro no sólo fue otro de los sorprendidos del cúmulo de grandes proyectos aceptado y firmado por Chávez, sino que la alegría lo embargó, y en la clausura dejó para la historia una frase que reflejaba su buen talante:
“Venezuela y Cuba tienen el deber de resistir. Es un compromiso con nuestra historia, con (Simón) Bolívar y (José) Martí, con los pueblos de nuestra América”.

Comentarios