Obama promete capturar a implicados en atentado

lunes, 28 de diciembre de 2009

MÉXICO, D.F., 28 de diciembre (apro).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, advirtió hoy que no descansará hasta capturar y presentar ante la justicia de su país a los responsables del frustrado atentado contra un avión comercial, mientras que la secretaria de Seguridad Interior, Janet Napolitano, admitió hoy que el sistema de seguridad área estadunidense “falló”.

         En una improvisada conferencia de prensa ofrecida en Hawai, donde descansa, Obama intentó calmar el pánico al asegurar que su gobierno hace todo lo que está en sus manos para mantener la seguridad de los viajeros.

         Además, indicó que el frustrado ataque es tan solo un recordatorio de la “grave amenaza” que se cierne sobre Estados Unidos. Sin embargo, subrayó: “La ciudadanía puede tener la seguridad de que haremos todo lo que esté a nuestro alcance para garantizar su protección.”

         El viernes pasado, Umar Farouk Abdulmutallab, un fundamentalista nigeriano de 23 años de edad, intentó hacer explotar un avión comercial cerca de la ciudad de Detroit. En la aeronave, procedente de Holanda, viajaban aproximadamente 300 personas.

El atentado se frustró debido a una falla en el sistema de explosivos que Abdulmutallab tenía pegado en el cuerpo, lo cual fue aprovechado por los pasajeros y la tripulación que lograron someterlo. El presunto terrorista fue trasladado ayer a una prisión de Michigan bajo el cargo de intento de atentado

         Este lunes, la organización terrorista Al Qaeda reivindicó el atentado. A través de un mensaje difundido en varios foros islamistas de internet. La agrupación dijo que la acción era una represalia “por la injusta agresión estadunidense contra la Península Arábiga”.

         En tanto, Obama reiteró que su gobierno intensificó la inspección de pasajeros y equipajes en todos los vuelos, y dio a conocer que se incorporaron alguaciles federales armados en los vuelos para enfrentar posibles atacantes.

         Asimismo, el presidente de Estados Unidos informó que ordenó una revisión del “sistema de lista de vigilancia”, porque aun cuando el nombre del presunto terrorista estaba incluido, no aparecía como una persona a quien se le debía impedir que subiera a un avión.

“Nuestro país usará toda su fuerza como nación para desbaratar las actividades de quienes planifican ataques terroristas”, sentenció Obama.

         Por la mañana, Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Interior, reconoció que el sistema falló “lamentablemente”, pues “claramente, este individuo no debería haber sido capaz de abordar este avión llevando los materiales que llevaba”.

“Nuestro sistema no funcionó en esta instancia. Nadie está contento o satisfecho con lo ocurrido. Por eso es que se lleva a cabo una revisión amplia de los procedimientos”, insistió en una entrevista televisiva con la cadena NBC.

Sin embargo, atajó: “Creemos que con los procedimientos de inspección y vigilancia adicionales que se han aplicado y las medidas de protección adicionales dentro de los aviones, el viaje en avión es seguro.”

         Napolitano cambió de posición en menos de 24 horas. Ayer domingo dijo que el sistema de protección del transporte aéreo sí funcionó. Hoy, intentó corregir al señalar que lo que funcionó fue la respuesta para alertar a otros aviones y aeropuertos e imponer procedimientos de seguridad inmediatos.

El padre de Abdulmutallab, un banquero nigeriano, reportó con anterioridad a las autoridades estadunidenses, que la conducta radical de su hijo podía ser peligrosa. El nombre de Umar fue incluido en una lista de posibles amenazas a la seguridad; pero así en la de personas inhabilitadas para volar.

         Mientras tanto, la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) extremó sus medidas de seguridad para evitar eventuales ataques: Recomendó que los pasajeros lleguen al aeropuerto una hora antes de lo usual para vuelos hacia Estados Unidos.

“Los pasajeros que vuelan a Estados Unidos desde el exterior deben atenerse a medidas de seguridad adicionales en aeropuertos internacionales, como mayores controles en la sala de embarque, incluyendo inspecciones y revisiones de bolsos", indicó la TSA en un comunicado.

Comentarios