Roces en la Habana

miércoles, 25 de febrero de 2009 · 01:00
Después de recibir a la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, Fidel Castro escribió un artículo sobre el derecho de Bolivia al mar, "arrebatado" por la "oligarquía chilena" El texto no sólo empañó el viaje de Bachelet a Cuba ?el primero de un presidente chileno tras el retorno a la democracia?, sino que provocó roces diplomáticos y un ataque mediático de la derecha chilena
LA HABANA / SANTIAGO DE CHILE- La vista a Cuba de la presidenta de Chile, Michelle Bachelet ?realizada del 10 al 13 de febrero? fue planeada para ser perfecta: asistiría a emotivas conmemoraciones, firmaría convenios, se reuniría con las más importantes autoridades de la isla y participaría en actos masivos altamente simbólicos
El objetivo: mostrar el reencuentro de dos países otrora hermanos, cuyas relaciones fueron interrumpidas por la dictadura militar de Augusto Pinochet y no se restauraron plenamente tras el regreso de la democracia a Chile
Era además una visita "histórica", como la calificó la propia Bachelet Era la segunda vez que un presidente chileno visitaba la isla La primera fue la del mandatario Salvador Allende Gossens, quien llegó a La Habana el 12 de diciembre de 1972
Pero un texto escrito por Fidel Castro y publicado en el diario cubano Granma, acerca del derecho de Bolivia al mar ?"arrebatado" por la "oligarquía chilena"? empañó el viaje de Bachelet y provocó un roce entre los gobiernos de ambos países
Nelson Ávila, senador del oficialista Partido Radical y miembro de la comitiva que viajó a Cuba, dijo a Proceso que uno de los propósitos de la visita de Bachelet fue el de "pagar una deuda de gratitud con el gobierno y el pueblo cubanos"
Consideró como una opción "impresentable" que Bachelet ?socialista y allendista? "hubiera terminado su mandato sin agradecer, con una visita, lo que Cuba hizo por Chile en los difíciles tiempos de la dictadura"
El gobierno de Fidel Castro fue el principal aliado de Chile durante el mandato de Allende (1970-1973) De hecho, en los momentos previos al bombardeo contra el Palacio de La Moneda, Allende imploró a su hija Beatriz que fuera a Cuba para contar los hechos a Fidel y desde ahí transmitir al mundo lo que Chile estaba viviendo Beatriz, mejor conocida como Tati, no sólo era la hija más querida de Allende, sino también su consejera más cercana
Cuba recibió a miles de exiliados chilenos Les ofreció vivienda, trabajo, educación y subsidios para su alimentación En La Habana, el edificio de la embajada de Chile ?que dejó de cumplir sus funciones diplomáticas tras la ruptura de relaciones? se convirtió en la sede del Comité Chileno de Solidaridad con la Resistencia Antifascista y, tras el fin de la dictadura (1990), en el Museo de Solidaridad Salvador Allende
Además, el gobierno de la isla apoyó al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y financió y entrenó a miembros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR), grupo armado vinculado al Partido Comunista El gobierno de Castro proporcionó a este último las armas utilizadas en el atentado contra Pinochet que realizó el 7 de septiembre de 1986
Allende visitó Cuba el 20 de enero de 1959, tres semanas después del triunfo de la revolución y cuando él era vicepresidente del Senado Regresó a la isla como mandatario el 12 de diciembre de 1972 En ambos casos fue recibido como héroe y homenajeado por el gobierno y el pueblo cubanos 
Fidel también visitó Chile Lo hizo del 10 de noviembre al 4 de diciembre de 1971 y recibió multitudinarias muestras de cariño En ese viaje, Fidel regaló a Allende el fusil plegable AK-47 con el que el presidente chileno luchó durante el golpe militar de septiembre de 1973 y con el cual supuestamente se suicidó
Estos antecedentes cargaban de simbolismo el viaje de Bachelet a Cuba
Desde el principio enfrentó dificultades para realizar esa visita Se oponían a ella la derechista Alianza por Chile ?bloque compuesto por la Unión Demócrata Independiente (UDI) y Renovación Nacional (RN) ?, así como el Partido Demócrata Cristiano (PDC), el cual forma parte de la Concertación de Partidos por la Democracia, actualmente en el poder
En los primeros días de enero pasado, las críticas de estas organizaciones se fueron convirtiendo en un vendaval Cuestionaban que Bachelet aceptara ir a un país en el que, afirmaban, existe "una dictadura" y en el que no se respetan los derechos humanos
El PDC, reunido en Consejo Nacional el 5 de enero, pidió "la libertad para todos los presos políticos cubanos" y "exigió" a Bachelet que se reuniera con opositores al régimen de Castro durante su viaje a la isla De hecho, desde el 29 de diciembre el disidente Vladimiro Roca, dirigente de la Plataforma Agenda para la Transición en Cuba, entregó a la embajada de Chile en la isla una carta en la que solicita una reunión de la presidenta con los miembros de su organización
Además, el PDC solicitó a sus parlamentarios que no aceptaran invitaciones para formar parte de la comitiva presidencial a menos que se cumplieran sus exigencias Esta medida fue acatada por dos de los tres  congresistas invitados: Carolina Goic y Sergio Ojeda Pero fue desoída por José Miguel Ortiz
La UDI coincidió en dichas exigencias y agregó las propias Una de ellas: argumentó que Cuba ofreció refugio a los miembros del FFPMR que el 1 de abril de 1991 asesinaron al fundador y líder de la UDI, el senador Jaime Guzmán El presidente de ese partido, el senador Juan Antonio Coloma, señaló el 12 de enero a reporteros que "sería absurdo" que la presidenta fuera a Cuba y no planteara este tema
Sebastián Piñera, candidato presidencial de la Alianza por Chile, insistió el 9 de febrero: "Todos saben que en Cuba, desde hace ya más de medio siglo, se violan brutalmente los derechos humanos, se restringen abusivamente las libertades y se desprecia totalmente la democracia"
Y señaló que "la visita presidencial incluye la Feria del Libro (de La Habana, en esta ocasión dedicada a Chile), donde importantes autores chilenos están censurados", en referencia a Roberto Ampuero, que narra su estadía en Cuba en su libro Nuestros años verde olivo, presuntamente censurado en la isla
Piñera añadió: "Si la presidenta no levanta su voz en defensa de los derechos humanos, no estará representando a la inmensa mayoría de chilenos que sí creen en esos valores y están dispuestos a defenderlos en cualquier parte del mundo"
Pero Bachelet no cedió a las presiones: en su agenda no contempló reuniones con disidentes ni planteó como prioritario el tema de los derechos humanos Se atuvo al protocolo cubano con el fin de garantizar el éxito de la visita
Homenajes
Bachelet llegó al aeropuerto José Martí a las 21:10 horas del martes 10 José Ramón Machado Ventura, primer vicepresidente del Consejo de Estado, la recibió con un ramo de flores
Al día siguiente, la mandataria rindió honores al héroe nacional cubano José Martí en la Plaza de la Revolución Ese mismo día firmó acuerdos con las autoridades cubanas en materia de salud, biotecnología, protección patrimonial e intercambio cinematográfico
El miércoles 11, el presidente Raúl Castro la recibió en la sede del Consejo de Estado Se reunieron durante dos horas; según fuentes chilenas, el encuentro fue ameno y distendido Bachelet declaró: "Fue una reunión positiva en la que se trataron todos los temas que permitirán profundizar la relación con Cuba" No mencionó si abordaron el tema de los derechos humanos
Por la mañana del jueves 12, Bachelet participó en un seminario de empresarios chilenos y cubanos Ahí condenó "el bloqueo" de Estados Unidos contra Cuba, "el cual afecta seriamente la calidad de vida del pueblo" de la isla, dijo Llamó la atención que utilizara la palabra "bloqueo" y no embargo, lo que analistas consideraron un gesto especial de la mandataria chilena hacia sus anfitriones
Poco antes del mediodía, Bachelet llegó al Museo de la Solidaridad Salvador Allende, donde participó en un encuentro con la comunidad chilena y rindió homenaje a Tati y Laura Allende (hermana de Salvador), quienes vivieron su exilio en La Habana
Alrededor de las 12:00 horas, Bachelet y la comitiva escuchaban cantar a la folclorista Isabel Parra, sobrina de la cantora chilena Violeta Parra En el escenario había un mural con un letrero grande: "Allende, el pueblo de Chile cumplirá tu mandato" Ángel Reigosa, jefe de protocolo del gobierno cubano, se acercó a su homólogo chileno Fernando Ayala para decirle que Raúl Castro esperaba afuera a la presidenta para acompañarla a un encuentro con Fidel Ayala transmitió el mensaje de inmediato y Bachelet salió a toda prisa No se despidió de nadie ni esperó a que Isabel terminara su canción El Reencuentro Esto provocó en Chile reproches, burlas y críticas por parte de la prensa y políticos de derecha
La presidenta se subió al auto de Raúl Castro para trasladarse al lugar secreto donde Fidel la esperaba La acompañaban el jefe de su escolta y su asistente personal
El encuentro
Una hora y media duró la cita con Fidel "Fue una reunión muy grata, de muy alto nivel, que permitió dar cuenta de cómo estamos haciendo las cosas en Chile y también escuchar las reflexiones y opiniones de Fidel Castro", declaró Bachelet ese mismo día a la prensa
De acuerdo con un comunicado de la Presidencia de Chile, Bachelet y Fidel abordaron los temas de la crisis financiera internacional, así como los desafíos que ésta impone a América Latina Según diplomáticos de la embajada de Chile en La Habana, durante la reunión Fidel también recordó anécdotas de su viaje a Chile y habló de su amigo Salvador Allende
Unas horas más tarde ?17:12 horas? Fidel Castro envió su artículo titulado Encuentro con la presidenta de Chile Michelle Bachelet al diario Granma, que lo publicaría al día siguiente En él, Fidel lanzó dardos contra la oligarquía de Chile y tocó un tema que impacta la política interna de ese país: el acceso de Bolivia al mar Ello a pesar de que este asunto no fue abordado durante el encuentro con Bachelet, según afirmaron a Proceso diplomáticos de la embajada de Chile en La Habana
Fidel escribió: "No ha sido ni es aún fácil deshacer la urdimbre legal que, con la ayuda yanqui, la oligarquía vengativa y fascista ata a la nación chilena, digna de mejor destino"
Y más: "Esa misma oligarquía hace más de 100 años le arrebató a Bolivia, en la guerra desatada en 1879, la costa marítima que le daba amplio acceso al Océano Pacífico Bolivia sufrió una extraordinaria humillación histórica en aquella contienda"
Con ese artículo, Fidel no sólo violaba la confidencialidad acordada sobre el encuentro, también brindaba a la derecha de Chile la oportunidad de atacar a Bachelet y de opacar su "histórica" visita a Cuba
¿Fidel fue consciente del efecto que causaría su escrito?
La periodista chilena Pamela Jiles ?quien viajó a la isla para cubrir la visita de Bachelet? no tiene dudas En su nota titulada La caricia de Fidel ?que publicaron varios medios electrónicos chilenos? señala que "el líder revolucionario había escrito su artículo recién concluida la reunión con Bachelet, sobre un punteo (borrador) diseñado previamente por él mismo (?) Había decidido hacerse escuchar justo antes de que Bachelet y su canciller democratacristiano abandonaran la isla"
La periodista, quien cita a fuentes del diario Granma, sostiene que Fidel no sólo tenía motivos de encono contra la "oligarquía chilena", sino también un con un sector del Partido Socialista, al que pertenece Bachelet
La razón: llevó a cabo políticas neoliberales y olvidó los sacrificios hechos por el gobierno cubano para ayudar a los miles de chilenos que vivieron en este país A este sector pertenecerían el expresidente Ricardo Lagos y la diputada Isabel Allende, hija de Salvador Allende, quienes no se han guardado sus críticas al proceso cubano y al propio Fidel
De hecho, esta diputada no formó parte de la comitiva que viajó a Cuba a pesar de los homenajes que se le realizaron a Tati y Laura Además, Hortensia Bussi, la viuda de Allende, durante un viaje a Chile que Fidel realizó en noviembre de 1996, le pidió públicamente que realizara elecciones libres en Cuba
A las 2 de la madrugada del viernes 13, la edición digital del diario Granma difundió el texto de Fidel A esa hora un funcionario del gobierno cubano telefoneó a la casa en La Habana del empresario chileno Max Marambio, donde Bachelet departía con un pequeño grupo de ciudadanos chilenos y cubanos El funcionario comunicó a la comitiva chilena el contenido del texto de Fidel
Según publicó el diario La Tercera, unas horas después el canciller chileno Alejandro Foxley telefoneó a su homólogo cubano Felipe Pérez Roque para expresarle su molestia por el escrito de Fidel Foxley le solicitó que el gobierno cubano sostuviera públicamente que lo escrito por el dirigente revolucionario era a título personal y que no era una posición oficial Pérez Roque contestó que eso era imposible En los hechos, implicaba desautorizar a Fidel Finalmente, acordaron que Foxley rechazaría las declaraciones del líder cubano sin que nadie del gobierno de la isla saliera a criticarlo
Y así se hizo
Mientras Bachelet ofrecía un almuerzo a Raúl Castro en el Club Habana, Foxley ofreció una improvisada rueda de prensa Expresó: "No vamos a dejar que una columna de opinión de una persona retirada opaque lo que ha sido una buena visita"
Ese mismo día, el subsecretario de Relaciones Exteriores de Chile, Alberto Van Klareven, declaró que las ideas de Fidel eran a título personal
Ese viernes 13, Fidel insistió en el tema en una nueva "reflexión" que escribió a las 6:17 de la tarde y que Granma publicó al día siguiente: "Los oligarcas chilenos se han rasgado las vestiduras con la visita de la presidenta Michelle Bachelet a Cuba" Sin embargo, concedió que sus ideas eran "a título estrictamente personal" y que éstas "no pretenden otro carácter"
Por su parte, el gobierno cubano publicó el miércoles 18 cuatro fotografías de Bachelet con Fidel, a quien le da un trato de "compañero", como para destacar el carácter personal de sus señalamientos
Pero el daño estaba hecho
Las palabras de Fidel Castro fueron un regalo para los críticos de la visita de Bachelet a Cuba, en especial para la derecha, que en este año de elecciones generales espera cualquier tropiezo para lanzarse contra la presidenta y su gobierno
El martes 17, el candidato presidencial de la Alianza por Chile, el magnate Sebastián Piñera ?quien encabeza las encuestas de preferencia electoral?, expresó a la radio ADN: "La política internacional tiene que ser una política de Estado A veces el actual gobierno se olvida de esto y se da gustitos personales, busca caminos propios que al final son muy perjudiciales para Chile como, en mi opinión, fue el viaje a Cuba, que al final derivó en puros problemas"
Añadió: "Lo único que hizo Chile ?con este viaje? fue perder posiciones y retroceder, y era algo que todos habíamos anticipado (Lo ocurrido) fue una especie de crónica de un error anunciado" 

Comentarios