China, el tobogán de la crisis

viernes, 6 de febrero de 2009
 BEIJING, 6 de febrero (apro) - El Año del Buey comienza en China bajo el signo indiscutible de la crisis Pero no se trata únicamente del deterioro acelerado de la tercera economía mundial, consecuencia de la caída de las exportaciones a Estados Unidos y la Unión Europea (UE)
 
Este año el Partido Comunista de China (PCCh) tendrá que hacer frente a un escenario hostil en múltiples frentes, sin que el monopolio del poder le garantice, como hasta la fecha, salir victorioso
La principal amenaza ha emergido con la mayor crisis económica mundial desde la década de los treinta La caída de la demanda mundial está causando estragos en la imparable locomotora china
El crecimiento económico se ha situado en 9% en 2008, cuatro puntos por debajo del 13% cosechado el año anterior, según hizo público el gobierno chino el 22 de enero, y el desempleo se ha disparado como consecuencia del cierre masivo de empresas
Según el asesor del Consejo de Estado chino Chen Quansheng, citado en el diario South China Morning Post del 6 de enero, al menos 670 mil pequeñas y medianas empresas han cerrado sus puertas en 2008, lo que supuso el recorte de 67 millones de empleos en todo el país
Este consejero del Ejecutivo chino cifró en 83 millones el número total de personas que perdieron sus puestos de trabajo en el mismo año
Incluso el músculo industrial del país se está viendo dañado rápidamente Sólo en la provincia sureña de Cantón, una de las más prósperas, 62 mil 400 empresas tuvieron que cerrar sus puertas el año pasado, según declaraciones del vicegobernador provincial Huang Longyun el pasado 9 de enero a la agencia estatal Xinhua
Esto supone 76% más que en 2007, según la misma fuente
 
La factura social de la crisis
 
En un país en desarrollo como sigue siendo China, estas cifras suponen, según varios expertos, un peligroso caldo de cultivo para que se multipliquen las revueltas y protestas sociales, sobre todo por parte de los 150 millones de trabajadores emigrantes ?los llamados mingongs
"Nos enfrentamos a nuevas contradicciones, especialmente este año, con la crisis financiera y la recesión global, y nuestro desarrollo económico afronta retos importantes", subrayaba en un editorial del 17 de diciembre el Diario de Pueblo
"Los factores para la inestabilidad social han aumentado, las contradicciones suceden de forma más frecuente y con mayor facilidad, y mantener la estabilidad social sigue siendo una tarea ardua", admitía el periódico, que ejerce de vocero informal del PCCh
El profesor Yu Qiao, de la prestigiosa Universidad Tsinghua, en Beijing, alertaba de que 50 millones de mingongs podrían perder sus puestos de trabajo en 2009
"Entre 40 y 50 millones de trabajadores inmigrantes, o incluso más, podrían perder sus empleos en las áreas urbanas si la economía sigue deteriorándose este año", aseguraba este especialista, citado por el diario australiano The Age en su edición del 19 de enero
"El desempleo de peones inmigrantes a esta escala implica problemas severos a nivel político y social Una mala gestión podría desencadenar una reacción violencia y podría provocar incluso turbulencias sociales"
 
¿El fin de la legitimidad del PCCh?
 
Algunas fuentes recuerdan que el Partido Comunista sigue ejerciendo el monopolio del poder en China apoyándose en la legitimidad que proporciona un crecimiento estable y rápido que ha conseguido sacar de la pobreza a cientos de millones de personas en los últimos 30 años
Pero ¿qué sucede si ese crecimiento se estanca y el gobierno no logra impulsarlo? ¿Qué justificará entonces que el PCCh siga a la cabeza del Estado por la vía de la dictadura?
"La crisis de Tiananmen en 1989 fue directa consecuencia del malestar existente ante la corrupción y las dificultades derivadas de una inflación desbocada", recuerda Xulio Ríos, director del Observatorio de la Política China, en el portal de la institución (http://wwwpolitica-chinaorg)
"Ahora, la legitimidad del PCCh, basada en el éxito económico, está a prueba Es posible que la inestabilidad no alcance una dimensión estatal, pero el desafío que planteará a las autoridades locales será grande y delicado de gestionar", proseguía
Aunque el Partido ejerce el poder de manera estable, la crisis económica asiática de 1997 sirve de antecedente histórico para dar cuenta de la debilidad con la que los gobiernos autoritarios pueden caer si no consiguen cumplir sus promesas económicas
Como el chino, el régimen del general indonesio Suharto también parecía asentado en el poder en 1997 Hasta que estalló la crisis y la economía se vino abajo, disparando la inflación y haciendo más molesta a ojos de la población la corrupción del régimen
En apenas un año, en 1998, estallaba la Revolución Indonesia, que derrocaba a quien acaparó el poder durante más de 30 años (1967-1998)
 
Año de aniversarios sensibles
 
Por si el torbellino económico fuera poco, varios acontecimientos que han marcado el último medio siglo chino resurgirán inevitablemente este año en la memoria de todos
En una cultura donde la superstición ejerce una influencia considerable, la serie de conmemoraciones que se avecinan deja pensar que, cuanto menos, 2009 será difícil: el 4 de junio se conmemora el 20 aniversario de la masacre de la Plaza de Tiananmen; el 10 de marzo, medio siglo de la revuelta en el Tíbet, que significó el exilio del Dalai Lama, y el 1 de octubre 60 años de la fundación de la República Popular
Aprovechando este contexto y coincidiendo con el 60 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, 303 intelectuales, artistas, activistas y disidentes chinos publicaban a principios de diciembre en Internet un documento llamado Charter 08 El texto se inspira en la Charter 77, obra de la disidencia checa para denunciar en ese año la falta de derechos en la antigua Checoslovaquia
En su variante china, los firmantes lanzan un ataque directo a la hegemonía del PCCh y exigen una apertura política para el país "La realidad política, que es evidente para quien quiera verla, es que China tiene muchas leyes pero no existe el imperio de la ley; tiene una Constitución pero no un gobierno constitucional", reza el texto, cuya difusión trata de bloquear el gobierno chino
"La elite que gobierna sigue aferrada a su poder autoritario y repele cualquier movimiento que implique un cambio político, lo que tiene por consecuencia: corrupción oficial endémica, un estado de derecho que no se logra establecer, derechos humanos dudosos, polarización social, un desarrollo social asimétrico, graves daños al medioambiente natural y humano", prosigue el documento al que se han suscrito más de 5 mil chinos a través de la red
Los firmantes, entre los que se encuentran figuras políticas como Bao Tong, antiguo miembro del Comité Central del PCCh, proponen un programa de 19 puntos para mejorar los derechos humanos en el país y democratizar el sistema
La libertad de expresión y asociación, la separación de poderes, el establecimiento de un sistema judicial independiente y el fin del monopolio político del PCCh son los pilares de esta hoja de ruta que proponen los intelectuales para poner fin a la dictadura
 
La mano de hierro del gobierno
 
La respuesta oficial a este desafío, quizá el mayor desde las protestas de Tiananmen, refleja la importancia que el gobierno acuerda al manifiesto
El 8 de diciembre, una de las principales figuras de la disidencia china, el escritor Liu Xiaobo, era detenido por ser supuestamente el autor intelectual y promotor del texto
Liu, que ya pasó 20 meses en prisión por participar en las protestas de 1989, sigue bajo el yugo de la policía, retenido sin una acusación formal y sin que sus familiares sepan dónde está recluido
Además, la policía ha interrogado a más de un centenar de los 300 firmantes, según las organizaciones de derechos humanos como Human Rights Defenders
"Si Liu Xiaobo es acusado de crímenes contra la seguridad del Estado (uno de los cargos que se suele imputar a los disidentes chinos) esto será un ejemplo más de cómo las autoridades chinas usan la ley para aplastar las peticiones de reforma", comentó la subdirectora de la región Asia Pacífic de Amnistía Internacional (AI), Roseann Rife, en un comunicado difundido el 22 de diciembre
El gobierno también lanzó el 18 de enero una amplia campaña policial en el Tíbet denominada "Golpear fuerte", con el objetivo de reprimir opiniones "reaccionarias", aseguró el 28 de enero la ONG International Campaign for Tibet (ICT) en un comunicado
Según la fuente, 8 mil 424 personas fueron investigadas y otras 81 detenidas por crímenes en su mayoría sin especificar
"Las autoridades tienen miedo de nuevos incidentes luego de la ola de manifestaciones que se produjeron el año pasado", indicó ICT, evocando la revuelta del pasado 14 de marzo en Lhasa, que se saldó con decenas de muertos y un millar de heridos
Aunque los Juegos Olímpicos de Pekín fueron considerados por muchos observadores como una prueba de fuego para la permanencia del PCCh a la cabeza del Estado chino, Beijing es consciente que el verdadero reto se le presenta este año
Pocos días después de que el primer ministro, Wen Jiabao, pidiera el 7 de enero a los estudiantes universitarios confianza en el régimen para enderezar la economía, el jefe de gobierno pasaba el Nuevo Año Chino con los damnificados del terremoto del pasado mayo en Sichuán
Un gesto simbólico para convencer al pueblo de que el PCCh no se olvida de ellos, aunque muchos ?incluso en las filas del gobierno chino-- se preguntan si este tipo de ademanes serán suficientes para que el pueblo le siga permitiendo ejercer el poder de forma autoritaria

Comentarios