La CIA: licencia para torturar

sábado, 25 de abril de 2009
WASHINGTON - La desclasificación de cuatro memorandos del Departamento de Justicia de Estados Unidos, ordenada por el presidente Barack Obama, no sólo permite documentar que agentes de la CIA torturaron a ciudadanos extranjeros acusados de ser terroristas; también pone en evidencia las mentiras del gobierno de George W Bush, cuyos principales funcionarios negaron que se hubieran violado leyes y acuerdos internacionales ratificados por Washington Los memorandos mencionados fueron clasificados originalmente como top secret Uno de ellos está fechado el 1 de agosto de 2002 y consta de 18 páginas; otros dos tienen fecha del 10 de mayo de 2005 y son de 20 y 46 páginas; y el restante, del 30 de mayo del mismo año, abarca 40 páginas El primero está firmado por Jay S Bybee, asesor del Departamento de Justicia, y los otros tres por Steven G Bradbury, subsecretario de Justicia para Asuntos Legales Los cuatro documentos están dirigidos a John A Rizzo, subjefe y asesor legal de la CIA Los tres memorandos firmados por Bradbury dan luz verde a la CIA para torturar a dos supuestos terroristas La identidad de uno de ellos no se revela, pero el otro es identificado como Abu Zubaydah, uno de los presuntos responsables de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 a Nueva York y Washington, y quien fue detenido el 28 de marzo de 2002 Debido a que las leyes de Estados Unidos y los tratados internacionales ratificados por Washington prohíben la tortura, Rizzo solicitó al Departamento de Justicia su opinión sobre los métodos que la CIA podría utilizar para interrogar a los dos presuntos terroristas Advirtió que "Zubaydah posee información sobre las redes terroristas en Estados Unidos y Arabia Saudita, la cual se niega a revelar; así como sobre planes para realizar ataques dentro de Estados Unidos y contra intereses estadunidenses en el extranjero", como se aprecia en el documento El 1 de agosto de 2002 el asesor del Departamento de Justicia Jay S Bybee envió a Rizzo la respuesta: "Basados en los hechos que nos han presentado, hemos concluido que los procedimientos para el interrogatorio (de los dos detenidos) que (la CIA) nos ha propuesto no violan el artículo 2340A (de la ley estadunidense que prohíbe la tortura)" Añade: "Queremos enfatizar que esta es nuestra mejor interpretación de la ley Sin embargo, debemos aclarar que no hay casos que sirvan como precedente de esta conclusión, así como tampoco existen encausamientos que se hayan llevado a cabo conforme a estos procedimientos" Ello bastó para que la CIA se sintiera autorizada para utilizar métodos de tortura al interrogar a los extranjeros acusados de terrorismo Este es un extracto del reportaje que publica la revista Proceso en su edición 1695 que empezó a circular este domingo 26 de abril

Comentarios