G-20: El nuevo orden financiero

viernes, 3 de abril de 2009
LONDRES, 3 de abril (apro) - El acuerdo final al que llegó en esta ciudad la tarde del jueves pasado el G-20 --los 20 países más industrializados y en desarrollo-- tuvo características históricas, según jefes de gobierno y expertos que acudieron a la cumbre financiera mundial
Más de 2 mil 500 periodistas de todos los rincones del mundo colmaron la enorme sala de prensa del ExCel Group, en el sureste de la capital, ante la expectativa mundial por un paquete de medidas concretas que sentara las bases para crear un nuevo orden mundial
Luego de una jornada de intensas negociaciones entre los mandatarios y jefes de Estado, que incluyó al presidente estadunidense Barack Obama, al primer ministro británico Gordon Brown, al mandatario francés Nicolás Sarkozy y al presidente mexicano Felipe Calderón, entre otros, el G-20 logró finalmente ponerse de acuerdo en un plan de medidas sin precedentes para las finanzas y economías internacionales por un valor total de 11 billones de dólares, recursos que servirán para relanzar créditos, crecimiento y empleo
El comunicado final --leído por Brown ante las cámaras del centro de convenciones-- sorprendió de inmediato a economistas, analistas y expertos financieros por la magnitud de la ayuda
El G-20 acordó triplicar recursos disponibles para el Fondo Monetario Internacional (FMI) hasta 750 mil millones de dólares y apoyar una nueva asignación de derechos especiales de giro por 250 mil millones de dólares
Además, apoyó la inyección de un mínimo de 100 mil millones de dólares de créditos adicionales a cargo de los bancos multilaterales de desarrollo y la utilización de los recursos adicionales de las ventas de reservas de oro por el FMI para créditos en "condiciones concesionales" a los países más pobres
Los integrantes del G-20 acordaron también lanzar una expansión fiscal que salvará y creará millones de empleos y que, para finales del próximo año, equivaldrá a unos 5 mil millones de dólares, incrementando el PIB mundial en 4%
El texto final detalló un billón de dólares en recursos adicionales a la economía mundial a través de las instituciones financieras y la financiación del comercio
Sin embargo, los puntos más contenciosos del acuerdo, relacionados con la supervisión y la regulación financieras, en los que habían insistido en particular Francia y Alemania, lograron importantes avances, luego de acordarse la fortaleza de los sistemas reguladores internos y los controles de todas las instituciones financieras, los instrumentos y mercados importantes, que incluirán por vez primera a los fondos de alto riesgo (hegde funds) y que limitarán las remuneraciones (bonos y dividendos) de los banqueros y ejecutivos
En ese sentido, acordó reforzar el sistema financiero a partir de la creación de un Consejo de Estabilidad Financiera, sucesor del Foro de Estabilidad Financiera, que incluirá a todos los países del G20, a los miembros de ese último foro, a la Comisión Europea y a España
Ese Consejo colaborará con el FMI para alertar sobre eventuales "riesgos macroeconómicos y financieros y las medidas necesarias para hacerles frente"
Sobre los "paraísos fiscales", el G-20 presentó medidas contra jurisdicciones financieras que no cooperen, con el fin de poner fin al secreto bancario
Otro punto que generó mucho beneplácito entre los analistas, delegados y economistas que asistieron como invitados especiales a la cumbre, fue el de la regulación y supervisión a las agencias de calificación de riesgo, que a partir del acuerdo establecido en Londres deberán asegurar cumplir con el "código internacional de buenas prácticas", particularmente para impedir conflictos de interés inaceptables
En el documento final, el G-20 aprobó la disponibilidad de 850 mil millones de dólares en recursos adicionales a través de las instituciones financieras globales, con el fin de ayudar a financiar inversiones, recapitalizaciones (nacionalizaciones) bancarias, infraestructuras, créditos al comercio, y el apoyo a las balanzas de pago y a las redes sociales
Además, acordó aumentar los recursos del FMI a través de la financiación inmediata de 250 mil millones de dólares, que se incorporarán luego a nuevos acuerdos para la obtención de préstamos, incrementados en hasta 500 mil millones de dólares
Desde el punto de vista operativo, el director gerente del FMI y el presidente del Banco Mundial (BM) serán designados de ahora en adelante por sus méritos y ya no por el acuerdo tácito que atribuía la jefatura del primero a un europeo y la del segundo a un norteamericano
En relación con la ayuda a países pobres, el G-20 destinará 100 mil millones de dólares y asignará derechos especiales de giro, al inyectar 250 mil millones en la economía mundial para incrementar la liquidez global
Sobre el aspecto del comercio mundial, el grupo de países más industrializados y en desarrollo del planeta dispuso de al menos 250 mil millones de dólares en los dos próximos años para apoyar los créditos al comercio mediante las agencias de créditos a las exportaciones y a las inversiones
Y se puso de acuerdo para oponerse a elevar nuevas barreras a las inversiones o al comercio de bienes y servicios, como también a nuevas restricciones a la exportación
Fue así como rechazó categóricamente el proteccionismo financiero, en particular aquellas medidas que reduzcan los flujos globales de capital, especialmente hacia los países en desarrollo
Después del anuncio oficial y en medio de un sentimiento de victoria por parte de los delegados internacionales, Brown, que había invertido mucho políticamente en cuanto a su imagen popular tanto en Gran Bretaña como en el mundo, fue categórico: "Este fue el día cuando el mundo se unió para luchar contra la recesión global
"No con palabras, sino con un plan para la recuperación global y la reforma Esta fue una acción colectiva para crear un nuevo orden mundial que está emergiendo Hoy comenzamos a cambiar este proceso de globalización", sentenció
"Los temas que la gente pensaba que nos dividían, no nos dividieron para nada Hubo un acuerdo sustancial para hacer lo necesario con el fin de restaurar el crecimiento", subrayó Brown
Durante su presentación, el jefe del gobierno británico trató de restarle importancia a las divisiones iniciales entre los gobernantes del G20, principalmente entre Francia y Alemania, que habían amenazado con no firmar el acuerdo final en caso que no se incluyeran estrictas regulaciones para el sistema financiero
De inmediato, la mandataria alemana, Angela Merkel, calificó las conclusiones de la cumbre como "muy, muy buenas, casi históricas", en tanto que Sarkozy consideró que el documento final "fue más de lo que esperábamos
"Los países del G-20 han decidido reformar en profundidad las organizaciones financieras internacionales, por primera vez desde los acuerdos de Bretton Woods en 1945", subrayó Sarkozy en una abarrotada conferencia de prensa
"Es un acuerdo de jefes de Estado y de gobernadores para un refuerzo de la regulación y supervisión de las actividades financieras, que era prioridad para Alemania y Francia", agregó
 
Evitar recaída: Obama
 
Sin embargo, fue Obama quien cerró las reacciones de los mandatarios internacionales, al calificar el cónclave londinense como "un hito histórico" en la recuperación de la economía mundial
"Creo que este es un punto de inflexión en la historia de la economía mundial Hemos acordado una serie de pasos sin precedente para restaurar el crecimiento y evitar que una crisis como la actual se produzca de nuevo Pero esto es sólo el principio Todos los problemas del mundo no se resuelven en una sola reunión, ni siquiera en dos", advirtió el mandatario norteamericano
Para el líder de la Casa Blanca, la cumbre del G-20 "fue histórica desde todo punto de vista", y aclaró no tener dudas de que se tomaron "medidas críticas para evitar una caída a la depresión"
"Debemos poner fin a la burbuja económica que estalla, y que se ha interpuesto en el camino del crecimiento sostenido", sostuvo Obama en Londres, al rechazar todo tipo de "riesgo no buscado" en los mercados financieros
"El mercado es el mecanismo más efectivo para crear ganancias y distribuir la riqueza Pero algunas veces se descarrila, y cuando ello ocurre debe ser regulado", continuó
Los líderes mundiales tienen previsto encontrarse nuevamente en septiembre, posiblemente en Nueva York, con motivo de la Asamblea Anual de las Naciones Unidas
Los países emergentes latinoamericanos que forman parte del G20 (Argentina, Brasil y México) acogieron con satisfacción el acuerdo final, y acostumbrados a ser dejados de lado en las reuniones mundiales, destacaron su participación activa en esta cumbre
"Es la primera reunión en la que no se nos ha tratado como si no supiéramos nada", dijo el presidente brasileño Lula da Silva
Por su parte, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y Lula, lograron en Londres que se "eliminara" del documento final la mención de "un mercado laboral flexible"
"Lula y yo pedimos que fuera eliminada una mención en la que se hablaba de un mercado laboral flexible, y sostuvimos que esto tenía una mala experiencia en América Latina", destacó Fernández
"La mención de una mercado laboral flexible era impensable porque en definitiva de lo que se trata es de la reconstrucción de la economía y lograr más trabajo Eso fue eliminado, fue muy importante y la postura de Brasil y la nuestra fue determinante", agregó
Para la mandataria argentina, el texto final de la cumbre en Londres "describe muy claramente que hay una fuerte crítica o autocrítica de un sistema que no tenía regulación y también una crítica muy fuerte al tema de las calificaciones de riesgo y la necesidad del control sobre las mismas"
Por su parte, Calderón declaró sentirse satisfecho con la reunión mundial, y expresó beneplácito por el crédito de 47 mil millones de dólares que recibirá México del FMI
"Estamos blindados", sostuvo el presidente, quien comentó que el crédito "demostró un amplísimo respaldo a México por el cuidado de sus finanzas"
El mandatario dijo que la disponibilidad de esos recursos "hizo que quienes especularon con el tipo de cambio tuvieran pérdidas notables"
Lo cierto es que después de acaloradas negociaciones y discusiones, el G-20 acordó en una reunión histórica 'reescribir' el jueves pasado las reglas del capitalismo mundial, para poder controlar más y mejor a una economía global cada vez más integrada, que había logrado superar la habilidad de gobiernos individuales para someterla
Resta esperar si los acuerdos políticos se trasladarán finalmente a realidades concretas para mejorar las vidas de miles de millones de personas en todo el planeta y con ello atemperar el "capitalismo salvaje" de las últimas décadas

Comentarios