Vargas Llosa, Krauze y Castañeda aceptan debatir con Chávez

viernes, 29 de mayo de 2009
MÉXICO, D F, 29 de mayo (apro)- Los intelectuales mexicanos Jorge Castañeda y Enrique Krauze, así como el escritor peruano Mario Vargas Llosa aceptaron debatir con el presidente Hugo Chávez, como lo propuso el mandatario venezolano en su programa radiofónico "Aló presidente"
         El excanciller mexicano, el historiador y el autor de La guerra del fin del mundo, pidieron que el debate sea con el presidente Chávez y no con personalidades afines a su gobierno       
         En una conferencia conjunta en el marco del foro sobre libertades que se realiza en Caracas, la capital de Venezuela, Vargas Llosa dijo: "Estamos a favor del diálogo como uno de los principios básicos que nosotros defendemos
Ayer jueves, durante su programa radiofónico el presidente Chávez ofreció un espacio a los intelectuales "de la derecha" para que debatieran con los "revolucionarios" de varios países que participan en un foro paralelo
"Se me ocurre algo en ese momento () Invito a esta gente, les doy un espacio en 'Aló Presidente', que es continuo de aquí al domingo? Un debate () me aparto y dejo que debatan", dijo Chávez
"Aló Presidente abre sus portones () Ojalá lo acepten", agregó Chávez el jueves al inicio de una edición de cuatro días consecutivos de su programa, que cumple diez años de emisión
Por su parte, el excanciller mexicano Jorge G Castañeda dio la "bienvenida" a la invitación y consideró interesante debatir con el presidente venezolano sobre democracia, derechos humanos y la crisis económica internacional
A su vez, el historiador Enrique Krauze explicó que todos los días quienes defienden ideas liberales debaten fuera de Venezuela con personalidades afines al socialismo que propugna el gobernante venezolano, y aunque señaló que no quisiera robarle tiempo a Chávez, propuso que el debate sea "con él y con reglas claras para evitar monólogos"
"Sería muy interesante para la vida del ciudadano venezolano y para la vida política de Venezuela" ver a su presidente "en un debate de ideas" y "escuchando opiniones de los demás y no sólo exponiendo las suyas", remarcó Krauze

Comentarios