Los guardianes de la revolución islámica

sábado, 27 de junio de 2009
Se les conoce como Sepáh o Pasdarán Ocupan posiciones clave en las estructuras de gobierno, influyen en las decisiones políticas y de seguridad interna, controlan sectores de la economía, poseen tanques, aviones, navíos de guerra, misiles de largo alcance?Este poder paralelo ?que se asume como garante de la República Islámica? es el principal apoyo del presidente Mahmoud Amhadinejad, y del máximo líder, el ayatola Ali Jamenei, pero también se encuentra a la espera de la evolución de los acontecimientos Sólo uno de sus sectores ha entrado en acción para atacar a los ciudadanos que protestan contra el fraude electoral: las  milicias Basij
TEHERÁN- El lunes 22, Zahra, su hermana y dos amigos, cuyas edades oscilan entre los 24 y los 26 años, salieron de sus departamentos en Bahjat Ambamd, un barrio del centro-norte de Teherán muy parecido a la colonia Nápoles de la Ciudad de México
Era media tarde En un instante, fueron rodeados por una veintena de motociclistas de la milicia Basij que iban armados con macanas y cadenas, y vestidos con una combinación de ropa de civil y de camuflaje militar Sin mediar palabra, los basijis empezaron a golpear a los dos jóvenes, mientras las mujeres las arrinconaron contra una pared Las llamaron putas porque dejaban ver parte del cabello, cubrirse el resto del rostro con pañuelos de colores y usar maquillaje
"Los iban a matar ?dice Zahra?, pero un basiji comentó a sus compañeros que había visto a varios simpatizantes de Mir Hossein (Mousavi, el candidato reformista que denuncia fraude electoral) y se fueron a buscarlos"
Los cuatro muchachos se dirigían a la plaza Heft-e Tir, donde opositores habían convocado a una concentración de duelo en memoria de la decena de víctimas de la represión gubernamental contra la manifestación del sábado 20 Entre ellas estaba Neda Agha-Soltan, la joven cuya agonía fue registrada en un video que circula en YouTube y que murió a causa del disparo de un francotirador basiji
Los asistentes debían acudir con velas negras y listones verdes, color del movimiento que encabeza Mousavi, pero el evento no se realizó: policías antimotines y milicianos tomaron la plaza Heft-e Tir y sus alrededores e impidieron la reunión de la gente De hecho, comenzaron a atacar a indiscriminadamente a los grupos de personas que deambulaban por los alrededores; a varios los golpearon, otros se intoxicaron con el gas lacrimógeno esparcido por los basiji y algunos fueron arrestados
Sobre el encuentro luctuoso pesaba una amenaza todavía más grande El Ejército de los Guardianes de la Revolución Islámica, conocido popularmente como Sepáh (ejército) o Pasdarán (guardianes), advirtió que no toleraría más actos de protesta y que, con "decisión revolucionaria", "se emplearía a fondo"  contra quienes participaran en ellos Hasta jueves 24, la policía y los milicianos sólo han empleado armas ligeras, pero la intervención de los pasdarán pondría tanques en las calles
Este es un extracto del reportaje que publica la revista Proceso en su edición 1704 que empezó a circular este domingo 28 de junio

Comentarios