Inversiones, ruta al reencuentro México-Cuba

viernes, 10 de julio de 2009
LA HABANA, 10 de julio (apro) - Cuba y México buscarán la próxima semana hacer a un lado sus últimos desencuentros y confrontaciones para intentar regresar a la senda de las relaciones "históricas", y lo harán, en principio, con una amplia reunión entre empresarios mexicanos y directivos de 20 firmas cubanas
Como primer paso a la visita que realizará a La Habana, en el segundo semestre del presente año, el presidente Felipe Calderón, representantes del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior (Comce) y de la Cámara de Comercio de Cuba (CCC) asistirán a la XVI sesión del Comité Empresarial bilateral
El gobierno que preside Raúl Castro confirmó que la reunión del Comité Empresarial México-Cuba se realizará en el Distrito Federal del 14 al 16 de julio
Será la primera de una serie de reuniones bilaterales que sostendrán las dos naciones, previo a la llegada del mandatario mexicano a la nación caribeña
Conocidos en Cuba como pragmáticos, los empresarios mexicanos quieren, trece años después, reconquistar sectores estratégicos de la economía de la isla: empresas agroexportadoras, turismo, telecomunicaciones, acero, explotación de níquel, petroquímica y producción de electricidad para su exportación
La cancelación del viaje de Calderón en mayo pasado dejó con las maletas hechas a un grupo de empresarios mexicanos que habrían de acompañar al mandatario en su viaje a la isla
El regreso de la inversión privada a Cuba forma parte importante de la agenda del viaje presidencial a la mayor de las Antillas, por ello se han programado reuniones de alto nivel entre los empresarios y los ministros de sectores estratégicos de la economía del cubana
El propio embajador mexicano en Cuba, Gabriel Jiménez Remus, exhortó, el 24 de enero pasado, a los empresario mexicanos regresar a invertir en la isla y les prometía que "no les va a pasar nada" si se asocian con el gobierno que encabeza Raúl Castro
Durante la visita que realizó a la isla un grupo de senadores mexicanos, el representante del presidente Calderón en Cuba hizo gala de las buenas relaciones entre los dos países: "Necesitamos que los empresarios mexicanos vengan a Cuba a mojarse"
El entonces subsecretario mexicano para América Latina y el Caribe, Gerónimo Gutiérrez, fue más allá Aseguró en diciembre del 2008 que México aspira a que su comercio bilateral con Cuba alcance los mil millones de dólares anuales
Los productos mexicanos representaban en 1995 alrededor de 10% de las importaciones cubanas y, "si recuperamos ese porcentaje, sentimos que nuestro comercio y nuestras exportaciones podrían crecer hasta mil millones de dólares", dijo entonces
La iniciativa privada mexicana en Cuba tiene su principal presencia a fines del sexenio de Carlos Salinas de Gortari y principios del gobierno de Ernesto Zedillo
El empresariado mexicano emergió como el principal inversionista al superar los mil 500 millones de dólares, monto que rebasó en esos años a inversiones canadienses y españolas, principalmente porque grandes empresas mexicanas como Grupo Domos o Internacional Textil Co, o el propio Grupo Cemex, habían comprometido una inversión superior a los 2 mil millones de dólares
El panorama actual de la Cuba de Raúl Castro es radicalmente diferente a la llamada "época de oro" de las relaciones de inversión y comercio entre México y la isla
La línea financiera reabierta en el 2009, entre el Banco Nacional de Comercio Exterior de México (Bancomext) y el Banco Nacional de Cuba (BNC), es de apenas 20 millones 746 mil dólares, con una vigencia de dos años para financiar venta de bienes y servicios
Cifra que representa casi 1% de la inversión comprometida por empresarios mexicanos en 1995
En una reunión empresarial México-Cuba realizada el 7 de mayo de 2008 en La Habana, el director general adjunto de Banca de Empresas de Bancomext, Rolando Vázquez, y la directora de Relaciones Económicas y Cooperación Internacional de México, Luz María de la Mora, coincidieron en ampliar los objetivos y alcances de la línea de crédito a mediano plazo, al reconocer que existe el potencial para crecer, tanto en el comercio bilateral como en la inversión en la isla
El gobierno de Ernesto Zedillo inició la debacle en las relaciones de inversión y comercio con Cuba; pero fue en el sexenio de Vicente Fox Quesada cuando la inversión mexicana en sectores económicamente importantes de Cuba desapareció y el comercio bilateral alcanzó su nivel más bajo
Hace catorce años (1995) el comercio bilateral alcanzó su nivel más alto
El gobierno de la isla importaba bienes por unos 400 millones de dólares que provenían de México, 14% de sus importaciones; diez años después, con el gobierno de Vicente Fox, el comercio bilateral era de 2419 millones de dólares, 2% del total
La gira del presidente Calderón por Cuba ha tenido como objetivo reactivar el comercio con la isla, teniendo como objetivo lograr en el año 2010 un intercambio bilateral mayor a los 350 millones de dólares para que al finalizar el sexenio el sector rebase los 400 millones de dólares
Pero la mayor preocupación e interés de Cuba se centra en estimular a las empresas mexicanas para que reactiven su inversión en sectores estratégicos de la isla
En los noventa, grandes empresas mexicanas llegaron a la isla con la promesa de México de negociar con el gobierno cubano la deuda contraída por Cuba, primordialmente para intercambiar los activos de aquellas empresas que se encontraban paralizadas por el derrumbe del bloque socialista
Durante cinco años, el gobierno de Carlos Salinas vendió a las empresas más rentables de México las grandes posibilidades y oportunidades que daba el gobierno de Fidel Castro para la inversión mexicana, pues aseguraba que estaban dadas las condiciones favorables para México
Los mexicanos empezaron a ver a Cuba como una plataforma interesante para hacer negocios en cualquier sentido: comercio e inversión
Domos encabezada por Javier Garza Calderón; Cemex de Lorenzo Zambrano; Vitro con Adrián Sada González a la cabeza; Alfa de Dionisio Garza; Carso del millonario Carlos Slim o Infra y Peñoles se habían enamorado de la Cuba de Castro y sostenían pláticas para acaparar las principales industrias paralizadas luego de la desaparición de la Unión Soviética
Hoy, las grandes empresas mexicanas se frotan las manos por cinco sectores importantes de la industria cubana: petroquímica, turismo, níquel, generación de electricidad para la exportación, pero principalmente la inversión en el campo cubano para generar producciones para la exportación a países de América Latina y Europa
El comercio bilateral sufrió una estrepitosa caída: de los 435 millones de dólares registrados en la década del noventa, a los 200 millones de dólares en 2007, todo a causa del conflicto de la deuda de Cuba con México, según datos del Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext)
En 2007, el comercio alcanzó los 173 millones de dólares; mientras que entre enero y septiembre de 2008, creció 674% respecto del mismo periodo del año anterior, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE)
Según datos del ministerio de Comercio Exterior de Cuba, México exportaba bienes por valor de 300 millones de dólares en 2000, cifra que decayó hasta los 235 millones en 2006 y que alcanzó récord negativos en 2002, cuando apenas se superaron los 200 millones
Las importaciones de productos mexicanos a Cuba también decayeron ente 2000 y 2005, pero ya en 2006 repuntaron hasta alcanzar los niveles del inicio del sexenio de Fox, los 39 millones de dólares
Hasta 1995, México era uno de los principales proveedores de Cuba, rozando los 400 millones de dólares de exportaciones Actualmente, ni siquiera se encuentra entre los diez primeros socios comerciales de la isla

Comentarios