Nuevo atentado de ETA; mueren dos agentes de la guardia civil

jueves, 30 de julio de 2009
MADRID, 30 de julio (apro) - Dos agentes de la Guardia Civil murieron hoy en un nuevo atentado de la banda terrorista ETA, perpetrado con una bomba lapa, en Palmanova, en el municipio mallorquí de Calviá
         Este atentado en las islas Baleares, que se registró alrededor de las 13:30 horas, se produce un día después del ataque a la casa-cuartel de la Guardia Civil en Burgos, que dejó 65 personas heridas, y que en voz del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, pretendía ser una "matanza"
         La campaña de verano de ETA coincide con los 50 años de surgimiento de la organización terrorista que nació con la demanda central de conseguir la independencia del País Vasco
         Tras el atentado de hoy, la Guardia Civil puso en marcha la operación Jaula, para tratar de capturar a los terroristas que, presume, se encontraban en las inmediaciones del sitio del atentado, por lo que el aeropuerto y el puerto de la isla permanecieron cerrados durante dos horas, aunque ya fueron reabiertos
         También se montaron controles en las carreteras
          La delegación del gobierno en Baleares advirtió sobre la posibilidad de que ETA tenga "pisos francos" en la isla; es decir, casas de seguridad, donde podrían haberse refugiados los responsables del ataque
         Esta zona turística, que cuenta con 30 mil plazas de hotel, es habitualmente ocupada por el turismo inglés Tras la explosión, muchos turistas permanecían dentro de sus hoteles por instrucciones de la policía, que mantuvo un cerco de seguridad de dos kilómetros alrededor del sitio de la explosión
         Miembros del Grupo Especialista en Desactivación de Explosivos (Gedex) de la Guardia Civil, descubrieron una segunda bomba en otro vehículo todo terreno en la misma localidad de Palmanova, y prepararon una explosión controlada del vehículo en desuso y que estaba estacionado a 500 metros del sitio donde murieron los guardias civiles
         Las dos víctimas del atentado de hoy son dos jóvenes de reciente ingreso: Carlos Enrique Sáenz de Tejada García y Diego Salva Lezaun, el primero de 28 años, quien tenía solo tres días en este nuevo destino, y el segundo, de 27, originario de Pamplona, pero con varios años viviendo en Mallorca, alumno en prácticas de la Guardia Civil desde hace poco tiempo
         Los dos estaban en servicio a la hora del atentado e iban a llevar el vehículo a un taller para su mantenimiento Al encender el vehículo éste explotó, pero activado con un dispositivo a distancia, según la Guardia Civil
         Según las versiones oficiales, los terroristas podrían haber estado en las inmediaciones del cuartel cuando ocurrió el atentado, y vigilando cuando el vehículo era abordado por los efectivos
         También, según la misma información oficial, los terroristas debieron haber colocado el artefacto explosivo minutos después de que el vehículo fue estacionado por otros agentes y hasta antes de que fuese abordado por las dos víctimas, para llevarlo a mantenimiento
         La prensa local advirtió que el sitio del atentado se encuentra a 10 kilómetros del Palacio de Marivént, donde veranea la familia Real Aunque la llegada de los reyes de España, Juan Carlos y Sofía, está previsto para el sábado próximo, al igual que los Príncipes de Asturias, en la isla ya se encuentran las infantas Elena y Cristina
         La banda terrorista ya ha hecho dos intentos para atentar contra el rey Juan Carlos en las Islas Baleares, la primera en 1995 y la segunda en 2004, usando rifles con mira telescópica En la primera ocasión pretendieron dispararle a distancia cuando se encontrara a bordo del yate de la familia Real
            Previo a este atentado, ETA había asesinado al policía nacional Eduardo Puelles, miembro de la campaña contra la banda terrorista en el País Vasco, en Arrigorriaga (Vizcaya), el 19 de junio Hasta ahora ha cometido nueve atentados este año
         En la víspera, ETA pretendió cometer una masacre de guardias civiles y sus familiares que viven en la casa-cuartel de Burgos, al hacer explotar un vehículo (robado hace un mes en el sur de Francia) cargado con 200 kilos de amonitol, un letal explosivo que la banda terrorista ha utilizado en al menos cuatro atentados desde 2008
         El efecto de la explosión de ese coche-bomba, ocurrida a las 4 de la mañana de ayer, dejó 65 lesionados y derrumbó una gran parte de la pared frontal en 10 de los 14 pisos del edificio
         En el momento del atentado había 117 personas que dormían en el edificio, 40 de ellos menores de edad, dijo el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien señaló que muchos de los inquilinos del edificio cuartel ya se encontraban de vacaciones, lo que aminoró los riesgos de tener víctimas
         El funcionario, encargado de combatir el terrorismo de ETA, declaró que "se trata de un gran atentado fallido, pero especialmente canalla", en alusión a la presencia de los familiares de los guardias civiles y por el hecho de que no haya habido llamada de alerta previa, como lo hace en otros casos
          "Son una banda de salvajes; están enloquecidos", dijo

Comentarios