La red europea del crimen organizado

sábado, 8 de agosto de 2009

Un supuesto operador financiero del líder minero Napoleón Gómez Urrutia fue extraditado a España, donde será juzgado como pieza clave de una red de los cárteles de Sinaloa y del Norte del Valle para introducir y distribuir droga en Europa La policía española sostiene que los narcos mexicanos han creado complejas estructuras empresariales para camuflar sus operaciones delictivas; redes que, afirma, "no le envidian nada a las mafias italianas, colombianas o a las del Medio Este"
MADRID- José Arturo Ponce Medina, a quien la Procuraduría General de la República (PGR) de México investiga como operador financiero del dirigente minero Napoleón Gómez Urrutia y su familia, arribó al aeropuerto de Barajas el 6 de junio pasado, procedente del Distrito Federal Venía esposado y custodiado por dos agentes federales mexicanos y uno español, en cumplimiento de una orden de extradición del juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, por ser presunta pieza clave en un entramado de tráfico de drogas a Europa y lavado de dinero
         Se presume que Ponce Medina participó en una red creada en México por el cártel de Sinaloa, en sociedad con el cártel colombiano del Valle del Norte del Cauca, que introdujo toneladas de cocaína en el mercado europeo a través de España y blanqueó en este país por lo menos 236 millones de euros en sólo tres años
Luego de huir de España y refugiarse por un tiempo en México, Ponce Medina fue detectado el 17 de enero de 2008 cuando pretendía ingresar a un centro de turismo invernal en Estados Unidos De inmediato fue deportado a México y la PGR inició el procedimiento de extradición a España
Para sorpresa de las autoridades mexicanas, Ponce Medina traía en su maleta documentos que lo vinculaban con supuestas operaciones financieras que realizó para el líder minero Gómez Urrutia, su esposa Darlinda Casso Valdez y su hijo Alejandro Gómez Casso, radicados en Canadá
Fichas de depósito y movimientos entre distintas cuentas bancarias a nombre de Gómez Urrutia y sus familiares dieron pie a que se abrieran nuevas averiguaciones, las cuales aparentemente no tienen ningún vínculo con la red de narcotráfico que la policía española desmanteló en la llamada operación Tacos
         Este caso es una muestra de la creciente presencia del narcotráfico mexicano en el mercado de las drogas en Europa, en particular en España, Reino Unido, Holanda e Italia, además de su actividad en la ruta de África Sólo que en estos países no recurre a la violencia que despliega en México; aquí los narcos pasan por empresarios o turistas Para encubrir sus acciones delictivas, aprovechan que España es el segundo mayor exportador a México, sólo después de Estados Unidos, con unas 2 mil 700 empresas instaladas en territorio mexicano
Este es un extracto del reportaje que publica la revista Proceso en su edición 1710 que empezó a circular este domingo 9 de agosto

Comentarios