Firestone: Denuncias sin éxito

viernes, 18 de septiembre de 2009
MEXICO, DF, 18 de septiembre (apro) - Más de nueve años después que se registraron en el país varios accidentes de camionetas Ford equipadas con neumáticos Firestone, los casos siguen inmersos en un laberinto legal que recién empieza a aclararse
Los ciudadanos mexicanos envueltos en esos incidentes han tratado, sin éxito hasta ahora, que los reclamos por esos percances sean atendidos por las Cortes estadunidenses, a pesar que los hechos tuvieron lugar en territorio nacional
En el capítulo más reciente de una larga cadena de resoluciones judiciales, la Corte de Apelaciones del Séptimo Circuito estadunidense, con sede en Nueva Orleáns, determinó que México es el foro más adecuado para juzgar esos casos, según el folio 09-50109 del 21 de agosto, al que Apro tuvo acceso
Los jueces Jerry E Smith, Carl Stewart y Leslie Southwick se apoyaron en la doctrina del forum non conveniens ?"foro no conveniente"-- para fallar en que, si bien pueden tener jurisdicción en el caso, la República Mexicana es el escenario más apropiado
De esa forma, el panel atendió la petición de Ford Motor Company y Bridgestone/Firestone North American Tire LLC, de trasladar la querella a los tribunales mexicanos
Las trasnacionales presentaron ante el Quinto Circuito una petición de mandamus, una especie de amparo ante violación de garantías, para que el expediente sea atendido en tribunales mexicanos
"Por economía procesal, es mejor el foro mexicano Los elementos probatorios están en México", opinó Alfonso Sepúlveda García, representante legal en México de Firestone y quien no está ligado al caso
Entre 2000 y 2003, se registraron en todo el mundo más de 600 accidentes de camionetas con llantas Firestone Sin embargo, en México esos percances dejaron al menos 17 muertos
Ante los defectos aparecidos en las gomas ATX, ATX II y Wilderness AT, Firestone procedió a su recuperación el 9 de agosto de 2000 para su posterior sustitución
Un grupo de ciudadanos mexicanos afectados por los accidentes presentó en 2002 una querella ante una Corte estatal en Texas, pero el expediente terminó en un Tribunal federal de Indiana, junto a otros 700 casos similares que involucraron neumáticos Firestone y camionetas Ford y que fueron aglutinados en el panel de Litigio Multidistrital adscrito a esa demarcación judicial
Al mismo tiempo, la Corte de Indiana atrajo también un segundo legajo, conocido como Máñez, en el que también participa otro colectivo de ciudadanos mexicanos
Empero las dos empresas estadunidenses pidieron a la Corte distrital de Indiana la transferencia del caso a tribunales mexicanos, petición a la que accedió un juez
Sin embargo, la resolución de apelación del Séptimo Circuito consideró ese fallo "muy razonable", pero ante dos decisiones de Cortes mexicanas de rechazar la jurisdicción, solicitó a la Corte de Indiana explorar las circunstancias de esas sentencias
Ésta concluyó que los abogados de los acusadores habían tratado de manipular el caso, aludiendo a correos electrónicos en los cuales discutían cómo una jueza mexicana confirmó que rechazaría la demanda Por ello, la jueza desechó la querella
El panel de Litigio Multidistrital regresó el juicio a la Corte distrital en Texas, donde Ford y Firestone intentaron nuevamente que el proceso se transfiriera a México, con el argumento de que las resoluciones de rechazo habían sido obtenidas de forma fraudulenta
El juez Harry Lee Hudspeth, del Circuito Oeste de Texas, denegó la moción y señaló a los acusados de tratar de retrasar el proceso
Fue así que el caso Firestone terminó en Nueva Orleáns con una petición de mandamus para que el juez Hudspeth reconsiderara la decisión de la Corte de Indiana
Por su lado el juez Smith concluyó que su similar de Texas no debió haber aceptado la decisión de la Corte de Indiana, que ignoró fallos vinculantes previos Por ello, la Corte de Apelaciones les concedió el mandamus
Uno de los aspectos importantes de este fallo es que determina que un juez de distrito no necesariamente tiene que apegarse a lo que establezca una Corte multidistrital de litigio
Por su parte John M Merritt, del despacho Merritt & Associates con sede en la ciudad de Oklahoma y representante legal de los acusadores, no respondió a la consulta de Apro
 
Las víctimas
 
Uno de los casos más celebres y en torno al cual ha girado la larga serie de expedientes es el del exportero del club Veracruz, José Samuel Máñez Reyes, quien falleció el 26 de diciembre de 2002 en la autopista México-Veracruz, a la altura del tramo Cuitláhuac-La Tinaja, mientras conducía una camioneta con gomas Firestone, propiedad de Rosa Vidrio
Originario de Guerrero, Máñez tenía que presentarse el mismo día 26 al entrenamiento en el estadio "Luis Pirata Fuente", pero perdió el vuelo y por eso emprendió el viaje por tierra
Su ahora viuda, Sofía López, y sus hijos José Samuel y Kery Jennifer Mánez López han emprendido medidas legales contra Ford y Firestone
Además, hay otras historias similares en torno a percances con Ford y Firestone como actores
Rodolfo Cisneros resultó lesionado el 21 de septiembre de 2000 cuando falló un neumático Firestone del vehículo Jeep Cherokee modelo 1994 que conducía La llanta fue diseñada y fabricada en Estados Unidos o Canadá, y Cisneros la compró en la localidad texana de Weslaco
Atenea González de Becerra es una ciudadana mexicana con residencia legal en Texas El 10 de mayo de 2000 se accidentó en una camioneta Chevrolet Suburban 1998 a las afueras de Monterrey, Nuevo León, debido presumiblemente a una falla de uno de los neumáticos Firestone
La conductora, Rosa María Mejía Martínez, y los pasajeros José Manuel Becerra y Salvador Rico López fallecieron, mientras que los Osiel R Arjona y Juan Ezequiel Mendoza Soto resultaron lesionados La goma fue diseñada y manufacturada en Tennessee, Texas o Canadá, y fue comercializada en Texas
Arjona es ciudadano mexicano con residencia legal en California, mientras que Lizbeth Salazar Cantú, la viuda de Rico López y sus hijos Wendy Marisol y Salvador Rico Salazar, así como Mendoza Soto, son ciudadanos mexicanos
Un suceso parecido le aconteció a Hugo Zacarías Sandoval, un ciudadano mexicano residente legalmente en Texas El 20 de julio de 2003 conducía una camioneta Ford Explorer 1996 de Monterrey a la ciudad estadunidense de Laredo, cuando el tren delantero se desprendió del neumático Firestone, lo que ocasionó que el vehículo volcara
Zacarías Sandoval y su hijo Hugo Zacarías resultaron golpeados, por lo cual el joven falleció Ahora esta pendiente una resolución de la Corte de Apelaciones del Séptimo Circuito, asentada en Chicago
"Esta decisión puede ser un precedente ante lo que debe decidir la Corte de Apelaciones del Séptimo Circuito Puede pasar que los acusadores tendrían que venir a presentar una demanda en México", analizó Sepúlveda
 
El escándalo
 
El desarrollo del expediente ameritó que la jueza Sarah Evans Barker, de la Corte del Distrito Sur de Indiana, ordenara una investigación sobre las actuaciones de los abogados mexicanos
Los resultados de esa pesquisa, contenidos en el expediente marcado con la clave IP 03-5790-C-B/S en poder de Apro, dejan al descubierto la conducta anómala de los representantes legales de los acusadores
Los abogados Alberto Guerrero y Roger Reed, del despacho texano Reed, Carrera & McLain ?actualmente llamado Reed, McLain & Guerrero--, eran los representantes legales de los demandantes y, a su vez, contrataron al especialista en apelaciones Kevin Dubose para que los asesorara en los recursos legales interpuestos ante el Séptimo Circuito Y en México también se hicieron de los servicios de Leonel Pereznieto y Juan Carlos Guerrero Valle
Estos últimos presentaron en enero de 2005 una demanda por la muerte de Samuel Máñez ante el Cuarto Tribunal Civil de Morelos, presidido por la jueza María Emilia Costa
Sin embargo, había ahí un conflicto de interés, pues Claudia Guerrero Valle, hermana de Juan Carlos Guerrero, era secretaria de Acuerdos de dicho tribunal
Los abogados mexicanos recibieron 20 mil dólares de sus pares estadunidenses para gastos, sin necesidad de justificarlos con facturas, además de 10% del total recuperado si lograban el rechazo del caso en México
Los estadunidenses cobrarían 45% del total de la indemnización por el eventual triunfo jurídico
El 14 de enero de 2005, Juan Carlos Guerrero Valle envió un e-mail a Alberto Guerrero para reportar que "fuimos a la Corte de Cuernavaca en Morelos para indagar sobre el caso contra Firestone La jueza confirmó que rechazará la demanda según lo que planeamos La decisión será publicada la próxima semana"
Esto ocurrió un día después de haberse presentado la querella
Sin embargo, Guerrero Valle no fue autorizado para tener acceso al expediente o para hablar con la jueza, pues su nombre no fue incluido en la demanda como consejero legal de la acusadora
La denegatoria del caso fue firmada el 20 de enero de 2005 y fue publicada en el boletín oficial el día 24
Los abogados mexicanos redactaron y presentaron a la Corte una orden de rechazo al juicio por falta de competencia territorial El 24 de enero de 2005, Guerrero Valle mandó un correo electrónico a Alberto Guerrero, e incluyó como archivo adjunto una copia no firmada de ese fallo que era prácticamente idéntica al borrador entregado por los litigantes a la Corte de Morelos
Posteriormente, los abogados acusadores presentaron una apelación que finalmente la Sala Auxiliar de la Suprema Corte de Justicia de Morelos rebatió
Por ello el 19 de abril de 2005, Guerrero Valle le escribió nuevamente a su colega Guerrero para informarle que "extraoficialmente la Corte de Apelaciones confirmó el rechazo a la demanda en Cuernavaca Uno de los magistrados nos está dando el sábado una copia no oficial de la decisión", apuntó
Según la pesquisa ordenada por la jueza Barker, esta comunicación electrónica evidencia dos anomalías de procedimiento que reflejan la manipulación del proceso de parte de los abogados mexicanos:
Según las leyes procesales mexicanas, los jueces no revelan por adelantado sus resoluciones y las Cortes de apelación del país no laboran oficialmente en sábados
"Los e-mails entre los consejeros legales de los acusadores no dejan duda que ocultaron intencionalmente los procedimientos en México, tanto ante el Séptimo Circuito como a los defendidos, hasta que ya era muy tarde para que los defendidos pudieran hacer algo", destaca la investigación
Por esa conducta, Alberto Guerrero y Reed recibieron una multa de 50 mil dólares y Pereznieto una de 100 mil dólares, que luego fue suspendida porque el abogado no recibió "constitucionalmente un aviso adecuado ni una oportunidad de ser escuchado durante el proceso"
El asunto está pendiente ante la Corte de Litigio Multidistrital
Además, Sepúlveda llevó a Pereznieto ante la Junta de Honor de la Barra Mexicana de Abogados, la cual determinó su expulsión por seis meses el 12 de diciembre de 2007
Descontento con esta decisión, el afectado interpuso un recurso de reconsideración, resuelto en su contra el 16 de julio de 2008 Ahora, el asunto depende de lo que decida la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN)

Comentarios