Reconoce Micheletti que fue un "error" la manera como depusieron a Zelaya

miércoles, 30 de septiembre de 2009
MÉXICO, D F, 30 de septiembre (apro)- El presidente golpista de Honduras, Roberto Micheletti, reconoció que fue un "error" sacar del gobierno, "como lo sacamos", al presidente constitucional de ese país, Manuel Zelaya
         Ese, dijo, fue él único error, porque "en el resto actuamos con la ley", ya que Zelaya, añadió, "violaba la Constitución al buscar una Constituyente para una reelección"
         En una entrevista que este miércoles publicó el periódico argentino Clarín, el presidente de facto negó que el golpe de Estado en el país centroamericano afecte la democracia en la región, pues "si un presidente viola la ley es corrupto, y da derecho al pueblo a reclamar Nosotros lideramos ese pedido", dijo
         La corrupción, expresó, fue uno de los motivos del derrocamiento de Zelaya, que "robó 36 millones de dólares y sacó en carretilla del Banco Central fondos para su reforma constitucional Gastó millones para pasear en helicóptero y en asesores Era corrupto, tenía varios sinvergüenzas"
Micheletti insistió que la salida de Zelaya se debió "a su izquierdismo y corrupción"
Él, dijo, "fue presidente liberal, como yo", pero se hizo amigo de Daniel Ortega, presidente de Nicaragua; Hugo Chávez, de Venezuela; Rafael Correa, de Ecuador, y Evo Morales, de Bolivia
Y afirmó que las Fuerzas Armadas no son golpistas porque "no están en el gobierno, defienden la democracia", al igual que la Policía "Es para cuidar la reacción incendiaria de Zelaya Ellas nos apoyaron, pues íbamos al abismo", dijo a Clarín
         El presidente de facto de Honduras afirmó, así mismo,  que está dispuesto a hacerse a un lado, si es necesario, para resolver la crisis institucional en su país, pero después de las elecciones de noviembre próximo
En entrevista con el vespertino chileno La Segunda, Micheletti dijo que "este dilema no debe girar en tono a mi persona o a la del señor (Manuel) Zelaya", presidente constitucional de Honduras, derrocado el 28 de junio pasado, por lo que reafirmó su disposición a dejar el poder una vez que se celebren los comicios presidenciales en su país, porque "yo nunca seré un impedimento, ni para las elecciones ni para resolver esta crisis"
Y añadió: "Estoy dispuesto a hacerme a un lado si es necesario Todas las opciones deben estar sobre la mesa, excepto la cancelación o el no reconocimiento de las elecciones del 29 de noviembre"
Sin embargo, aclaró que "cualquier solución a la crisis debe estar dentro del marco de la ley y Constitución de nuestro país y contar con el apoyo del pueblo hondureño"
         Y, mientras tanto, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Honduras pidió hoy al presidente golpista que derogue el decreto que suspendió las garantías constitucionales, dado que afecta el proceso para las elecciones de noviembre próximo
La solicitud fue oficializada por los magistrados del TSE, David Matamoros y Enrique Ortez Sequeira, en una reunión que mantuvieron con Micheletti en la Casa Presidencial, y se suma a demandas similares planteadas por el Parlamento, los candidatos presidenciales y otros sectores
En conferencia de prensa, Matamoros explicó que pidieron a Micheletti "que el decreto sea eliminado, derogado, para que no haya ninguna duda, ningún cuestionamiento sobre la legitimidad" de los comicios del 29 de noviembre
Por su parte, Ortez Sequeira indicó que se pidió al gobernante de facto que "recapacite" y elimine el decreto, e insistió, al igual que Matamoros, en que el TSE garantiza un proceso electoral "transparente"
Micheletti accedió a analizar la solicitud e insistió que el decreto será "derogado de la manera oportuna", pero apuntó que continuará consultas al respecto con la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y otros órganos del Estado, con el fin de tomar una decisión "consensuada"
 
Nace el tercer nieto de Zelaya
 
Y, mientras, en la Embajada de Brasil en Tegucigalpa, donde se encuentra refugiado desde la semana pasada, el derrocado presidente constitucional de Honduras, Manuel Zelaya, vivió un momento de alegría cuando escuchó por teléfono el llanto de su nieto recién nacido
Zoe, una de sus cuatro hijos, dio a luz un niño en un hospital de Tegucigalpa
"¡Ya nació! ¡Ya nació!", dijo la esposa de Zelaya, Xiomara Castro, corriendo por la Embajada con el teléfono celular pegado a la oreja, según relató un fotógrafo de Reuters que está dentro del edificio
El nacimiento de Juan Manuel Melara Zelaya, tercer nieto del mandatario derrocado, levantó el ánimo del abuelo, que el 21 de septiembre volvió a su país
"Nos dio mucha alegría, porque lo miramos como un rayo de luz en esta oscuridad", dijo el asesor de Zelaya, Rasel Tomé

Comentarios