Garzón comparecerá por crímenes de la dictadura franquista

martes, 8 de septiembre de 2009
MADRID, 8 de septiembre (apro) - El juez de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, deberá declarar este miércoles ante el Tribunal Supremo por un presunto delito de prevaricación relacionado con la causa sobre los crímenes de la dictadura franquista
         La parte acusadora, una organización ultraconservadora denominada Manos Limpias, afirma que Garzón dictó resoluciones injustas a sabiendas de que no había materia, por lo que exigieron la inhabilitación de Garzón mientras se desahoga el proceso penal
         La decisión del instructor Luciano Varela de citar a Garzón se da un día después de que la Comisión Internacional de Juristas, integrada por 59 presidentes y expresidentes de cortes supremas y abogados de Estado miembros de la ONU, manifestó su total apoyo al juez
         Esta comisión consideró que la causa abierta contra los crímenes del franquismo "no justifica acciones penales ni disciplinarias"
         A su vez, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica lamentó que Garzón haya sido indiciado "por cumplir con su deber", y recriminó que la justicia española haya "prevaricado" durante años "incumpliendo su deber de investigar los crímenes de la dictadura franquista"
         "Es incomprensible que el juez Garzón preste declaración ante un tribunal y jamás lo haya hecho ninguno de los miles de torturadores, asesinos y delatores del franquismo", señala hoy esa organización en un comunicado
         En octubre de 2008, el magistrado se declaró competente para investigar las denuncias presentadas por las Asociaciones de la Memoria Histórica En su fallo atribuyó al dictador Francisco Franco y a una treintena de jefes de la dictadura un plan de exterminio de sus oponentes y la represión, que terminó con unas 140 mil personas desaparecidas
         En noviembre pasado, Garzón no se pronunció en favor de los juzgados territoriales para el tema de la apertura de las fosas donde se encuentran sepultadas las víctimas de la represión
         La querella, presentada a principios de año ?a la que se sumó después otra agrupación de corte conservador, Libertad e Identidad-- recibió un revés de la Fiscalía, que pidió fuera archivada No obstante, la Sala Penal del Tribunal Supremo la admitió a trámite
         Garzón, quien es reconocido por llevar a cabo casos controversiales no sólo en España, sino en el extranjero --como los de Augusto Pinochet, el de la prisión militar estadunidense de Guantánamo y sus causas contra Al Qaeda y la célula de este grupo yihaidista en España--, ha sufrido ataques en meses recientes, no sólo por esta causa, sino por las investigaciones realizadas contra la trama de corrupción en el entorno del Partido Popular (PP), en el llamado Caso Gürtel
         Una vez que tuvo conocimiento de la querella iniciada en su contra por la organización Manos Limpias, Garzón dijo que estaba "tranquilo" y que "la ley es igual para todos"
         Sin embargo, en el recurso jurídico contra esta querella, consideró que se trataba de una "burda represalia"
         También hizo hincapié en el hecho de que el sindicato ultraconservador consideró que el magistrado actuó no siendo competente para instruir la causa del franquismo, pero lo censuraban por no haber instruido una querella contra el líder socialista Santiago Carrillo por los fusilamientos de Paracuellos del Jarama, en el término de Torrejón de Ardoz, cerca de la capital española
         A favor de Garzón, la Comisión Internacional de Juristas, con sede en Ginebra, manifestó su preocupación por la investigación de que es objeto el magistrado, al afirmar que se trata de una "interferencia injustificada" en las funciones profesionales del acusado
         Dijo que las investigaciones penales a jueces "por actos enmarcados dentro de sus funciones profesionales, constituyen una interferencia injustificada e inapropiada en la independencia de los procedimientos judiciales y son contrarios al artículo 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos"        
         Afirmó: "España tiene el deber internacional de investigar y perseguir judicialmente" esos crímenes contra la humanidad, como los cometidos en la dictadura franquista
         "Las investigaciones del juez Garzón de los crímenes contra la humanidad no equivalen a negligencia profesional que pudiera justificar acciones disciplinarias y, mucho menos, una persecución penal", añadió
         Manos Limpias es un sindicato que no tiene representación obrera en ninguna empresa, y es presidido por Miguel Bernard, un hombre ultraconservador, quien fue secretario general de otra agrupación denominada Fuerza Nueva, fundada por Blas Piñar, un político toledano identificado con el franquismo y la defensa de los principios ideológicos del mismo

Comentarios