Sismo en Haiti deja número indeterminado de víctimas y severos daños materiales

martes, 12 de enero de 2010

MEXICO, D.F., 12 de enero (apro).- Un terremoto de 7.3 grados en la escala de Richter sacudió a Haití –la nación más pobre del continente americano— y provocó severos daños materiales y un número indeterminado de muertos en Puerto Príncipe, la capital.
De acuerdo con los primeros reportes de agencias internacionales de prensa –que citaron a testigos y funcionarios del gobierno haitiano-- decenas de casas y edificios se colapsaron en la capital.
La estación haitiana Radio Metropole sostuvo que entre los inmuebles destruidos se encontraban el Palacio Nacional, la sede del Parlamento y la Catedral. Afirmó que los edificios de los ministerios de Finanzas, Trabajo, Comunicación y Cultura sufrieron severos daños.
Un fotógrafo de AP informó que fue testigo de la caída de un hospital en el barrio residencial de Petionville, mientras que el embajador de Haití en Estados Unidos, Raymond Joseph, refirió que un funcionario del gobierno de su país al que pudo contactar le dijo que “las casas se cayeron a un lado y a otro de las calles”.
El embajador Jospeh comentó que el presidente de Haití, René Preval, y su esposa, Elisabeth Debrosse Delatour, se encontraban a salvo.
Hasta el cierre de esta edición, no existía información sobre el número de muertos o heridos.
Sin embargo, el embajador de Haití en México, Robert Manuel, señaló que sostuvo una comunicación a las 18:30 horas con Alix Filfmaime, encargado de la Comisión Presidencial para el Desmantelamiento de Grupos Armados y su Reinserción Social, quien le comentó que “en las calles había cadáveres”.
 En entrevista con Apro, el embajador Manuel reseñó el panorama que Filfmaime le contó “muy rápidamente” por teléfono: “La policía se encontraba rebasada por la situación. Había severos daños en zonas populares como Cité Solei y Marti Saint. Una nube de polvo cubría la capital. El sistema de comunicaciones se encontraba colapsado y no había energía eléctrica”.
El terremoto se registró a las 15:53 horas (tiempo de México) y su epicentro fue ubicado a 15 kilómetros al sudoeste de Puerto Príncipe. Fue seguida por tres réplicas de 5.9, 5.5 y 5.1 grados en la escala de Richter.
El sismo provocó pánico en la población. “Todo el mundo temblaba. Era como un baile. La gente salía de los vehículos, corría y gritaba”, explicó un testigo a la agencia EFE.
El mismo testigo afirmó que “la carretera se abrió por la mitad” ante sus ojos.
El embajador de Haití en Estados Unidos, Raymond Joseph, dijo que las consecuencias del terremoto pueden ser “catastróficas” debido a la pobreza de su país y pidió la ayuda internacional para paliar los daños materiales y humanos. “Definitivamente, pido la ayuda de Estados Unidos (…) Lo único que puedo hacer ahora es rezar y confiar en que no ocurra lo peor”, apuntó.
El sismo dejó prácticamente incomunicado a Haití. Las líneas telefónicas se encuentran saturadas y el aeropuerto internacional de Puerto Príncipe también sufrió daños, por lo que se vio obligado a suspender operaciones, según informó Caribair, la principal aerolínea que vuela de República Dominicana a Haití.
De acuerdo con testimonios recabados en Santo Domingo por familiares y amigos de residentes en Haití, los daños en viviendas, hoteles y supermercados son tan numerosos que es imposible circular en automóvil por las calles de Puerto Príncipe, invadidas por los escombros.
En México, el embajador Manuel acudió por la noche a la sede de la cancillería mexicana. Durante la entrevista con Apro, comentó que espera “una total apertura y disposición de ayuda por parte de las autoridades mexicanas”, con quienes, dijo, espera coordinarse para que la asistencia llegue al pueblo haitiano de manera eficaz.
Igualmente, convocó a la solidaridad de la sociedad civil para que apoye a su país con lo que pueda ser necesario: dinero, agua, medicamentos... “Necesitamos todo; la cosa es gravísima”, afirmó.
En un comunicado, la oficina de Los Pinos informó que “el presidente Felipe Calderón, en nombre del pueblo de México, expresó su más sentida solidaridad con el gobierno y la sociedad de Haití por la difícil situación que se vive, como consecuencia del terremoto ocurrido hoy (martes 12)”.
     Sostuvo que “el mandatario mexicano se ha mantenido al pendiente de los acontecimientos en esa nación, y ha girado instrucciones a la Secretaría de Relaciones Exteriores para que establezca lo contactos necesarios que permitan conocer con detalle las necesidades del gobierno de Haití, a fin de apoyar con oportunidad a su población y a la normalización de la vida cotidiana en la isla”.