Haití, un cementerio; más de 100 mil muertos

miércoles, 13 de enero de 2010

MÉXICO, D.F., 13 de enero (apro).- En sus 600 años de existencia, marcados por la miseria, la explotación y el abandono, Haití no había enfrentado una tragedia como el terremoto de 7.0 grados en la escala de Richter que la derrumbó y la convirtió, en apenas unos segundos, en el cementerio más grande del planeta.

Hoy, las calles de Haití, ese pueblo negro eternamente castigado, se cubren de sepulcros. El poderoso terremoto, cuyo epicentro fue ubicado a 15 kilómetros al sudoeste de Puerto Príncipe, la capital, cobró la vida de al menos 100 mil personas, de acuerdo con el primer ministro de ese país, Jean-Max Bellerive.

El presidente de la nación caribeña, René Preval, llora la suerte de su pueblo y reclama la ayuda urgente de la comunidad internacional para afrontar la "inimaginable" catástrofe.

"El Parlamento se ha hundido, el edificio de impuestos, las escuelas, los hospitales. Hay muchas escuelas derruidas con mucha gente dentro", señaló Preval a The Miami Herald.

Él mismo mandatario declaró que ha caminado entre cuerpos aplastados y escuchado los gritos de las personas atrapadas en los escombros del edificio del Parlamento.

En declaraciones a CNN, el primer ministro, Jean-Max Bellerive dijo que habría "bastante más de 100 mil" muertos, aunque no dijo en que basaba su cálculo.

Ojalá esa cifra no sea correcta, añadió. "Espero que no sea así, porque espero que la gente haya tenido tiempo de salir (…) Pero tantos edificios cayeron, tantos vecindarios quedaron totalmente destruidos, y en algunos vecindarios ni siquiera vemos gente", declaró.

Y, mientras, el hedor de la muerte unido al de la miseria copará el ambiente…
    
Estiman tres millones de afectados

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) indicó que aún es imposible evaluar la magnitud de la tragedia en Haití, pero estimó que hasta tres millones de personas pudieron verse afectadas por el terremoto.

El hecho de que el sismo ocurrió muy cerca de la capital, Puerto Príncipe, donde viven 2.2 millones de personas, "no es buen indicio", dijo el portavoz del organismo, Paul Conneally.

La Organización de las Naciones Unidas dijo este miércoles que "menos de cinco personas" murieron en el derrumbe de su sede en Haití y que más de 140 empleados, inclusive el jefe de la misión, Hedi Annabi, están desaparecidos en las ruinas de ese edificio y otros dañados por el temblor.

El jefe de misiones de paz de la ONU, Alain Le Roy, mencionó que hasta ahora sólo se ha rescatado a menos de diez personas en el edificio derrumbado, muchas con lesiones graves, y que podía confirmar "menos de cinco" muertes.

Le Roy señaló que no podía confirmar las declaraciones del canciller francés Bernard Koucher, en el sentido de que entre los muertos estaría Annabi.

El funcionario de la ONU tampoco quiso corroborar los informes sobre muertes de soldados de paz de Brasil, Jordania y China, ya que –dijo– la organización estima que "un número muy pequeño" de las fuerzas internacionales habrían perecido porque sus edificios no se derrumbaron.

Sin embargo, el ejército brasileño reveló a la agencia Reuters que 11 soldados brasileños han perdido la vida como consecuencia del Terremoto en Haití y otros siete están desaparecidos o atrapados entre los escombros.

Entre las víctimas se encuentra el coronel Emílio Carlos Torres dos Santos, de la Oficina del Comandante del Ejército, con sede en Brasília, de la Misión de Naciones Unidas para la Estabilización de Haití (MINUSTAH).

Otros tres soldados brasileños que son parte de la Misión de Paz de la ONU, que es precisamente liderada por Brasil con mil 266 efectivos, fueron encontrados con vida bajo los escombros del edificio Ponte Forte 22, cerca del barrio Cite Soleil, que se derrumbó tras el temblor, según el ejército del país centroamericano.

En tanto, la agencia noticiosa oficial de Jordania mencionó que tres de sus soldados de paz estaban muertos y otros 21 habían resultado heridos.

La ayuda

Brasil, Cuba, Chile, Ecuador, Guatemala, México, Perú, Venezuela y hasta los empobrecidos Honduras y Nicaragua anunciaron el envío inmediato de cuerpos de rescate, alimentos y medicinas para auxiliar a Haití.

El primer auxilio en llegar a la devastada nación fue el de la vecina República Dominicana, este miércoles, con un convoy de 12 camiones que cruzó la frontera cargando alimentos, ropa y medicinas, así como médicos y equipos de socorro.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, prometió el apoyo "total" de su país a Haití e informó de la llegada hoy mismo de equipos de rescate para socorrer a la nación caribeña.

"El pueblo de Haití tendrá el apoyo total de Estados Unidos", que responderá "de forma rápida, coordinada y enérgica" a la catástrofe, afirmó.

Y dijo que para un país como Haití, que ha sufrido tanto y es la nación más pobre de América, "esta tragedia es especialmente cruel e incomprensible".

"Los informes y las imágenes que he visto, de hospitales hundidos, viviendas destruidas y hombres y mujeres llevando a sus vecinos heridos por las calles, son verdaderamente acongojantes", lamentó Obama.

Las Naciones Unidas, que tienen sus agencias humanitarias en Ginebra, también ofrecieron enviar equipos de ayuda a la atribulada nación caribeña.

La portavoz de la oficina humanitaria del organismo mundial, Elizabeth Byrs, dijo que la ONU trabaja con la agencia independiente de ayuda Telecoms Sans Frontieres para restablecer inmediatamente las comunicaciones telefónicas, un factor clave en la organización de los esfuerzos de ayuda.

Brasil, que encabeza la misión de paz en Haití, anunció el envío urgente de 14 toneladas de alimentos como azúcar, leche en polvo, sardinas y carnes frías para ayudar a las víctimas.

Un segundo cargamento, también de 14 toneladas, será enviado el viernes, según un comunicado del ministerio de Agricultura.

Y la fuerza aérea puso ocho aviones de transporte a disposición de las tareas de socorro a las víctimas del sismo, incluyendo tres C-130 Hércules, un Boeing 707 y cuatro C-105 Amazonas.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió asistencia en grandes cantidades para Haití y dijo que la organización usará 10 millones de dólares de sus fondos de emergencia para brindar ayuda.

El "terremoto catastrófico" ha causado grandes daños, agregó, y la cifra de muertos "podría llegar a los cientos e incluso miles".

"Se hizo un reconocimiento inicial y estimaciones aéreas. Los edificios y la infraestructura fueron dañadas severamente en toda la capital. Los servicios básicos como el agua y la electricidad han colapsado casi por completo. Las instalaciones médicos han sido inundadas de heridos", añadió Ban Ki-moon.

Por su lado, el Banco Mundial anunció hoy la donación de 100 millones de dólares en ayuda de emergencia para Haití, que sufrió el martes un fuerte terremoto.

La entidad también enviará un equipo de expertos para evaluar las necesidades del país caribeño, informó en un comunicado.

Y desde el Distrito Federal, en México, esta noche saldrán hacia el puerto de Veracruz dos tráileres con las primeras 6 mil despensas que envía la Cruz Roja Mexicana como apoyo a la población de Haití.

La ayuda será enviada vía marítima a la nación caribeña, donde también fueron desplazados 20 miembros de la institución expertos en rescates en estructuras colapsadas, atención pre-hospitalaria, evaluación de daños y logística.
    
Un minuto de silencio

Antes de comenzar la reunión de su Consejo Permanente para analizar la situación en Haití, los embajadores ante la Organización de Estados Americanos (OEA) guardaron hoy un minuto de silencio por las víctimas del terremoto.

En la reunión debatirán cómo colaborar con Haití en las tareas de rescate de las víctimas y la recuperación de las zonas afectadas.

En un comunicado difundido poco después de la tragedia, el secretario general de la OEA, Jose Miguel Insulza, adelantó que la organización va a poner en marcha todos los mecanismos necesarios para "aportar lo que esté en nuestra mano a objeto de atender a los damnificados de tan catastrófico fenómeno".

"La desgracia ha vuelto a golpear a un pueblo ya tan castigado como el haitiano, esta vez en forma de un violento terremoto. Nuestros pensamientos están con las víctimas", expresó Insulza.

En Roma, el Papa Benedicto XVI lanzó este miércoles un llamado a la comunidad internacional para ayudar a Haití, tras el terremoto que la víspera sacudió al país caribeño.

“Llamo a la generosidad de todos a fin de que no se haga faltar a estos hermanos y hermanas que viven un momento de necesidad y de dolor, nuestra solidaridad concreta y el apoyo de la comunidad internacional', dijo el Papa al término de la audiencia de este miércoles.

Y aseguró que la Iglesia católica está comprometida con los afectados por el sismo.

“Mi pensamiento va en particular a la población duramente golpeada hace pocas horas, por un devastador terremoto que ha causado graves pérdidas en vidas humanas, un gran número de personas sin techo y de desaparecidos e ingentes daños materiales”, añadió.

“Invito a todos a unirse en oración ante el Señor por las víctimas de esta catástrofe y por aquellos que lloran su desaparición”, expresó.

Pero, a propósito de Haití, como dice una composición de Caetano Veloso y Gilberto Gil: Se você for a festa do pelô, e se você não for/Pense no Haiti, reze pelo Haiti/O Haiti é aqui/O Haiti não é aqui. (Si vas a una fiesta de traje o si no vas/piensa en Haití, reza por Haití/Haití está aquí/ Haití no está aquí).

Comentarios