Real, la pandemia del virus A/H1N1: OMS

jueves, 14 de enero de 2010

MÉXICO D.F., 14 de enero (apro).- La Organización Mundial de la Salud (OMS) salió al paso de las versiones públicas que la acusan de haber sobredimensionado los efectos en la población del virus de influenza A/H1N1 con el propósito de favorecer a las grandes empresas farmacéuticas.
Keiji Fukud,  asesor y experto en pandemia de la OMS, manifestó que “afirmar que la pandemia es falsa es irrespetuoso para los familiares de las personas que han muerto y de los que han padecido una enfermedad severa. No juguemos con las palabras, la pandemia es absolutamente real”.
El especialista recordó que la pandemia comenzó a finales de abril de 2009 en Estados Unidos, Canadá y México, país que, aclaró, aportó información clínica de que el virus A/H1N1 causaba una enfermedad respiratoria grave y aguda.
A la fecha, dijo, la pandemia ha causado la muerte a 13 mil personas, sin embargo, a largo plazo, indicó,  se podrá establecer una mejor estimación del número real de muertos ocasionados por la pandemia, cifra que será mucho mayor.
Fukuda afirmó que el mundo está ante una pandemia, la cual se define como una vasta propagación de una enfermedad por todo el mundo.
Enfatizó que la severidad de la pandemia "no ha sido exagerada ni subestimada" y aclaró que desde que la directora general de la OMS, Margaret Chan, anunció la alerta sanitaria dijo que "había razones para creer que la intensidad de la pandemia era moderada".
La OMS ha actuado, subrayó, "con equilibrio y responsabilidad, no hemos exagerado ni subestimado la situación ni los efectos de la pandemia, cuando comenzó no se tenía una ‘bola de cristal’ para saber lo que pasaría por lo que se trató de reducir la confusión".
Según Fukuda, la OMS trabajó bajo el objetivo de "prepararse para lo peor y esperar lo mejor".
En relación con las denuncias sobre la presunta complicidad de la OMS con la industria farmacéutica, el especialista reiteró que el papel de la OMS es vigilar que se distribuya la vacuna a países con mayor necesidad y negó de manera tajante haber sido "influenciados por intereses comerciales".
Señaló que desde un principio se tomaron medidas especiales "para evitar cualquier conflicto de intereses comerciales y de salud pública con los científicos y expertos que asesoran a la OMS".
El interés más genuino de la OMS fue el de evitar que la población se viera afectada por una enfermedad que puede tornarse grave, sobre todo para grupos de alto riesgo como embarazadas y niños, subrayó.
La OMS se someterá a una revisión externa sobre su actuación ante la pandemia de la influenza, cuyos resultados se harán públicos y se estima que el próximo 26 de enero asista a una audiencia ante el Consejo de Europa para discutir sobre el tema.

Comentarios