Haití: hambruna, violencia, abusos...

lunes, 18 de enero de 2010

MÉXICO, D.F., 18 de enero (apro).- A seis días del terremoto en Haití, que según el Comando Sur de Estados Unidos habría dejado entre 150 mil y 200 mil muertos, la falta de agua y comida ha empezado a generar violencia entre la población.
    De acuerdo con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), la situación en Puerto Príncipe –la capital haitiana– es “catastrófica” por la falta de agua y comida, la “indiferencia se está instalando” y “la gente ha empezado a tirar los cadáveres frente a las puertas”.
Altos funcionarios de Naciones Unidas expresaron a la agencia EFE su temor de que la situación en Haití se salga de control y se torne violenta, a menos que, advirtió, se entreguen con mayor rapidez alimentos a los damnificados.
“Si la comida y el agua no comienzan a llegar a la gente más rápidamente, tendremos problemas de seguridad”, explicó el subsecretario de Operaciones de Paz de la ONU, Alain LeRoy
Por ello, indicó el funcionario, el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, solicitó este lunes al Consejo de Seguridad del organismo que aumente en mil 500 el número de policías y en 2 mil la cifra de militares extranjeros para mantener la seguridad en Haití.
“El sistema de seguridad se mantiene bajo control de la ONU, aunque hay incidentes esporádicos por la frustración de la gente por no obtener más comida y más agua con mayor rapidez”, declaró LeRoy en conferencia de prensa en la sede del organismo.
Asimismo, expresó que las fuerzas militares de Naciones Unidas se dedicarían a asegurar los envíos de ayuda humanitaria que llegan al país, lo mismo que los 200 centros de distribución de la asistencia.
Hasta el momento, detalló LeRoy, han arribado a territorio haitiano 60 mil toneladas de ayuda internacional.
La segunda misión de los militares enviados a Haití sería vigilar las vías de comunicación terrestre entre República Dominicana y Puerto Príncipe, y entre esta ciudad y otras comunidades haitianas.
Y el tercer y último propósito del refuerzo de las fuerzas del orden en Haití sería “mantener una reserva militar, en caso de que la situación de seguridad se deteriore”, manifestó el funcionario de la ONU.
La CICR señaló que los incidentes violentos en Haití van en aumento, en tanto que los precios de los alimentos y del transporte se han disparado. Incluso hay gente que alerta a gritos sobre la llegada de un tsunami para aterrorizar al resto y robarles lo que dejan en su huida.
Pero eso no es todo: La situación sanitaria en los improvisados campamentos de damnificados se deteriora cada vez más, lo que aumenta el riesgo de brote de enfermedades.
Según la CICR, las personas que disponen de medios económicos han empezado a huir del devastado país, y la frontera con República Dominicana está repleta de personas tratando de salir.
Además, cerca del aeropuerto, personas con la doble nacionalidad haitiana y estadounidense hacen cola frente a la Embajada de Estados Unidos, en un intento por dejar el país.

Niños huérfanos

La CICR señaló que trabaja con la Cruz Roja haitiana para instalar en sus oficinas un puesto de contacto para personas que buscan a sus familiares desaparecidos, y también para que los supervivientes puedan registrarse como "sanos y salvos".
    El Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) alertó de la situación que viven muchos niños sobrevivientes del terremoto, cuya identificación es difícil por la falta de datos o de familiares, si es que no han muerto, y el trauma sicológico que deberán afrontar.
En un comunicado fechado en Puerto Príncipe, miembros de Unicef relatan el caso de una niña de dos años y un niño de siete que se encuentran en uno de los hospitales habilitados por la Misión de Paz de la ONU, sin heridas físicas, pero con los que no se sabe qué hacer.
La pequeña padece parálisis cerebral y llegó al hospital deshidratada y en estado de choque.
"Está tumbada en la camilla, llorando y sola, no tiene heridas graves y se podría ir a casa, pero nadie sabe cómo se llama ni por dónde empezar a buscar a su familia. Sólo tiene un papel a sus pies que dice ‘niña'", relatan los miembros de Unicef.
En el mismo hospital se encuentra Sean, de siete años, que llegó gritando al hospital con unos pocos arañazos y estuvo doce horas en posición fetal.
Según Unicef, las enfermeras han dicho que el pequeño ha contado que sus padres están muertos.
Los médicos no quieren dar de alta a los dos pequeños, dado que no saben quién se encargará de ellos, señala la organización humanitaria, que intenta establecer dos refugios para niños desamparados, en los que se les pueda atender mientras se busca a sus familias.
De acuerdo con UNICEF, puede haber cientos, posiblemente miles de niños en la misma situación en Puerto Príncipe, vagando por las calles o en los hospitales, sin agua, sin comida y sin protección contra la violencia y el abuso.
    La web, en tanto, se ha convertido en una herramienta necesaria para miles de familias que buscan a sus parientes, y en el sitio www.icrc.org/familylinks ya se han registrado 22 mil personas.

La cooperación internacional

La Federación Internacional de la Cruz Roja, que reúne a más de 180 sociedades nacionales, ha enviado a 400 colaboradores a Haití para las tareas de ayuda a la población siniestrada.
Además, lanzó una petición de financiación de emergencia por 73 millones de euros para asistir a 300 mil personas durante tres años.
Por su parte, el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, anunció este lunes que la Unión Europea (UE) ofrecerá más de 420 millones de euros (unos 600 millones de dólares) para ayudar a corto y largo plazo a la población haitiana afectada por el sismo.
En rueda de prensa, al término de una reunión de ministros europeos de Desarrollo, en Bruselas, los 27 decidieron destinar 122 millones de euros (175 millones de dólares) como ayuda humanitaria inmediata, 100 millones de euros (143 millones de dólares) para rehabilitación a corto plazo y 200 millones (287 millones de dólares) para medio y largo plazo, explicó Moratinos, cuyo país ejerce la presidencia de turno del bloque.
El ministro señaló además que los cinco países que integran la Fuerza de la Gendarmería Europea –Francia, España, Italia, Portugal y Holanda– están dispuestos a enviar entre "140 y 150 efectivos" a Haití, en respuesta a una petición en este sentido de Naciones Unidas.
"Debemos esperar a que nos llegue esta tarde (del lunes) la solicitud formal de la ONU" antes de decidir el envío de este contingente, dijo el jefe de la diplomacia española.
De su lado, el presidente brasileño llamó a los países ricos a aumentar las contribuciones para socorrer a las víctimas y ayudar en la reconstrucción de Haití, mientras que el gobierno colombiano ordenó el regreso de su personal de rescate desde la nación caribeña para reemplazarlo con médicos y especialistas en logística
“Los europeos están ayudando y van a ayudar más, los países de América Latina van a ayudar y, sobre todo, los países más ricos tienen que poner más dinero. El momento ahora es de poner la mano en la bolsa y ayudar”, señaló Luiz Inacio Lula da Silva en su programa radial semanal Café con el Presidente.
Brasil aportó 15 millones de dólares, la contribución más alta que ha dado el país a una tragedia internacional, además de enviar aviones con alimentos y agua, un hospital de campaña, médicos, enfermeros, bomberos y perros de búsqueda.
Lula destacó que toda la ayuda que está siendo enviada a Haití necesita coordinación para que llegue a los necesitados e insistió en la necesidad de recoger alimentos para los sobrevivientes de la tragedia.
De acuerdo con información difundida por AP, en Colombia, el ministro del Interior Fabio Valencia dijo que se decidió relevar al personal de rescate que se encuentra en Haití.
“Se tomó la decisión de suspender las labores de búsqueda y rescate por parte del contingente colombiano en Puerto Príncipe y el regreso de los equipos que se dedican a estos procesos para enviar al personal que se necesita para la segunda y tercera fase”, explicó, y agregó que el regreso inició desde el domingo pasado.
Colombia prepara un sexto embarque de 25 toneladas de ayuda que se haría en un avión de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Este partiría hoy con especialistas en logística de la Cruz Roja Colombia, médicos, dos camionetas del Cuerpo Oficial de Bomberos, medicamentos y alimentación para niños.
Además, el buque Cartagena saldrá en los próximos días con unas 400 toneladas de alimentos, agua potable y ropa para niños.
El presidente haitiano, René Preval, pidió a los donantes que no se centren sólo en la ayuda inmediata para los haitianos, sino también en el desarrollo a largo plazo de una nación que ya antes del desastre era la más pobre del hemisferio occidental.
"No podemos simplemente curar las heridas del terremoto. Debemos desarrollar la economía, la agricultura, la educación, la salud y reforzar las instituciones democráticas", dijo Preval en una reunión con donantes en República Dominicana.
Por separado, el secretario de Estado francés de Cooperación, Alain Joyandet, señaló que la ONU debe definir el papel de Estados Unidos en Haití, nación que asumió de facto la coordinación de las tareas de rescate en ese país y controla el aeropuerto de Puerto Príncipe.
"La ONU está trabajando. Espero que adopte una decisión. Espero que las cosas se definan sobre el papel de Estados Unidos", declaró ese responsable gubernamental a la radio francesa privada Europe 1, al regresar a su país luego de un viaje a Haití.
Según Joyandet "se trata de ayudar a Haití, no de ocupar Haití. Para que Haití pueda reanudar su vida", agregó.

Rescatan a un mexicano

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) confirmó que el mexicano Carlos Peralta Valle, de 38 años de edad, fue rescatado con vida en Haití, luego de permanecer alrededor de 13 horas bajo los escombros.
En un comunicado, la dependencia refirió que Peralta, quien sufrió una fractura en el pie derecho, así como desprendimiento de retina en su ojo izquierdo, fue ubicado hoy por personal de protección consular de la Cancillería.
Señaló que tras su rescate inicial por brigadas locales de Haití, “el señor Peralta se refugió en la Iglesia de St. Louis, en Puerto Príncipe, desde donde fue trasladado por personal de la Embajada de México al campamento de los cooperantes mexicanos ubicado en las inmediaciones del aeropuerto".
Una vez revelado el diagnóstico de su estado de salud por médicos mexicanos que lo atienden, se buscará su repatriación inmediata, cuya esposa de nacionalidad haitiana no ha sido localizada aún, añadió la Cancillería.
Asimismo, dio a conocer que este lunes arribaron al país otros dos ciudadanos mexicanos procedentes de Haití, junto con tres haitianos y un guatemalteco, con lo suman 32 los connacionales que regresan tras el sismo que devastó a la nación caribeña.
Sin embargo, aún faltaría por ubicar a otros 54 mexicanos que, según el censo más actualizado de que dispone la Cancillería, se encontraban en la isla al ocurrir el sismo del martes pasado.
"Se ha confirmado que 32 connacionales se encuentran ya fuera de Haití, incluyendo a los 16 mexicanos evacuados hasta el momento, y se ha ubicado a 35 connacionales que permanecen en ese país", precisó la dependencia.

Comentarios