Haití: emergencia persistirá dos o tres meses más

martes, 26 de enero de 2010

MÉXICO, D.F., 26 de enero (apro).- La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió hoy desde Ginebra, Suiza, que “existen riesgos” de que se propaguen enfermedades transmisibles en Haití como consecuencia de la emergencia médica que se vive en el país desde el pasado 12 de enero, cuando un sismo de 7 grados cobró la vida de 150 mil personas.

Al respecto, en Puerto Príncipe, el médico Chris Jobe, responsable de los cirujanos extranjeros voluntarios que operan en ese país, estimó que el periodo de urgencia médica en Haití durará "probablemente dos o tres meses".

Sin embargo, aclaró que las necesidades postoperatorias de los heridos podrían superar este plazo.

Recordó que tan sólo para que cicatrice un fémur “son necesarios seis meses”.

Jobe, es jefe de cirugía ortopédica de la Universidad de Loma, en California y dirige cuatro equipos de cirujanos extranjeros (de Estados Unidos, Sudáfrica, México y República Dominicana) que operan simultáneamente 72 horas seguidas en el hospital adventista de Diquini, al oeste de Puerto Príncipe.

Según un reporte de la organización Handicap Internacional, especializada en rehabilitación de amputados, la cantidad de amputaciones de miembros a los damnificados de Haití tiene pocos precedentes y dejará secuelas terribles.

Las mutilaciones en Haití “superan lo nunca visto”, dijo hoy Ewndy Baston, directora de la sección estadunidense de Handicap Internacional, quien señaló que miles de haitianos perdieron algún miembro durante los derrumbes que provocó el sismo, mientras que otros miles más sufrieron una ablación después de la necrosis de un miembro que quedó durante días bajo un andamio o un bloque de cemento.

Sobre el mismo tema, en Ginebra, el vocero de la OMS, Paul Garwood, señaló que en algunos hospitales de Haití se realizan entre 30 y 100 amputaciones diariamente.

“La OMS y otros organismos de salud que se hallan en el lugar se concentran ahora en la mejor manera de dar cuidados postoperatorios y permitir la reeducación de estas personas, para que se recuperen de su amputación”, señaló.

Aclaró que hasta el momento, a dos semanas de ocurrido el sismo, no se ha declarado ninguna enfermedad transmisible en Haití, pero advirtió que “existen riesgos” de que ello ocurra.

Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA), entre 800 mil y un millón de personas se hallan sin techo, la mayoría de ellos en más de 500 campamentos improvisados en calles y jardines públicos, sin agua potable ni baños.

Mientras tanto, la UNICEF lanzó una campaña de vacunación contra el sarampión para unos 600 mil niños de menos de cinco años en las próximas dos semanas, anunció la portavoz Véronique Taveau.

Handicap Internacional prevé mantener su misión en Haití a largo plazo, con la instalación de una fábrica de prótesis permanentes. Varios técnicos y un protesista se encuentran sobre el terreno y en los próximos días llegará un médico especializado.

Mientras que la infraestructura médica está apunto del colapso y las esperanzas de encontrar sobrevivientes, 14 días después del sismo, soldados estadunidenses rescataron este martes a un hombre de entre los escombros de un edificio en Puerto Príncipe.

El hombre de 35 años, cubierto en polvo y en ropa interior, fue rescatado de las ruinas de un edificio en el centro de Puerto Príncipe y trasladado para recibir asistencia médica. El sobreviviente no parecía tener heridas serias.

El rescate se produjo en momentos en que los esfuerzos de ayuda se centran en asistir a cientos de miles de sobrevivientes hambrientos, heridos y sin casa, quienes, en su desesperación, han intentado amotinarse para obtener comida.

Este martes, los cuerpos de paz brasileños de Naciones Unidas utilizaron gas pimienta para controlar a una multitud frenética de miles de haitianos que buscaba comida en un campamento improvisado instalado en el devastado palacio presidencial.

“No están violentos, sólo desesperados. Sólo quieren comer”, dijo el Coronel brasileño Fernando Soares. “El problema es que no hay suficiente comida para todos”.
    
Aceleran distribución de ayuda

Por otra parte, los cuerpos de paz de la ONU intensificó hoy la distribución de alimentos y agua, luego de las persistentes quejas de los damnificados que señalan que los enormes montos de ayuda enviados a Haití no les estaban llegando.    

Algunas de las entregas de alimentos en la capital se han uelto caóticas, aunque la ONU dijo que la situación general en la ciudad era estable. En el destrozado Palacio Presidencial, tropas de Naciones Unidas entregaron sacos de arroz con banderas estadounidenses en ellos. Sin embargo, fueron insuficientes para los miles de afectados.

El Programa Alimentario Mundial entregó 60 toneladas de alimentos en el campo, pero puso fin a la distribución cuando la multitud perdió el control.

La agencia de la ONU dijo que casi 10 millones de raciones de alimentos habían sido distribuidas a casi 450 mil personas desde el terremoto.

De manera paralela, la ONU, en un intento por reactivar la economía de Haití, ofreció 3.77 dólares por día, más alimentos, a quienes quieran trabajar durante dos semanas limpiando escombros y removiendo los desechos. Más de 5 mil 500 haitianos respondieron al llamado.

Comentarios