Expulsa ETA de sus filas a seis "presos políticos"

lunes, 4 de enero de 2010

MADRID, 4 de enero (apro).- El colectivo de presos políticos vascos (EPPK), una entidad de ETA, anunció hoy la expulsión de cinco presos etarras, entre ellos uno del violento comando Donosti, por haberse apartado de la “disciplina” de la organización, ya que en el pasado se pronunciaron por el fin de la lucha armada.

    Asimismo, EPPK emprenderá a partir de hoy una nueva lucha contra la política carcelaria en España y Francia, informó a través de un comunicado enviado al periódico vasco Gara.

    Esta decisión fue considerada en los pasillos de la política española, como un golpe en la mesa de ETA ante la discusión interna, en la que una corriente se ha expresado por el fin de la lucha armada.

    En su comunicado EPPK asegura que ante la dimensión de las agresiones y vulneraciones que padecen los prisioneros políticos y sus allegados, así como aquellas dirigidas contra las muestras de solidaridad que se producen en las calles del país Vasco respecto a los “represaliados”, iniciará una “renovada dinámica de lucha para hacer frente a esta cruenta política carcelaria”.

    “Venimos a reivindicar que desactiven la opresión general contra el país Vasco, a subrayar lo estéril que es la represión, la política carcelaria, la condena de por vida”, señaló en el comunicado, en el que prevé iniciar huelgas de hambre y encierros voluntarios en sus celdas.

    Integrado por 750 presos etarras, el colectivo denunció la política carcelaria de España y Francia hacia ellos, mostró “la necesidad de poner en marcha un proceso democrático fuerte que invierta la situación política”.

    Exigieron la inmediata liberación de los presos que superan el cumplimiento de la condena fijada, de los que están en “periodo de acceder a la condicional”, de los que se encuentran “gravemente enfermos” y el reagrupamiento de miembros que se encuentren solos.

    EPPK dio a conocer que los expulsados son los presos etarras Valentín Lasarte Oliden, miembro del comando Donosti, procesado por el asesinato del concejal del PP, Gregorio Ordóñez, y quien desde 2008 se pronunció a favor de acabar con la lucha armada.

    Capturado en marzo de 1996, Lasarte está condenado a penas que suman casi 340 años de cárcel por seis asesinatos, entre ellos el del socialista Fernando Múgica.

    Se le achaca haber roto la disciplina de la banda en mayo pasado, cuando, junto con el etarra Iñaki Rekarte, aceptó un puesto de trabajo en la cárcel asturiana de Villabona, donde están presos.

    Los otros expulsados son Iñaki Rekarte, Esteban Murillo Zubiri, Jorge Uruñuela y Andoni Muñoz, a quienes achaca haberse salido “de la disciplina y protección del EPPK”.

    El colectivo anunció públicamente las sanciones, adelantándose “a las manipulaciones y a los juegos del enemigo”.

    Rekarte, quien formó parte del comando Mugarri, desarticulado en 1992, participó en un atentado con coche bomba en Cantabria, en febrero de 1992, por lo cual cumple una condena de más de 200 años de prisión.

    Otro de los expulsados, Esteban Murillo Zubiri, está vinculado con el comando Nafarroa, fue extraditado de Francia en octubre pasado.

    Jorge Uruñuela, encarcelado en 2004, cumple penas por 16 años por participar en dos ataques de violencia callejera contra un banco, y Andoni Muñoz de Vivar Berrio, miembro del comando Lambroa, desarticulado en 1994, cumple condenas por 67 años por colocar tres artefactos explosivos.

Comentarios