Obama llama a CIA y FBI a rendir cuentas por intento de atentado

martes, 5 de enero de 2010

WASHINGTON, 5 de enero (apro).- El presidente Barack Obama admitió hoy que fallaron los sistemas de seguridad antiterrorista en el caso del joven nigeriano que intentó hacer estallar el pasado 25 de diciembre un avión al momento de aterrizar en el aeropuerto de Detroit, Michigan.

 “Necesitamos que sean responsables y rindan cuentas las personas que trabajan en los sistemas de inteligencia, de seguridad nacional y de las agencias federales en las tareas de recolectar, compartir, integrar, analizar información y actuar en consecuencia lo antes posible y de la manera más efectiva posible para salvar vidas inocentes”, declaró Obama en la Casa Blanca, al término de una reunión que sostuvo con todos los integrantes de su equipo de seguridad nacional.

Obama, quien regresó este lunes a Washington después de diez días de vacaciones en Hawai, denunció que los sistemas de seguridad antiterrorista “fallaron” en “atar los cabos” de la información de inteligencia que tenían sobre los planes de ataque contra Estados Unidos por parte de células de Al-Qaeda en Yemen.

Este error, reconoció el presidente, permitió que el joven nigeriano Umar Farouq Abdulmultallab, abordara el vuelo internacional 253 de Northwest Airlines, al que no pudo hacer estallar al momento de iniciar el proceso de aterrizaje en el aeropuerto de Detroit.

“El gobierno de Estados Unidos contaba con información suficiente para desmantelar este complot y en particular desmantelar el ataque del 25 de diciembre, pero nuestros agentes de los servicios de inteligencia (espionaje) fracasaron en atar esos cabos, lo que hubiera puesto al sospechoso (Abdulmultallab) en la lista de personas que tienen prohibido abordar aviones”, acusó Obama.

Como consecuencia del fallido ataque terrorista, Obama indicó que el gobierno federal, además de hacer las correcciones necesarias a los sistemas de seguridad nacional, aeroportuaria y de prevención de atentados, impondrá sistemas de revisión más rigurosos a los vuelos internacionales procedentes de los 14 países considerados como de “alto riesgo” y de “tolerancia al terrorismo”, entre ellos Afganistán, Pakistán, Cuba, Yemen y Somalia.

“Inmediatamente después del ataque fallido, ordené se adoptaron pasos concretos para proteger a la población de Estados Unidos: nuevos métodos de revisión a los pasajeros de todos los vuelos nacionales e internacionales, más equipos de detección de explosivos en todos los aeropuertos, más alguaciles federales en los vuelos y profundizar la cooperación en la lucha antiterrorista, así como el intercambio de información de inteligencia con nuestros aliados internacionales”, advirtió Obama.

Hasta el momento, los resultados que arrojan las revisiones que ordenó Obama destacan errores humanos sistemáticos que permitieron el fallido atentado, que pudo costarle la vida a unas 300 personas.

El presidente estadunidense insistió en que su gobierno hará todo lo que sea necesario para detener los continuos esfuerzos de Al-Qaeda, de llevar a cabo ataques terroristas contra objetivos estadunidenses, dentro y fuera de la Unión Americana.

Los resultados preliminares de las revisiones, que concluirán en los próximos días, determinaron que no hay fallas graves en la definición e integración de la lista de personas a las que se les tiene prohibido abordar aviones por sus presuntos lazos con el terrorismo o movimientos radicales.

“Pero este sistema tiene que ser fortalecido”, destacó Obama, al momento de informar que ahora el Departamento de Estado estará obligado a proporcionar toda la información concerniente de las personas con visado estadunidense, quienes presuntamente tienen lazos o alguna relación con organizaciones del terrorismo internacional.

Comentarios